Jackal - Vague Visions

Enviado por TenzaZangetsu el Mar, 15/04/2014 - 15:26
3300

1. Vague Visions - 4:08
2. Only A Crime Away - 5:03
3. Still Not Gone - 4:53
4. Being Alone - 4:29
5. No Sign Of Heaven – 3:16
6. Virgin In Black - 4:58
7. Breakin’ Time - 5:18
8. Our Love Is My Religion - 4:51
9. There By The Trees – 4:01
10. 2001 - 4:05

A veces, a la hora de reseñar un álbum, cuesta realmente enfatizar cuando queremos expresar nuestra opinión acerca de la música que estamos analizando. Decir cosas como “es muy bueno” o “es una porquería sin salvación” puede ayudar pero lo realmente difícil es dejar bien en claro lo que piensas acerca del trabajo en cuestión. ¿Por qué lo digo? Porque cuando me siento en mi sala con el sonar de este Vague Visions no puedo evitar pensar que estamos ante un álbum más que estupendo y que, a mi juicio, puede llegar a ser uno de esos clásicos de culto sin parangón. Una joya de lo que el buen Heavy Metal debe ser y cumpliendo con todas las normas para ser un álbum eterno. ¿Exagero? ¿Quién sabe? Solo porque no los conozca ni su madre no significa que no puedan tener calidad. Es así de simple. Los índices de venta no dicen nada.

Es fácil decir que uno ya lo ha escuchado todo y que no tiene nada más que aprender. Que percepción tan errónea tienen algunos. Lo que más amo del Metal es la posibilidad de toparme con un grupo de calidad más que notable y que te haga disfrutar más que algunos gigantes de la escena. Hay algo mágico y único en eso que me encanta. Ahora, la manera en que me topé con estos daneses de Jackal fue algo curiosa: estaba leyendo una entrevista de los 90s a Chuck Schuldiner, líder de Death y Control Denied, donde decía que este era el grupo que estaba escuchando por esos días y que había conseguido el álbum cuando fueron a la tierra de Hamlet de gira. Debo decir que el difunto gurú del Death Metal tenía un gusto exquisito en Heavy clásico. ¡Menuda sorpresa han sido estos daneses!

Debo decir que en su álbum debut de 1990, Rise, practicaban un estilo más Hard ‘N’ Heavy mientras que este Vague Visions es una demostración inexorable del más afilado Heavy Metal. Influencia Maiden pero esa que está presente con muy buen gusto. Las guitarras son más crudas que las hechas por los de Harris y el vocalista me recuerda a Geoff Tate de Queensryche. Está hecho con una calidad notable y que, a mi juicio, puede luchar con lo que estaban haciendo los grandes en esos años e incluso ganarles a más de uno. Cada canción es brillante por su excelente composición y porque podemos sentir unas ganas que no experimentábamos con su Rise. Se escucha a una banda pletórica y que no suena nada como una underground. Suenan a grandes.

Listo; ya piensan que soy un lunático que no tiene ninguna idea de música. Perfecto, entonces lárguense. Yo no los estoy obligando a leerme pero si siguen luego de lo que he dicho, es porque tienen algo de interés, ¿no? Dinamarca es una camada de enormes grupos y estos muchachos iban a por todas. Querían gloria, nene. Dickinson dejaba Maiden en ese 1993 y el puesto de Rey del Metal estaba vacante. ¿Por qué no Jackal? Y yo repito: ¿por qué no? Lo mejor de la vida a veces tarda en llegar. Y si tenemos que tardarnos once años en descubrir esta pequeña joya, que así sea. Ya el tiempo ha llegado. El tiempo de Jackal.

No hay mejor forma de calentar los motores que con un golpe en la cara como el tema título del álbum. Ya de una golpetean con la batería y eso condiciona el ritmo de toda la obra. Es un trabajo lleno de energía y no para de principio a fin. Las guitarras por parte de Petersen me parecen soberbias y Fisker no para con su batería. ¿Qué decir de Brian Rich, el vocalista? Bueno, que tiene una voz estupenda y esta canción lo hace fenomenal. Ahora, el solo de Petersen es simplemente soberbio y potente. Con solo escuchar esta canción, tienes esa sensación de que iban a por todas de una. Hay un sentimiento de garra y empuje que me encanta. No es Heavy clónico y aburrido. Es Heavy clónico del bueno. Hasta para copiar se necesita calidad.

El inicio de bajo y batería de Johansen y Fisker respectivamente me recuerda a algo hecho por Maiden pero luego las afiladas guitarras entran cambiando el ritmo de la canción. Estupenda esa atmosfera mientras Rich canta y aquí escuchamos una interpretación magistral. Lo que me sorprende es lo buenos que son estos cuatro sujetos como músicos y compositores. Escuchen ese “she had the power!” tan alto y sostenido. Increíble. El solo de Petersen es súper acelerado pero luego se ralentiza bastante para un pasaje melódico entrelazado con las vocales de Rich. El estribillo es extendido pero la mar de agradable. Una muy buena canción.

Mi tema con esta banda no radica en que sean los más originales –ciertamente no lo son- pero sino en lo bien que suenan y la personalidad que tienen para ejecutar este estilo. Suenan como si hubieran inventado el Heavy. Muy bien, ahí si exagero pero ustedes me entienden.

