Jack Starr’s Burning Starr – Land of the Dead

Enviado por TenzaZangetsu el Lun, 26/10/2015 - 21:20
3325

1. Land of the Dead - 6:29
2. Sands of Time - 5:12
3. Twilight of the Gods - 2:33
4. Stranger in Paradise - 5:30
5. Here We Are – 4:38
6. Warning Fire - 5:23
7. Daughter of Darkness - 6:57
8. When Blood and Steel Collide - 6:39
9. On the Wings of the Night – 4:40
10. Never Again - 5:48
11. Until the End – 6:41

Como a muchos músicos, los 90s no trataron muy bien a Jack Starr. Uno de los estandartes del Metal clásico y underground nunca halló su lugar en el mundo de una década que simplemente era muy contrastante con su estilo e ideología musical. Así que decidió sepultar sus diferentes proyectos de Heavy Metal y Hard Rock -el tipo es muy inquieto y no para en ningún momento de componer- para dedicarse a tocar en clubes pequeños durante esos años, tantear una que otra posibilidad de reunión con Virgil Steele y tocar Blues. Una vida artística nada complicada.

Muchos años después, Jack decidió retornar con urgencia a esto del Metal y se montó una nueva versión de sus antiguos Burning Starr. Para la tristeza de los aficionados de los álbumes clásicos de la banda, el gran Mike Tirelli no participaría en esta encarnación del grupo y en su álbum de regreso en 2.009, Defiance. Para la felicidad de muchos, Todd Michael Hall –a quien los fans de Riot tal vez conozcan de su último álbum, Unleash the Fire- tomó el testigo de Mike y déjenme decirles que lo hace bastante bien este muchacho. Además de Jack y Todd, se nos une en esta aventura el bajista Ned Meloni, quien colaboró con Starr en sus proyectos ochenteros como Devil Childe, Phantom Lord o Thrasher, además del proyecto que simbolizó el retorno de nuestro guitarrista al Metal en el siglo XXI, Guardians of the Flame.

Para mis lectores que son fanáticos irredentos de Manowar, les puedo decir que los invitados en este trabajo los harán sonreír: el álbum cuenta con la participación de Ross the Boss, quien fuera guitarrista de la banda de DeMaio en la década de los 80s; además de David Shankle y Kenny “Rhino” Earl, quienes fueron el guitarrista y baterista respectivamente en el trabajo The Triumph of Steel de los tipos más “trues” y facheros de toda la historia del Metal. Aquí los dos guitarristas solo participan en un tema cada uno, pero Rhino sí aporta su más que conocida impronta en toda la obra. Si hasta hay que mencionar que la portada es 100% Manowar con toda la imagen a lo Conan y ese tufo machista old school. También hay que mencionar a Marta Gabriel, vocalista y guitarrista de Crystal Viper, tocando teclados; cabe destacar que Marta es la esposa de Bart Gabriel, manager de Burning Starr. Un cúmulo de invitados de nivel y bastante interesante.

Defiance hizo los deberes; se portó bien y sirvió como un aperitivo de uno de los baluartes del Metal infravalorado ochentero. Pero no era realmente sobresaliente o un golpe en la mesa de nuestro estimado Jack –tocaba regresar con todo. Land of the Dead es un retorno de forma del talentoso guitarrista y una forma de demostrar que aún hay grupos de trayectoria que todavía tienen algo que decir en la escena. Land of the Dead es el segundo arribo del otrora mago de las seis cuerdas de Virgin Steele; Land of the Dead viene por ti.

El tema título hace las veces de opener y es un tema altamente melódico, pero que no deja de lanzar tralla, buenos riffs y partes de guitarra. Un medio tiempo acelerado donde Todd se despacha una remarcable actuación vocal y Rhino hace un buen despliegue con las baquetas. Una canción sólida, con gancho y que sabe meternos en el ambiente del álbum de una. Cuando escuchamos Sands of Time ya entendemos un poco a lo que va esto: partes de guitarra muy trabajadas, vocales con mucho gancho y un trabajo en la batería excelso, digno de un batería como el que tenemos aquí. Una pieza pegajosa y donde Jack deja algunos momentos de su descomunal talento como compositor.

