The Jimi Hendrix Experience - Axis: Bold As Love

Enviado por Stoned el Dom, 13/09/2015 - 16:51
2238

Hace años pasé períodos realmente obsesivos con Jimi Hendrix. Si alguien me rebatía que había existido un guitarrista mejor que él en todo el globo, en todo el universo, podía llegar a retarle a un duelo al alba. A machete o a pistola.

Años después Jimi no ocupa el primer puesto indiscutible en mi podio particular de guitar heros pero a cambio he llegado a apreciarle mucho más en lo musical, en lo lírico, en lo imaginativo de sus composiciones, incluso en su voz. En su figura como músico en el estudio, como creador, como individuo inquieto, que experimenta, que se deja llevar, alejado de artificios en forma de guitarras en llamas o tocadas con los dientes y de espectaculares modelitos en el escenario.

Jimi edita su debut “Are You Experienced?” a mediados de 1967, seguramente uno de los más destacados debuts en la historia del rock y uno de los favoritos, junto con “Electric Ladyland” (1968) de fans, críticos y melómanos en general, si bien a mí, con el paso del tiempo me ha terminado por parecer algo inconexo, ayudado además por esas feas costumbres de la época de hacer versiones diferentes para cada continente, excluir o incluir singles según convenga y demás lindezas.

Después de editarse su segundo álbum, “Axis: Bold As Love” (1967), llegaría su considerada otra cima, el citado “Electric Ladyland”, que es uno de mis dobles favoritos de la historia, cosa harto difícil porque me gustan más bien pocos: “Exile On Main Street” (1972), “Layla And Other Assorted Love Songs (1970), “The Wall” (1979), ”Blonde On Blonde” (1966) y para de contar. Si vas a llenar un disco de canciones el doble de largo de lo habitual, éstas deben estar todas a la altura porque el relleno se notará mucho más y terminará por saturar.

“Electric Ladyland” no hizo si no confirmar lo que Hendrix empezó a desarrollar en “Axis: Bold As Love”, esto es, una voz propia, reconocible; un músico efervescente con ganas de experimentar, de crecer. Extrañamente “Axis: Bold As Love” suele estar considerado casi un trabajo menor cuando para mí es su primer disco “de verdad”; haciendo lo que quiere y como quiere, alejado ya de la espontaneidad de “Are You Experienced?” que contenía temas ya tocados, seguramente, cientos de veces en directo antes de grabar el disco y con una, repito, desconexión entre temas que le resta empaque al album, al concepto de unidad, de coherencia, de trabajo redondo.

“Axis: Bold As Love” se aleja, como decía, de la espontaneidad y la potencia de “Are You Experience?” en detrimento de la coherencia y el empaque. Es uno de esos discos que no entran a la primera, de cocinar a fuego lento hasta que hacen click y activan no sé que botoncito que debe de haber en el cerebro que hace que lo que antes no había por donde cogerlo ahora sea algo exquisito, delicioso, y que suele pasar con muchos de nuestros discos favoritos. Pero siempre termina por compensar el esfuerzo: después de la pista inicial “Exp”, que es sólo una experimental entrevista de extraterrestres (¿?) con ruido de fondo suena “Up From The Skies”, un sonido funk con tintes jazz y un pedal wha wha, una de las señas de identidad del sonido de Hendrix, utilizado profusamente. Se trata de un tema elegante y sobrio, alejado del anterior sonido atronador de su álbum debut.

Pero también hay rock potente, como en “Spanish Castle Magic” con un antológico, colosal y ácido riff de guitarra, siendo uno de los temas más destacados y conocidos del disco, fijo en los recitales de Jimi hasta su muerte. En “She’s So Fine”, un tema muy The Who, canta por primera vez Noel Redding, que es uno de los tipos más infravalorados pero talentosos, molones y con un look brutal en toda la historia del rock. Tanto Redding como el batería Mitch Mitchell son una de las bases rítmicas más rompedoras del rock, siempre a la sombra de Hendrix, pero siempre brillando por ellos mismos y haciendo brillar, aún más, al inquieto guitarrista zurdo.

“Axis: Bold As Love” contiene también algunas de las joyas más reposadas de todo el cancionero Hendrix: “Bold As Love”, imaginativo medio tiempo, la preciosa “Castles Made Of Sand”, que es también una de las joyas ocultas de su discografía, o el clásico entre clásicos “Little Wing”, una de las más bellas composiciones de la historia de la música popular. Hay también espacio para la experimentación con temas como “If 6 Was 9” o los ritmos funkys de “Wait Until Tomorrow”, o el rock más ácido de “You Got Me Floatin’”, “Ain’t No Telling” o “Little Miss Lover”.

Mención especial para la cuidada edición del disco; en la pasada década la familia de Hendrix se hizo con el control de todo el material de éste despues de años de desmadre: ediciones defectuosas, piratas vendidos a precio de oro y que alguien registró con una grabadora entre el público en 1969 y demás estafas. Incluye un extenso libreto plagado de fotos y texto. Así da gusto comprar discos.

“Axis: Bold As Love” supone el comienzo de un Hendrix más profesional, utilizando el estudio a su favor, siendo más dueño que nunca de su arte; terminaría por construir los estudios Electric Lady en pleno Manhattan pero por desgracia los disfrutó pocas semanas: hoy día siguen activos y en ellos han grabado muchos de los mayores gigantes de la historia del rock. Este disco es uno de los mayores exponentes de la mente inquieta de Jimi Hendrix y visto lo visto siempre nos queda la duda de qué habría llegado a hacer si hubiese vivido cincuenta años más; uno se lo puede imaginar perfectamente editando un disco de jazz a pachas con Miles Davis, apasionarse por el flamenco y colaborar con Camarón en un disco de fusión, irrumpir en los ochenta tocando heavy metal más alto que nadie y regresar al blues como quién regresa a casa.

En los próximos días se cumplirán 45 años del fallecimiento del genio de Seattle. Valga uno de sus momentos discográficos sin desperdicio (aunque, ¿acaso no lo son todos?) como homenaje.

Jimi Hendrix: Voz, guitarra, bajo, piano
Noel Redding: Bajo, voz
Mitch Mitchell: Batería

Sello
Track/Polydor