Khôra - Timaeus

Enviado por Mendoza M. el Mié, 20/05/2020 - 11:41
4528

1. Aether
2. Noceo
3. L'Annihilateur
4. Harvesting Stars
5. De Vetus Ad Novum
6. Roe Too Noo (Flow Of The Mind)
7. Sempiternal
8. Existence
9. The Purge
10. The Occultation of Time
11. Void

Disco Completo

Es cuanto menos interesante la propuesta que nos presentan los debutantes Khôra, así como también lo es el origen multiétnico de sus integrantes. Emanado de la imaginación del multinstrumentista Oleg, quien es ucraniano, el resto de la columna vertebral del grupo la completan músicos de Grecia, Noruega o Estados Unidos que en sus grupos de origen suelen jugar bastante con la experimentación. Este será un factor determinante en la confección de su música, cuya semejante ensalada de culturas e influencias han terminado por crear un disco sumamente variopinto, como no podría ser de otra manera.

Su debut, este "Timaeus", es un absoluto revoltijo de sonidos y ramas que más o menos puede encajar dentro del Black Metal de corte sinfónico/atmosférico, con mucha experimentación y cambios de esquemas más bien progresivos que desnudan cierta tendencia a coquetear con las fronteras del estilo pero sin nunca sobrepasarlas. El resultado es un disco grueso, complejo en su accionar y con un rico aglomerados de detalles a destacar, los cuales bien se dejan adivinar con el portadón de influencia lovecraftiana que nos cuelan. Una clara muestra que estamos ante un trabajo inusual, que roza bastante lo excéntrico y que arriesga lo suyo.

Y es que el riesgo que corren trabajos como este "Timeaus" es esa pretensión (valida, pero pretensión al fin) de querer abarcar tanto que al final te puedes quedar en tierra de nadie. Y la verdad es que me queda la sensación de que eso es precisamente lo que sucede -no sin algo de goce y genialidad de por medio- en grandes tramos del disco, el cual tiene su inicio formal con la laberíntica "Noceo", un oppening que muestra el abanico de armas que el combo utilizará a lo largo del trabajo. He aquí guitarras dinámicas, con una habilidad innegable para crear atmósfera mediante punteos y arpegios melódicos de mucha capacidad. A estas le vamos a sumar una batería sobria pero resultona que sostiene los devaneos constantes de unos teclados que aprietan y aflojan a su antojo, mostrándose protagonistas en temas como "The Purge", ya sea como sostén ambiental o directamente como punta de lanza en piezas como "Roe Too Noo (Flow Of The Mind)".

Las vocales son otro factor a destacar, ya que pese a que Kranos es el vocalista oficial, por lo menos otros seis o siete tipos aportan su voz a la causa a lo largo de los nueve temas que comprende el disco. Entre estos he de destacar la presencia de Vicotnik (Ved Buens Ende y Dødheimsgard al igual que L.E. Måløy), así como también la colaboración de Achernar de Orakle y Arnhwald, de los también franceses y recomendables Glaciation. Naturalmente cada tema posee una esencia única y característica, principalmente por esto de que cada uno es interpretado por un tipo distinto, ya sea a voz limpia o growl masacrador. Todo logra fluir gracias a la maestría de sus interpretes y al ucranio Oleg, quién ejerce como bisagra, maestro de orquesta y coordinador de todo lo que aquí acontece.

El pelotón ensambla cada pieza con convicción, con una interesante alternancia entre lo melódico y lo rústico que siempre se pone en balanza. Efectos siderales hay por montón, en plena concordancia con el espíritu conceptual-cósmico-sci-fi del álbum, lo cual no impide que la naturalidad del sonido se pierda un poco. En sí me encanta cuando el grupo se pone melódico y se entrega a los brazos de la nostalgia como bien podemos apreciar en "The Occultation of Time" o ""L'Annihilateur", sobre todo en esta última, ya que destaca como el tema muta desde un comienzo apaciguado hasta caer en la desesperación absoluta. Es divino el juego de arpegios que introducen, los teclados furtivos y el control que se ejerce sobre las distorsiones. Además, ambos temas están cantados maravillosamente a dueto entre Kranos y el ya citado Achernar, uno de los puntos altos del disco sin lugar a dudas.

Se anuncia mucha experimentación en el resto de los temas, los cuales huyen por completo de esquemas lineales y de un orden predeterminado. En cambio, otros como "Harvesting Stars" o "Existence" desnudan un martilleante acabado de guitarra que pocas concesiones entrega y que termina mostrando, incluso con cierta crudeza, los elementos más ásperos del trabajo. Una espiral que se retuerce progresivamente hasta caer en la outro instrumental "Void", la cual deposita toda su energía en una pieza de pelaje coral, con guitarra acústica apoyada sobre un teclado resuelto y muy eficaz.

Obra representativa de los tiempos que corren, de esa peligrosa modernidad que muchos grupos buscan imprimirle a un subgénero tan especial como arisco. Khôra por su parte rompe el celofán y nos entrega un disco vivaz, agresivo y heterogéneo, con matices que danzan entre la pseudo-vanguardia y la exageración. El sonido es contundente, la interpretación de los músicos es correcta y los invitados aportan un plus muy particular que tiene lo suyo. En líneas generales "Timaeus" es indudablemente un buen disco, pero que en grandes tramos peca de pretensioso y arrogante, lo cual espero les cimente una base sólida en donde el proyecto pueda crecer a sus anchas. Tres cuernos muy grandes.

Oleg I: Guitarra, batería, teclados, voz de acompañamiento.
Kranos: Voz, teclados, sample
L.E. Måløy: Bajo. Voz (9), Todo (11)

Músicos invitados:

James Benson: Solo de guitarra (8)
Vicotnik: Voz (8)
Marco Puglisi: Teclados (2), solo de guitrra (9)
Boeddelen: Voz (9)
B.R: Voz (9)
Erlend Antonsen: Teclados (1,3,4)
Arnhwald: Voz (2)
Frédéric A. Gervais (Achernar): Voz (3, 10)
Henri Sorvali: Teclados (5)
Johan Havås: Teclados (6,9)
A. Simonen: Teclados (tracks 8, 10)

Sello
Soulseller Records