King Diamond - In Concert '87

Enviado por Hawkmoon el Jue, 11/10/2012 - 18:56
124

1. Funeral
2. Arrival
3. Come to the Sabbath
4. The Family Ghost
5. The 7th Day of July 1777
6. The Portrait
7. Guitar Solo
8. The Possession
9. Abigail
10. Drum Solo
11. The Candle
12. No Presents for Christmas

Vamos a hacerle frente a un directo majo, nene. Bienvenido a "In Concert '87" (grabado en 1987, aunque editado a finales de 1990). Ahora te cuento.

Cuero, capas, sangre, vampiros, maldiciones, vudú, fantasmas, mal rollo... y, claro, todo dominado por instrumentistas de primera y, faltaría más, por una de las voces más carismáticas e identificables de nuestro rollo. La cena está servida. Y, te lo digo ya, la cena mola lo suyo.

Si eres un enamorado de las aventuras sónico-tenebrosas del bueno de Kim Bendix, no hará falta que te cuente qué pasaba en la escena metálica de 1987. La joyaza de "Abigail", el segundo disco como solista de la voz de Mercyful Fate, hacía acto de aparición y conquistaba el corazón y el alma de todo aquel desgraciado que tuviese la mala fortuna de toparse con semejante pedazo de trabajo.

Si solamente pudieses escuchar un disco de King Diamond (menudo putadón, hermano) "Abigail" es la opción (y eso que el tito Diamond tiene trabajos que nada le tienen que envidiar). Maldad guitarrera, melodias eternas, una voz que se te clava, que no te deja dormir más, que te acompañará eternamente, una trama fascinante, que te atrapa, que te absorbe... magia hecha Heavy Metal. El disco emblema de King Diamond, sin duda.

Es normal que los mandamases de Roadrunner, el sello discográfico al que pertenecía la banda, con vista, tirasen de aura "Abigail" cuando el cojonudo quinto disco, "The Eye", se convirtió en un estrepitoso fracaso (no a nivel creativo, pero sí a nivel comercial). Y, triste, eso es lo único que importó a los encorbatados de turno. No das dinero, no nos vales. King Diamond no es en 1990 lo mismo, a ojos de muchos, que en 1987. Ok. No hay problema. Se recrea la era, se vuelve atrás y aquí no pasa nada.

¿La gente aún sigue enamorada del Diamond de "Abigail"? Pues tendrán el momento inmortalizado. Show de su gira americana, fuera de tiempo, con un retraso de tres añetes, que finiquita un contrato...pero mostrando la valía del combo, y su mensaje, ante sus seguidores. Menos da una piedra, oye. Todos los directos que amas han sido degustados con retraso. Tampoco nos rasgaremos las vestiduras. Un directo de un tour icónico siempre es bienvenido. Hayan pasado tres años o tres siglos, el tour de "Abigail" nos la pone morcillona a tope. Tour que no pasará de moda. Tour eterno.

Se nos pone flequillo "dickinsoniano", encontramos unas mallas tejanas azules y nos calzamos la camiseta del "Fatal Portrait" (por eso de ir lo más "die-hard fan" posible). Rumbo a fliparla. 1987. El sudor de un show "kingdiamonista" nos reclama y, joder, no hay ente metálico que pueda negarse (y si lo logra...no es metálico). Ni el canto de las sirenas llama tanto, coñes.

"Funeral", intro al show, ya anuncia la llegada (valga la redundancia) de "Arrival". Buenas vibraciones, joder. Las guitarras, aunque a nivel sonido mejorables, tienen fuelle, electrocutan. La voz del maestro, que, al igual que pasa con las guitarras, no luce como debiera y se ve algo ofuscada, lejana, acaba siendo certera. El timbre, sus falsetes, su color, sus matices...todo se palpa. Asistimos, por lo que parece, a un bootleg de los molones. Pero, no te engaño, no parece un directo oficial. Hay fragmentos muy profesionales, que suenan ideales, junto a otros no tan reseñables. Roadrunner se querían quitar de encima a Diamond y corrieron. Tiramos de archivos y ponemos lo que tengamos. Total, cuando ya no tienes que mimar a tu criatura, cuando se va a ir con otros, ya no la arropas.

"Come to the Sabbath", la joyita del directo (y mi tema predilecto de Mercyful Fate), hace subir el nivel. La misma onda épico-astral de la entrega original, con el mismo poso perverso y riffeador. Mega-místico me quedo, chato. Una pasada, siempre, el darle candelita al temita. Se comporta de puta madre en "In Concert". Adrenalina pura. Y mención aparte para el público, que, a la mínima, muestra su pasión por la música del danés más molón del Metal.

"The Family Ghost" (genial Mikkey Dee), "The 7th Day of July 1777" (aplausos para LaRocque), "The Portrait" (speedico-fastuosa y rítmico-descoyuntadora, como siempre), un buen solete de guitarra cargo de Andy (más largo de la cuenta y algo "manowariano") y "The Possession" (que suena realmente potentorra, que agrieta paredes) nos convencen. El sonido no es la polla. Pero lo es todo lo demás. Entrega suprema, alma en cada segundo de entrega, himnos de primera.

"Abigail" y su ritmo danzarín y bellaco, ese riffeo que le sigue y que ya es histórico, pone el pabellón al rojo vivo. La voz de Diamond vuelve a tener momentos cumbre junto a otros en los que vive más eclipsada por las cuerdas y el retumbar de Dee. Pero no es culpa de los músicos. Es la mezcla final. Pero no te hagas una idea equivocada, hermano. Que King Diamond no esté sonando a pura magia, mega-descomunalmente molón (que es como suele sonar) no quiere decir que no estemos viviendo un pedazo de show. Intensidad y buen metaleo no faltan aquí. Y se transmite segundo a segundo. No funciona como disco de entrada al mundo de King Diamond. Pero es un plato la mar de apetitoso para el fan irredento.

Un solo, ahora de batería, a cargo del futuro Motörhead de Dee, es el encargado de presentarnos "The Candle", el último disparo (recuerda "The Portrait") del "Fatal Portrait". Esos coros-aullidos, esa batería frenética, ese corte guitarrero...momentazo. Lo dicho, si el material te puede, y sumamos a la movida que están tocando de acojone, lo de no sonar 100 % perfectos será moco de pavo. King Diamond y el nivel de su música están por encima de un "live" mejorable.

"No Presents for Christmas", el temita que hizo debutar a nuestro prota fuera de las fronteras "mercyfulfatescas", chapa el concierto. Heavy a la velocidad de la luz, cuesta abajo, directito al infierno. Dee suena cojonudo, las guitarras lo hacen a veces y King tiene que esperar a no competir con sus compis para poder quedar bien.

3 cuernos (altotes) para "In Concert '87".

Es como estar alli. No oyes cada puta nota, se acopla algo, no ves con el gigantón capullo con camiseta de Saxon...pero es real, el cuero apesta y la vibración está ahí. Un buen testigo de un momento irrepetible.

"Deadly Lullabyes", el directo editado justo trás el tour de "The Puppet Master", es mucho mejor. Mejor sonido, un buen montón de tracks clásicos y buena mierda nueva....aunque no negaremos el encanto total del que nos ocupa.

King Diamond: Voz
Andy LaRocque: Guitarra
Michael Moon: Guitarra
Timi "Grabber" Hansen: Bajo
Mikkey Dee: Batería

Sello
Roadrunner