Impaled Nazarene - Tol Cormpt Norz Norz Norz...

Enviado por Mendoza M. el Mar, 06/11/2018 - 23:36
1526

1. Apolokia
2. I Al Purg Vompo/My Blessing (The Beginning of the End)
3. Apolokia II: Aikolopa 666
4. In the Name of Satan
5. Impure Orgies
6. Goat Perversion
7. The Forest (The Darkness)
8. Mortification/Blood Red Razor Blade
9. The God (Symmetry of Penis)
10. Condemned to Hell
11. The Dog (Art of Vagina)
12. The Crucified
13. Apolokia III: Agony
14. Body-Mind-Soul
15. Hoath: Darbs Lucifero
16. Apolokia Finale XXVII A.S.
17. Damnation (Raping the Angels)

He aquí el espeluznante debut de los famosos Impaled Nazarene. El ceremonial Lucifer que nos observa friamente mientras se merienda uno de sus siervos resguarda la inscripción de "Tol Cormpt Norz Norz Norz...", oración escrita en enoquiano: un idioma que se le acredita al ocultista John Dee y su partner, Edward Kelley, quienes afirmaban en pleno siglo XVI que esta era la lengua universal que se hablaba en la tierra antes de la Torre de Babel. A todas estas, el susodicho titulo vendría significando algo así como "Todos serán numerados seis seis seis...". El tracklist del álbum está compuesto por diecisiete canciones de las cuales ocho son intros, interludios e instrumentales independientes y metidas a cuchillo que pretenden hacer algo que pocas veces presenciamos en un disco de Metal Extremo: seccionar las canciones y permitir que semejante barbarie sonora no se nos atragante como una bola de alambre de púas en pleno pescuezo.

Por su parte, la música que yace en "Tol Cormpt Norz Norz Norz..." impone de entrada las condiciones del por qué Impaled Nazarene pudo consagrarse de entrada como un espécimen distinto a sus colegas nórdicos. La forma en la que los finlandeses mezclaron el Black Metal, el Death primigenio y residuos de Grind es simplemente admirable. Esta mezcolanza adquiere mucho más valor si tomamos en cuenta que nos ubicamos en 1993, año donde era cómodo entregarse a la fácil y seguir la corriente; seguir al ritmo que marcaban Darkthrone y "Under a Funeral Moon", "Pure Holocaust" de Immortal, "Those of the Unlight" de Marduk o el "Det Som Engang Var" de Burzum. Y si buscamos más lanzamientos notables que tuvieron lugar en dicho año nos toparemos con otras referencias obligadas pero más hibridas, como el "The Somberlain" de Dissection, "Thy Mighty Contract" de Rotting Christ y los "Drawing Down The Moon" y "Never Again" de sus compatriotas Beherit y Belial respectivamente. En otros continentes los desalmados de Sign, Mystifer, Sabbat, Order From Chaos y Blasphemy también hacían de las suyas, y pare usted de contar.

Este era el célebre contexto en el que surgió la banda liderada para entonces por ambos hermanos Luttinen. Tras dos demos y un EP, "Tol Cormpt Norz Norz Norz...", que fue grabado en el '92, rompió el celofán y muestra una banda descarnada y despojada por completo de toda mansedumbre. Los debutantes exhibieron un ingenio y una sapiencia para tener cuenta, sobre todo por su sádica capacidad para trenzar ritmos huracanados y embravecidos que utiliza el implacable Mika Luttinen para interpretar sus lineas vocales con total osadía y desparpajo. Mención aparte merece el utilitario Kimmo Luttinen, quien simplemente despedaza la batería hasta conseguir un elaborado tapiz ensangrentado a base de blast beats que quitan el hipo.

Este es un trabajo de una bestialidad insolente y con una dosis perenne de mala vibra. La producción, sin ser la octava maravilla del mundo, se las arregla para conseguir un equilibrio decente entre la musicalidad y la caña burra. Los temas son cortos e intensos, con pocas sutilezas a la vista exceptuando los interludios instrumentales que irán escupiendo de forma alternada a lo largo de los casi treinta minutos que comprenden al álbum. "I Al Purg Vonpo/My Blessing", "Condemned to Hell", "Body-Mind-Soul" o la inconcebible "Hoath: Darbs Lucifero" son ejercicios idílicos de cómo desollar mediante ritmos demoniacos y con pequeñas fibras de melodía esparcidas estrategicamente.

El trabajo de Kimmo Luttinen y Jarno Anttila en las guitarras es como mínimo elogiable. Ambos estructuraron una serie de riffs que atruenan como sables oxidados, soberanamente básicos y sencillos... Pero tocados con un sentimiento y una pasión que descuartiza el minutaje con la omnipresente compañía de unos ensordecedores ultra blast beats de manual.

Blasfemia y execración absoluta es lo que tiene para ofrecer la ópera prima de los oriundos de Finlandia. Poco importa si es en enoquiano o ingles, pues el mensaje es fácil de adivinar porque este no se oculta en ningún momento. Si Impaled Nazarene tiene algo que decirte, te lo escupe en la cara sin mayores preliminares, y esa ha sido la tónica que han mantenido por casi treinta años.

Impaled Nazarene siempre ha sido una banda que ha gozado de cierta notoriedad en el circuito. Satanistas irredentos en sus inicios hasta que en el enorme "Suomi Finland Perkele" se les empezó a sentir ese tufo nacionalista que se ratificó muchos años después con la publicación de "Pro Patria Finlandia" y "Manifest", siendo este el punto de partida para que se les empezase a catalogar -injustificadamente según sus integrantes- de derechistas, fascistas y demás bellezas. Lo cierto es que la calidad que ostenta y practica Impaled Nazarene escapa de todo atisbo de duda, y el amorfo "Tol Cormpt Norz Norz Norz..." es una grotesca pero clara muestra de ello.

Los finlandeses mejorarían la fórmula de manera admirable a los pocos meses con la publicación del gran "Ugra-Karma", eclipsando un poco el encanto salvaje, elemental y primitivo de este incorregible álbum. Un modelo de lo que es hacer música con ganas y con un apetito voraz por masacrar sistemáticamente todo a su paso. Nada menos que tres cuernos afiladísimos que se lleva "Tol Cormpt Norz Norz Norz...".

Mikaakim (Mika Luttinen): Voz
Kimmoomik (Kimmo Luttinen): Guitarra líder, batería
Jarno Anttila: Guitarra
Taneli Jarva: Bajo

Sello
Osmose Productions