Una vez más tirando de algo que Maiden pudo haber usado en el Siglo XXI en el comienzo de Still Not Gone nos atrapan con sus seductoras melodías y te sorprendes por lo completa que es la banda en varios aspectos. El tema explota y se vuelve un medio tiempo demoledor donde las guitarras son más crudas pero de gran factura. Gran solo de Petersen pero creo que ya están notando un patrón, ¿aquí? Hay una breve sección donde está haciendo un solo de guitarra y Johansen hace una deliciosa harmonía con el bajo en el trasfondo de la canción que me encanta. También se puede sentir un pequeño toque de Progresivo en la manera en la que se estructuran las canciones y cómo cambian sus ritmos. No aceleran hasta ese final tan explosivo y demoledor. No quiero sonar pedante o bocón (tal vez un poco) pero si Maiden o Queensryche hubieran sacado este álbum en los 90s, estaríamos hablando de uno de los mejores álbumes de la década. La injusticia de no tener nombre.

Being Alone es el corte más básico de todo lo que hemos escuchado hasta ahora. Es un trallazo directo con mucha garra guitarrera y un Rich inmenso en el micrófono. Me encantan esos punteos de Petersen y luego como hace que sus solos vayan mutando de melódicos a más complejos e intricados. La base rítmica es trepidante y cabe mencionar que el baterista, Fisker, no para en todo el álbum; siempre tiene algo que aportar al sonido de la banda y sirve como el poder a la hora de acelerar al grupo. “Being alone makes you!”. Qué final tan duro y metalero. Más Heavy que la pelona de Halford.

Me encanta como Rich exclama el nombre de No Sign To Heaven antes de que aparezca ese característico y genial riff de Petersen. Aquí la voz del danés recuerda en algunas sectores al bueno de Dickinson y eso me parece bastante bueno –mejor Bruce que algún cantante de poca monta. Esta canción la he escuchado hasta el hastío y debo decir que debe ser mi favorita de la efímera carrera de la banda. Un vez más, el bueno de Petersen se sale con las partes de guitarras pero debo decir que son él y Rich quienes se cargan el equipo al hombro con esta canción. Una gran demostración de cómo tocar Metal. Me disculpo ante quienes piensen que estoy enalteciendo de más a la banda pero la verdad es que me han dejado francamente sorprendidos.

Trepidante y furiosa es Virgin In Black con ese riff inicial tan bestial para luego convertirse en algo que podría haber estado en Operation: Mindcrime pero más dura y afilada. Jackal tienen una forma de sonar elegantes y melódicos pero también con mucho colmillo e intensidad. Esta canción es una de las mejores de la canción y fue la primera que escuché de ellos. Un corte notable y lleno de talento compositivo. Ese breve pasaje tranquilo es otro guiño a Harris y sus huestes pero es brillante y muy elegante. Pura explosión metalera; así definiría a los Jackal. Tal vez no duraron nada en el juego pero se fueron con una llamarada de gloria. Una experiencia intensa y genial la de escuchar esta canción.

Lo que viene a continuación es sentimiento puro y duro con Breakin’ Time. Es de esos temas que no necesitan ser una balada para llegarte al corazón por el sentimiento y pasión que el vocalista agrega al mismo. En realidad, es una constante de la banda. El estribillo es muy bueno y con esas harmonías vocales tan buenas. De todo lo que hemos escuchado hasta ahora es lo que menos me ha gustado pero me parece un gran corte. El nivel vuelve a ser ejemplar con la más melódica y épica Our Love Is My Religion. A pesar de sonar como baladita ochentera por ese título, no deben preocuparse. Es una canción sentida y con mucha distorsión para esos amantes empedernidos por las guitarras locas. Es una buena canción –ese es el patrón en este trabajo- pero junto con la anterior son las más flojitas del álbum. Rich suena fenomenal y Petersen utiliza sus varios recursos pero al final te deja algo frío la canción en sí.

Parecían estar cabreados luego de dos temas que no les salieron tan espectaculares y definen hacer muy durote con este trallazo que es There By The Trees. Rich usa su registro más alto y aquí la banda alcanza cuotas de Speed Metal voraz y cortante. Doble bombo avasallador de Fisker y Petersen inmenso como siempre con su guitarra. Suena demoledora la canción pero siempre con melodía y con coherencia. Es una de las mejores canciones de la banda y brutal en su manera de ser aplicada. Y eso me hace preguntarme de nuevo por qué esta banda no pudo lograrlo luego de este trabajo en Europa. Suenan increíbles. Acaban con una instrumental titulada 2001 que me parece buena pero que nunca me ha acabado de convencer. Tal vez es por el hecho de que suena como las canciones del resto del álbum y uno espera que Rich salga a cantar pero este nunca llega a ser el caso. Aun así, escúchenla; tiene buenas partes de guitarra y la batería de Fisker suena atronadora. Lastimosamente no aparece tanto el bajo de Johansen.

Este es un álbum que, a mis ojos y oídos, puede batallar con lo mejor que saco la primera división Heavy en esos años. Es un trabajo que exhibe clase y calidad, además de mostrar a una banda madura y en estado de gracia. Tienes estupendas vocales, guitarras estupendas y variadas y, como debe de ser, un nivel de composición fenomenal. El trabajo es muy afilado pero también tiene gancho y no es duro por el mero hecho de serlo. Todo tiene un propósito en este Vague Visions y le reconozco a estos daneses haber hecho un álbum del mejor Heavy en una época donde los otrora reyes no defendieron al reino que tanto los había venerado. Ahora, también cabe mencionar que el álbum puede pecar de algo repetitivo en sus fórmulas pero a mí parecer eso está bien ya que las canciones te mantienen entretenido.

Cuatro cuernos (altos) para Vague Visions. Pedazo de álbum.

• Brian Rich – Vocales
• Benny Petersen - Guitarras
• Søren Hee Johansen- Bajo
• Per Fisker - Batería

Sello
Rising Sun Records