Journey - Trial by Fire

Enviado por Rob Jalford el Mar, 09/02/2016 - 18:24
891

1. Message of love
2. One more
3. When you love a woman
4. If he should break your heart
5. Forever in blue
6. Castles Burning
7. Don't be down on me baby
8. Still She Cries
9. Colors of the Spirit
10. When I Think of You
11. Easy to Fall
12. Can't Tame the Lion
13. It's Just the Rain
14. Trial by Fire
15. Baby I'm Leaving You (track oculto)
16. I Can See It in Your Eyes(tema extra edición japonesa)

Repasando la discografía pendiente de Journey en el portal me di cuenta que no teníamos todavía reseñado este notable “Trial by Fire” de 1996, el último con Steve Perry al micro y he decidido ponerle remedio. Este disco vino tras la separación provisional del grupo tras “Raised on Radio” de 1986 por problemas internos.

Sin duda Journey es un referente en AOR, para muchos los Dioses del género, junto a otros ilustres que se suben también al podio como Survivor, Foreigner, Chicago, Toto o Strangeways. El hecho de contar con músicos tan increíbles como Neal Schon, Ross Valory, Jonathan Cain o Steve Smith les dio siempre un plus, aunque tan solo con la voz de Perry ya tenían mas de la mitad del camino hecho, alucinante lo de este hombre, juega en otra liga.

Journey ya lo había demostrado todo, con maravillosos discos como “Frontiers”, “Escape” o en menor medida “Raised on radio” o “Departure” donde encontramos joyas atemporales, temazos con melodías estratosféricas, buen gusto y talento. Una banda consagrada con un directo excepcional, unos capos del género, sin ninguna duda.

Tras este cd entraría Steve Augeri grabando un recomendable “Arrival” en 2001 y el “Generations “ en 2005, para después dejar su puesto al filipino Arnel Pineda, cuyo tono realmente es casi un calco al de Steve Perry (de hecho cantaba en una banda tributo a Journey, curiosidades de la vida). Pineda canta en dos cds muy interesantes como son “Revelation” y “Eclipse” donde los americanos siguen mostrando ideas brillantes y experiencia compositiva.

Centrándonos en el trabajo que hoy reseño, “Trial by fire” está formado por 15 canciones, 16 la edición japonesa, lo cual como he comentado en otras ocasiones puede ser un lastre, ya que nos vamos a un disco de larga duración y eso no ayuda mucho a la hora de escucharlo del tirón y valorarlo, puesto que alguna menos redonda podemos encontrar.

La portada es curiosa, es como un cuadro surrealista de Dalí con varios elementos pintorescos, lleva mucho colorido y me parece bonita. El motivo principal es una isla y en ella un bebé esta en una barca, junto a el una mujer con cabeza de gato y cola de faisán (en serio no estoy fumado escribiendo esto, jeje) en una tinaja encontramos el escarabajo mascota del grupo. Al fondo se ve un planeta azul (no se si la Tierra) y en el cielo dos figuras echando agua desde unas jarras. Vamos,muy de sueño de Tarantino cargado de LSD...

El contenido es fuera de serie, arrancamos con la mas rockera Message of love donde todo es perfecto, los teclados de Cain, el bajo de Valory marcando el paso, la guitarra de Schon que ejecuta un punteo precioso a mitad y otro mas enérgico al final cuando aceleran la marcha, la voz de Perry sobresaliendo y un estribillo pura crema para los aficionados del rollo. Enorme carta de presentación.

La cosa no decae con la bonita One more con coros alucinantes y un teclado emulando violines, para seguir con el single que eligieron de presentación When you love a woman que se convierte en un clásico al instante, Perry lo borda tocándonos la fibra, de nuevo pinceladas orquestales en los arreglos de teclado y una musicalidad de otra galaxia, fabulosa.

Y ¿que decir de If you should break your heart? pues que es otra perla que podría estar en “Frontiers” con melodías vocales de quitarse el sombrero y un estribillo delicioso, de mis predilectas de este cd. Con mas participación de Schon llega Forever in blue con coros hechizantes y mostrando una elegancia total. Seguimos sin encontrar altibajos ni fisuras en la obra, de genios, queridos portalians.

Entrando en el hard AOR tenemos Castles Burning que muestra a unos Journey mas rockeros, en esta ocasión los teclados asemejan a trompetas, Neal se deja caer licks durante la pista y por supuesto nos obsequia con un punteo marca de la casa, que mezcla velocidad, armónicos, trémolo, todo hecho con un buen gusto digno de mención. El tema se alarga hasta los seis minutos, repitiendo el motivo principal y Smith dándole a los platos incrementando la intensidad en el último minuto. Tal vez un pelín por debajo de las otras pero con sabor.

Don't Be Down on Me Baby es otra mítica balada muy orquestal donde todos están perfectos, de nuevo los teclados nos van transportando a otros paraísos y la voz de Dios Perry nos deja embelesados por su feeling y maestría. Buenísima, el disco sigue rondando los cinco cuernos hasta ahora.

Still she cries es otra delicada pista que no pasa desapercibida, no me quiero repetir como el ajo, pero es que salta a la vista ( o al oído) que la banda estaba en otra dimensión cuando se puso a confeccionar las canciones, tocados por varita mágica o algo así, como diciendo, vamos a demostrar quienes somos y porque de nuestra fama. Sensibilidad total desde que comienza a su final.

El problema viene a partir de aquí, las siguientes canciones son demasiado soft y pastelonas y encima, duran demasiado, salvando de la quema la voz de Steve Perry y algún detalle de Schon, sobre todo en Can’t tame the Lion algo mas rockera y con potables solos en el tramo final, pero sin los suficientes argumentos como para levantar el vuelo.

Es algo incomprensible lo que ocurre a partir de esa octava pista, el disco irremediablemente pierde interés y fuelle, se hace largo y monótono, ¡con lo bien que iba!. La pista oculta es una chorradita reggae que tampoco aporta nada nuevo, mas bien todo lo contrario.

Así es como un cd que podría haber sido maravilloso y haberse colocado entre sus obras mas redondas,incluso en su top cinco, pega la bajona y nos deja algo entristecidos. Pero no nos pongamos negativos,hay que recordar ese nivelazo hasta el track octavo por lo que los cuatro cuernos se lleva, justitos pero se los lleva, sobre 7.25 Jalfords para este “Trial by Fire” de Journey.

Steve Perry :Voz
Neal Schon :Guitarra
Jonathan Cain : Teclado, Guitarra rítmica
Ross Valory : Bajo
Steve Smith :Batería

Sello
Columbia Records