Internal Decay - A Forgotten Dream

Enviado por stalker213 el Lun, 21/02/2011 - 23:52
2003

1. To Each His Own Pain (6:18)
2. Repossessed Throne (4:14)
3. The Anguish of Twilight (5:33)
4. My Hatred (4:13)
5. A Forgotten Dream (Intro) (0:50)
6. A Forgotten Dream (6:53)
7. Ex Oblivione (7:23)
8. Tears of Blood (6:33)
9. ...And Darkness Shall Fall (3:51)
10. Embedded (2:08)

¿Cuántas bandas de mierda sin absolutamente nada que decir no salieron a rebufo de la revolución pacífica activada por DARK TRANQUILLITY e IN FLAMES? Cientos y cientos, por desgracia. Pero tranquilos, porque hoy no vamos a hablar de ellas. No obstante, sí vamos a hacerlo acerca de otra, que situándose en unas coordenadas relativamente similares a las anteriormente citadas, nos ofreció -aunque solo fuera por corto espacio de tiempo- una poco desdeñable propuesta, por lo demás, coetánea de las primeras formaciones a las cuales hacía referencia. Así que de refrito, nada. Peor, puede que sí, pero este disco es de 1993 y eso no habla más que a su favor.

Sinceramente, el nombre de INTERNAL DECAY difícilmente sale a flote cuando quien quiera que sea rememora la explosión de aquél sonido Göteborg floreciente en Suecia alrededor de 1993 (aunque ellos eran de la capital) y se pone a enumerar todas las brillantes agrupaciones que de aquella generación le vienen a la mente. Las dos anteriormente nombradas ¿cómo no? la segunda e infinitamente más vulgar versión de AT THE GATES (reconociendo su altísima calidad, claro está), los prodigiosos DISSECTION, sus discípulos aventajados NECROPHOBIC, SACRAMENTUM o UNANIMATED, e incluso otras más irrelevantes como MISCREANT o EXCRETION surgen de modo espontáneo como quien no quiere la cosa; pero ¿qué hay de aquellos tíos llamados INTERNAL DECAY? ¿Alguien se acuerda de ellos? ¿No?

Pues mira tú que sí, aunque sólo cuatro gatos, como de costumbre. Y es que sí, vaya, no quitaré la razón a quien trate de argumentar mínimamente como esta banda fue olvidada por motivos más que justificados. Sin embargo, indagar en una banda y una obra que reflejan fidedignamente un espacio y un tiempo, para mí jamás es una pérdida de tiempo, y es por eso que hoy os los traigo aquí. Fresquísimos y burbujeantes; INTERNAL DECAY.

Ya 1991 vio como los chicos, apresuradamente y sin demasiado estilo, intentaron auparse sin éxito a la brutalmente sobrepoblada vagoneta Old School, y es que después de todo, incluso en aquella época también existieron bandas mediocres en Suecia. Sin embargo, en la migración hacía el sonido melódico que de igual modo llevaron a cabo otras tantas, INTERNAL DECAY sí parecieron dar algo más en el clavo al facturar este interesante trabajo proféticamente titulado ‘A Forgotten Dream’ (Eurorecords, 1993).

Que nadie se emocione más de la cuenta por eso. Sí, ‘A Forgotten Dream’ tiene indiscutiblemente sus buenos momentos, que no son precisamente pocos, ahora bien, que nadie se devanee los sesos intentando buscar las serpentinas de riffs imposibles de Sundin o Strömblad, porque para tanto ya no da aquí el asunto. No obstante, hay algo que vale la pena destacar, y es que a diferencia de los grandes nombres de la escena (con la obvia excepción de Nödtveidt y sus fervientes seguidores) la música de los INTERNAL DECAY, sin omitir que tiende a la atmósfera y la melodía amable sin el menor reparo, sin duda ofrece un acercamiento al estilo algo más incisivo y agresivo cuando de verdad se ponen las pilas y no se fagocitan a sí mismos intentando algunas imposibles piruetas. En ese sentido, ‘My Hatred’ (aunque no suena ni la mitad de fiera que su versión de la demo) tira millas sin problemas cuando de veras va por faena (01:40), eso sí, el estribillo es muy, muy tranquilito, pero vaya, tampoco soy yo alguien que tenga prejuicios contra los contrastes bien trabajados, y éstos lo están.

‘Ex Oblivione’ tiene también sus momentos intensos y tal, aunque de nuevo las melodías inundan por completo al estribillo (esta vez, algo mejor) y sobre todo a su etérea parte central. ‘The Anguish of Twilight’ o ‘Tears of Blood’, en cambio, van ya más directamente al temita, sudando y trabajando el clima y la atmósfera ya desde el principio del corte, aunque tampoco tengo problemas con ello, eso sí ‘... And Darkness Shall Fall’ es un puto coñazo. De calidad no es que fueran sobradísimos los mendas, pero vaya, tampoco es que fueran mancos.

Apunto ya para terminar, como el tema más melódico del álbum se sitúa justo en la última pista del mismo, y es ahora cuando llega la gran sorpresa: ya que siendo yo un devoto y orgulloso defenestrador de este tipo de composiciones, me rindo y doy mi aplauso a la emotiva y cálida ‘Embedded’. Ni qué decir tiene, como sería incapaz de tragarme un disco entero del palo, pero oye tú, después de todo me parece un tema excelentemente escrito (con sus pianitos y sus vocecillas celestiales) y ¿por qué no? la mejor manera de concluir un disco como éste del que os he estado hablando. La portada, por cierto, guapísima. No entiendo del todo su relación con el título, pero me gusta…

En definitiva, un buen disco de Death Metal melódico (la voz habrá también quien quiera verla así como un poco Black), al punto que una curiosa y entretenida alternativa a las bandas que ya todos conocemos y que tantísimas veces hemos machacado, cuando igual tampoco era tan, tan exageradamente necesario.

Valoración: 7.3

Kim Blomkvist: Voz
Micke Jakobsson: Guitarra
Kenneth Nyholm: Bajo
Thomas Sjöblom: Percusiones
Karim Elomary: Teclados

Sello
Eurorecords