Katatonia - Sounds of Decay

Enviado por Mendoza M. el Mar, 04/07/2017 - 06:07
647

La foto de un Dios repugnante a punto de destriparse, extraída del impactante film "Begotten" de E. Elias Merhige, ilustra con esplendor y aspereza a "Sounds of Decay", el que sería el último trabajo que Katatonia publicaría con el sonido que le caracterizó y que hace las veces de puente para acceder a esa nueva etapa que tuvo su inicio con la publicación de "Discouraged Ones" en 1998.

"Sounds of Decay" introduce al oyente por medio de su arte visual a los que serían los últimos vestigios de verdadero protagonismo por parte de Mikael Akerfeldt. Efectivamente, el líder de Opeth volvería a prestar su voz para este EP, que significó la primera colaboración con Tomas Skogsberg (At The Gates, Amorphis) y que musicalmente mantiene la senda de "Brave Murder Day". Sin embargo, encontramos en su contenido una notable disminución de intensidad y atrevimiento, pero eso sí, nunca de talento y sentimiento.

La inteligencia escultural de Anders Nyström para concederle a cada canción una esencia propia e individual por medio de un riff sincero o unos interminables y monótonos punteos le otorga a este trabajo ese plus divino y encantador que identifica a Katatonia, inventores de nada, pero obreros honestos que saben recrear paisajes creíbles de una realidad alterna y depresiva por medio de su arte. Cuando recuerdo que vivimos rodeados de músicos a sueldo sin autocrítica, sin espíritu ni corazón y con una flaqueza compositiva indisimulable, es cuando entiendo que los trabajos de Katatonia quedan en un pedestal con una altura, por lo menos, admirable. Por ello serán respetados y recordados.

Katatonia no es una banda que tenga que rogar para dejarse escuchar. Basta con ceder ante la hechizante aura ceremonial que desparrama "At Last" gracias a esa bella y gélida estampa que Nyström (en otrora conocido como Blakkheim) sabe brindarle al oyente, sea este asiduo o no a las composiciones de los suecos.

Para hablar de Jonas Renkse en este trabajo en particular, debemos limitarnos a su ejecución como baterista, rol que desempeña a la perfección, no por su destreza o excesivo talento, sino por su responsabilidad y dedicación. La batería de Renkse cumple la honrada tarea de hacerse sentir, únicamente, cuando la canción se le requiere. A pesar de la furia que por momentos demuestra en "Nowhere", es un beat acompasado y furtivo, la tónica constante en "Sounds of Decay".

Una evolución musicalmente lógica fue lo que concibió este EP... Para muchos son simples descartes de "Brave Murder Day", pero para mí son un conjunto de temas que efectivamente, poseen ciertas reminiscencias de sus discos anteriores, pero que indudablemente contienen una calidad y un pedigrí que hacen de este viaje de dieciocho minutos, como mínimo, un deleite.

Mikael Akerfeldt: Voz
Anders Nyström: Guitarra, Bajo
Jonas Renkse: Batería

Sello
Avantgarde Music