King Diamond - Voodoo

Enviado por Hawkmoon el Jue, 27/12/2012 - 16:17
124

1. Louisiana Darkness
2. "LOA" House
3. Life After Death
4. Voodoo
5. A Secret
6. Salem
7. One Down Two to Go
8. Sending of Dead
9. Sarah's Night
10. The Exorcist
11. Unclean Spirits
12. Cross of Baron Samedi
13. If They Only Knew
14. Aftermath

Otra incursión en el cementerio a medianoche, coleguita.

El tito King Diamond, recién salido del doblete que se pegó con el "Into the Unknown" (junto a sus colegas de Mercyful Fate) y el oscuro y mega-molón "The Graveyard", ya planea nuevas maldades satánico-metálicas.

Y nosotros que lo celebramos, oye. Uno no se cansa jamás de las movidillas del "Rey Diamante". Siempre aporta algo, por poco que sea. Cunde, mogollón, el dejarse caer por los cuentos, asombroso-tenebrosos, del papi de "Them" o "Conspiracy".

La onda conceptual ya es un mundo sobado, sin mucho más que ofrecer... y se agradece que, de vez en cuando, algún lumbreras aparezca y enseñe a los demás a contar historias, a darles empaque, cuerpo, textura y, ante todo, coherencia.

No todo el mundo nace con el don del señor Bendix.

El "cuentacuentos" más enrollado del universo Heavy Metal, el Edgar Alan Poe del aullido voraz y el riff corta-huevos ya tiene ganas de volvernos a dejar sin dormir un mesecito.

Más maldiciones, más espectros cabrones, otra mansión malrollera... lo de siempre. Y con el nivel acostumbrado. O sea, con nivelón. Eterno teatrillo sónico, con sus intros y outros, con personajes que ocultan mil secretos y mogollón de Heavy Metal achispado. La fórmula ideal, la receta perfecta. Dio de lleno con "Abigail", y ahí, en 1987, se marcó la pauta para todo lo venidero. Pauta, claro, que se seguirá para "Voodoo".

No rompas lo que no está roto. Y menos, joder, si lo que funciona lo hace de putísima madre.

El célebre productor de cine de terror Roger Corman reciclaba guiones, sets, actores, personajes, atrezzo... de todo. Puedes ver la misma peluca en doce de sus peliculas... o al mismo malo, y con las mismas putas pintas, una y otra vez. Y eso no es malo, colega. Se llama ser listo. Eso es lo que hace King Diamond, y como nadie.

¿Preparado para hacerle frente a otra sabrosa maldición danesa?

Lo primero: la portada... bien feota, poco icónica. No me triunfa nada. Mansión chungota, muy a lo Motel Bates, situada en un bosque jodidote de Louisiana, y con el Mississippi al ladito. Parece más bien una ilustración blacker-cutrona, una especie de "In the Nightside Eclipse" sin sal ni pimienta, sin alma ni esmero. Mejor le habría ido una imagen del voceras, bien huraño y enfadadote, con una copa de sangre y un buen crucifijo (con el Cristo decapitado, of course). Mejor ser tópico-casposo que cutrón-sosote... pero King Diamond no es ilustrador. No vive de ello. King es lo más en cuestiones gargantero-oscurotas, un símbolo, y eterno, del mejor Heavy Metal. Y se va a lucir en lo que mejor sabe hacer: escribir temazos y convertirlos en pesadillas para metalheads valientes. No te preocupes.

Híbrido entre lo clásico y lo oscuro, padre y creador, junto a muchos otros, del cotarro tenebroso-extremillo, nos va a demostrar ahora con su octava aventura solista que uno, si vale, si nació para ser un figura, un as, no se quema, no deja de dar en la diana, siempre acaba regalando arte de calidad, historias que merecen la pena y no te hacen perder el tiempo.

"Voodoo" no viene a hacernos olvidar a "Abigail" o "Them". No se trata de la máxima joya de 1998; y, si me apuras, ni entra en el top 6 de lo mejor de la banda... pero huele a King Diamond que apesta, tiene la misma atmósfera, heavy-enrollada y místico-clásica, de siempre. Si eres un devoto del icono, disfrutarás. Y si no lo eres, lo serás.

Si apuestas por King Diamond, siempre apuestas por el caballo ganador.

Sin más, a darle.

Una intro, "Louisiana Darkness", facilona, muy King Diamond, diseñada para ir poniendo en situación, y ya somos pasto de "LOA House", track masca-dientes, compacto-solidote, saltarín-desgarrador, con un paso muy "Them", y en el que, como siempre, Diamond se muestra versátil-molón, con su doble registro potentorrón (el "eunuco en llamas" y el "guerrero power resultón"). Y el plus total, la ayuda de los dos hachas, el eterno LaRocque y Simonsen... un lujazo.

"Life After Death", muy del "The Graveyard", muy "Sleep Tight Little Baby", atmosférica a rabiar, con la voz del maestro ocupando todo el track, viciando el ambiente y enfrascada en plena batalla riffero-pegadora, hipnótico-recargadota, se convierte en el emblema del trabajo. Viciante, mucho, y facilona. Entra al primer latido.

Seguimos metiéndonos en vena buena hechicería, colega: "Voodoo" (groovie-metálica, y que cuenta con la inestimable ayuda del enorme titán Dimebag Darrell), la vigorizante "A Secret", "Salem" y "Sending of Dead" ("Sleepless Nights" de nuevo cuño, menos épicos y más endurecidos), "One Down Two to Go" (regularcilla) y la extrañota "Sarah's Night". Con su producción mega-limpia, notable, que le saca buen jugo al guitarreo, a la sección rítmica y a la voz conocida por todos, "Voodoo" nos convence. Anda lejos de ser una obra magna, pero luce con nivel.

Ahora llega otro regalo: "The Exorcist", momentazo doomie-riffero, realmente encantador (y en todos los sentidos), que sirve para que le plantemos, con fuerza, cara a "Unclean Spirits" (pasaje de menos de dos minutejos), a "Cross of Baron Samedi" (híbrido Mercyful Fate-King Diamond-Black Sabbath) y a otro "peliculón", "If They Only Knew". Todo muy "Them", muy "The Spider's Lullabye". Toneladas de Metal, de elegancia, de magia negra, de carisma. Cierto sabor a repetición (todo hay que decirlo), pero mú buen plato. King Diamond no es de reinventarse disco a disco. Con él sabes a qué atenerte. Con él sabes que el disfrute anda asegurado. Para siempre, con mayor o menor fortuna, sonando ochentorote-sobrado.

"Aftermath", parida a base de pad y palique "darkie", y en la que King suena muy Dani Filth, se convierte en el remache final. Algo en una linea a lo "Cross of Baron Samedi" me habría cundido más para cerrar.... pero, bueno, yo no mando. Cosas del danés, oye.

Compacto, elegante, oscuro-metálico y molón. Los hay mejores... pero, ojo, también peores.

Se llama "Voodoo" y es obra del rey de las tinieblas. Malo no podía ser. Tópico, demasiado "track-palique", pero con su sangre, sus espectros y sus pesadillas... lo que esperabas.

3 cuernos (altos).

King Diamond: Voz y teclados
Andy LaRocque: Guitarra y teclados
Herb Simonsen: Guitarra
Chris Estes: Bajo y teclados
John Luke Herbert: Batería

Sello
Massacre Records