Iron Maiden - Nights Of The Dead - Legacy Of The Beast, Live In Mexico City

Enviado por Dieguitoacdc el Lun, 23/11/2020 - 23:08
7

01. Churchill’s Speech
02. Aces High
03. Where Eagles Dare
04. 2 Minutes To Midnight
05. The Clansman
06. The Trooper
07. Revelations
08. For The Greater Good Of God
09. The Wicker Man
10. Sign Of The Cross
11. Flight Of Icarus
12. Fear Of The Dark
13. Iron Maiden
14. The Number Of The Beast
15. The Evil That Men Do
16. Hallowed Be Thy Name
17. Run To The Hills

¿Era necesario otro álbum en vivo de Iron Maiden? ¿No deberían haber esperado a lanzar otro álbum de estudio antes de lanzarlo?

No seré yo quien responda a dichas cuestiones, mas es posible que el hecho de que “la doncella” lance otro disco en vivo genere división de opiniones y este tipo de interrogantes entre su legión de seguidores. Sea como fuere, en este 2020 tan movido Iron Maiden ha querido redimirse tras tener que suspender gran parte de su Legacy Of The Beast Tour (yo tenía entradas para el show de Barcelona) por la maldita pandemia del Covid-19 lanzando un disco en directo perteneciente a esta gira y que recoge lo mejor de los tres shows que los británicos ofrecieron en el Palacio de los Deportes de México DF a finales de septiembre de 2019.

Por lo tanto, a un extenso abanico de LPs en directo como los legendarios “Live After Death”, “Maiden England”, “Rock In Rio” o el “En Vivo!”, por nombrar unos pocos, recibimos a finales de año este “Nights Of The Dead, Legacy Of The Beast: Live In Mexico City”, el cual, aunque, como comprobaréis, no está nada mal parece quedar condenado a un segundo plano tras tantos trabajos similares editados en el pasado (más aún cuando la mayor parte de las canciones del repertorio las puedes encontrar en dichos conciertos lanzados). Sea como fuere, vamos a entrar un poco más en materia musical.

Eddie, como no podía ser de otra manera, protagoniza una portada en la que podemos verle engalanado con un traje típico mejicano, así como rodeado de diferentes dibujos que hacen referencia a las canciones incluidas en el concierto. Además, a los lados pueden percibirse rosas y las cabezas de tres espíritus pintados como si de calaveras mejicanas se tratara. No es una mala cubierta, aunque donde esté la del “LAD” que se quite el resto.

Sobre el repertorio del disco hay cosas en las que me gustaría explayarme algo más, mientras que en otras creo que no tanto por el simple hecho que, por ejemplo, “The Number Of The Beast” siempre va a sonar bien en un show de Iron Maiden y, al mismo tiempo, sabes que nunca va a faltar en un setlist del grupo, por lo que no siento que sea necesario hablar detenidamente de estas canciones que la banda ejecuta con frecuencia y que nunca encuentran detractores (mención especial para un gran Bruce Dickinson que demuestra haber sabido modular su voz tras el paso de los años y su batalla contra el cáncer de lengua que sufrió durante la grabación del “Book Of Souls”).

Personalmente me encanta el hecho de que estas leyendas hayan recuperado como “opener” de sus shows la legendaria “Aces High” (¿a quién demonios no se le eriza la piel cuando escuchan el discurso de Churchill y, de la nada, rompen las guitarras gemelas y los baquetazos de Nicko?) ya que propone desde el segundo uno una dosis de adrenalina monumental. En este show noto a Dickinson crecido, disfrutando de esos versos espídicos e invitando al entregado público mejicano a corear el archiconocido puente-estribillo de la canción. Otro acierto pleno en el repertorio es el hecho de que el segundo movimiento sea “Where Eagles Dare”, una de mis canciones favoritas de “La Doncella” (necesitaba decirlo), en el que la banda suena realmente engrasada y Bruce, aunque no llegue a los agudos de antaño, vuelve a jugar con sus registros para no desmerecer en esta canción.

“2 Minutes To Midnight” y “The Trooper”, pese a ser dos de esas canciones que siempre saboreo con cariño en cada álbum en vivo, suenan bien, por supuesto, pero son tantas las veces que ha figurado en lanzamientos previos que se pierde ese “factor sorpresa”. Más me ha gustado “The Clansman”, otra de las canciones recuperadas acertadamente para el show y que muestra una vez más la gran conexión existente entre el sexteto y su audiencia allá donde vayan. Por supuesto que me quedo con la versión del “Rock In Rio”, pero no me parece que esta sea una interpretación anecdótica de tan buena pieza, al igual que me sucede con otra pieza monumental de la “era Blaze” como “Sign Of The Cross”, que sin llegar a los niveles del mencionado álbum filmado en Brasil, me emociona que sea recuperada por los muchachos.

Me gustaría destacar con especial fuerza las interpretaciones de “Revelations” (más clásicos del “Piece Of Mind”) y esa joya contemporánea del grupo llamada “For The Greater Good Of God” por el despliegue de poder y electricidad llevado a cabo por nuestros protagonistas, con especial protagonista de ese superdotado de los micrófonos llamado Bruce Dickinson.

Un “The Wickerman” siempre poderoso para cerrar el primer CD y continuamos nuestro camino con la ya comentada “SOTC” y un nuevo aliciente para escuchar este material como es la recuperación para los directos de “Flight Of Icarus”, canción en la que Dickinson ha entrelazado sus aportaciones vocales con el uso de un lanzallamas durante toda la gira (¡se le ve mañoso con el artilugio!).

...y a partir de aquí es como si Maiden pusiera el piloto automático y se viene una sucesión de clásicos presentes en todos los shows del grupo (y, por ende, en este tipo de lanzamientos) que están la mar de bien, pero que seguramente escuche mucho menos que las previamente comentadas. De todas formas, siempre es genial escuchar “Fear Of The Dark”, “The Number Of The Beast”, “Iron Maiden”, “The Evil That Men Do”, “Hallowed Be Thy Name” (esta me alegró que volviera tras el veto que recibió por las acusaciones de plagio de su ex-mánager al notar similitudes con "Life's Shadow" de Brian McQuinn) y el genial broche de oro que suele poner “Run To The Hills”.

Si para muchos seguidores el álbum en vivo que salió para promocionar el más reciente “Book Of Souls” era innecesario, y eso que incluía un buen puñado de canciones de dicha obra, supongo que este será aún más prescindible. En todo caso, nunca está de más recibir noticias de “la doncella” para saber que siguen en plena forma y con energía de sobra para seguir dándonos alegrías por un tiempo.

Cuatro cuernos (no puedo ponerles más, pero tampoco menos tratándose de estos genios) y mi gratitud eterna por su legado.

Siempre grandes los eternos Maiden.

Bruce Dickinson: Voz
Steve Harris: Bajo
Dave Murray: Guitarra
Janick Gers: Guitarra
Adrian Smith: Guitarra
Nicko McBrain: Batería

Sello
Parlophone Records