Más tranquilo, épico y lento es Twilight of the Gods con su aura tan onírica debida al uso de un órgano y los múltiples cánticos de Todd que se entrelazan con las partes de guitarra de Jack –un interludio que sirve para agregar variedad al asunto. Pero luego nos movemos a un tema galopante y optimista como Stranger in Paradise que tiene un cierto tufo a Yngwie en una mixtura curiosa con el sonido de la banda en los 80s y la producción moderna que se usa aquí. Es de mis favoritas de la obra en general pero luego nos vamos a…

No sé por qué, pero Here We Are fue la canción que más me cautivó de toda la obra y es una demostración del sonido actual del grupo, sin dejar atrás su propuesta más clásica. Aquí Todd lo hace fenomenal con un rango menos estridente que Tirelli y con Starr complementando su voz con una labor notable en las seis cuerdas. Ross the Boss entra en la escena con uno de los cortes más pesados del álbum, Warning Fire: una canción poderosa, portentosa y donde Todd Michael Hall recita esas típicas alegorías de guerra que tanto se han escrito en este género. Un canción pesada, pero que no deja de lado lo melodioso y elegante de toda la cuestión. Todo el trabajo está en un nivel bastante parejo y es difícil determinar qué canción predomina sobre cuáles.

La balada obligatoria de Land of the Dead es Daughter of Darkness con todo el romanticismo y precioso que se puede esperar de una canción de estas características; una pieza con una cierta aura de misterioso y con ese tono épico que tienen todas las canciones de esta banda. Es una pieza algo extensa para los impacientes –dura siete minutos- y, como podrán imaginar, Jack tiene el protagonismo de la obra con sus punteos, pero no hay que desmeritar el trabajo de Todd quien cuaja una performance sobresaliente en casi todo el trabajo. Tranquilos que la potencia vuelve con When Steel and Blood Collide -qué Manowar suena ese nombre- que nos muestra a un Rhino imperioso y predominante en toda la canción con el mismo ritmo de melodías pegajosas y ritmos aplastantes. El mayor defecto del álbum puede ser el hecho de que puede pecar de ser repetitivo, pero todo depende de los gustos del oyente y de lo que estén buscando.

Uno de los platos fuertes del álbum, a mi criterio, es On The Wings of the Night porque soy un fan de los temas más rápidos y aquí cumplen con creces con una velocidad notable. Más lenta y amenazante, Never Again nos muestra a David Shankle haciendo su aporte en un corte que parece despuntar en un estribillo brillante y que atrapará a cualquiera –una canción donde creo que el que sobresale es el mismo Todd. El final del álbum llega con Until The End, una canción con un par de cambios de ritmos y que se muestra como un cierre apropiado para este Land of the Dead. Aúnan lo épico con lo metalero y melódico, además de introducir un buen hacer de los músicos, como en todo el trabajo. Es una pieza extensa, detallista y que recuerda a los precursores de aquella movida de Heavy/Power Metal de los años 80s en Estados Unidos.

Bueno, luego de toda mi palabrería, ¿qué podemos decir de este segundo trabajo del regreso al mundo del Metal de Jack Starr? Un trabajo sobrio, sin filigranas, sin moverse por terrenos musicales que no le convendrían y que van directo al grano. Para todos aquellos que sean seguidores de este grupo, dudo mucho que este trabajo los decepcione porque es una representación (moderna) de lo que ha venido haciendo Burning Starr como grupo. La impronta de los invitados hace mejor al álbum y se denota que fueron muy detallistas componiéndolo. Tal vez su mayor defecto radica en que es algo homogéneo, pero eso no debería desmeritar el hecho de que facturaron un gran trabajo de Heavy Metal clásico cuando ya casi no se hacen trabajos buenos de esta índole en nuestra actualidad.

Cuatro cuernos (bajos) para Land of the Dead. Jack is back, baby.

• Todd Michael Hall – Vocales
• Jack Starr – Guitarras
• Ned Meloni – Bajo
Invitados:
• Kenny “Rhino” Earl – Batería
• Ross the Boss – Guitarra en el tema 6
• David Shankle – Guitarra en el tema 10
• Marta Gabriel – Piano, teclados

Sello
Limb Music GmbH