Horrified - In The Garden Of The Unearthly Delights

Enviado por MetalPriest el Sáb, 15/08/2015 - 00:50
3663

1. The Awakening
2. Elisaph
3. Early Dawn Enraged
4. Crawling Silence
5. Down at the Valley of the Great Encounter
6. Dying Forest
7. Baptized in Venereal Blood
8. Poetry of War
9. Unbridled God
10. Dancing Next to Dying Souls

Como si hubieran brotado de agujeros en el suelo, en las milenarias rocas de la antiquísima Grecia, tenemos una pequeña a la par que interesante escena de death metal, donde al menos yo destaco a Horrified y a los archi-conocidos Septic Flesh. Bandas en un comienzo gemelas, como Rómulo y Remo.

Podría decirse que (al igual que los fundadores de Roma), ellos también establecieron una escena, crearon un sonido particular. Y aunque esta sea decisivamente menos rica o prolífica que la de Suecia o la de Florida... hay que reconocer que no deja de ser de gran interés.

Como decía, Septic Flesh y Horrified son dos bandas atenienses fundadas a la par en 1990, y que en su más tierno inicio demostraron auténtica admiración por los grandes gurús del death metal, los que surgieron en los ochenta, entiéndase. Pero eso sí: ellos querían llegar un poco más lejos, así que le dieron a este pútrido género un enfoque más elegante, épico (y si me apuran atmosférico). Un poco como la escuela de Gothemburgo pero con un plus de solemnidad. Y ya que hablábamos de Rómulo y Remo, hay que recordar que uno mató al otro. Por supuesto con estos músicos no pasó algo así, no obstante, ante la impopularidad y falta de éxito (inherente a ser un grupo de metal Griego), Septic Flesh decidieron evolucionar cambiando el contenido de su música, tal vez a rumbos más experimentales... no sabría deciros. Pero queda claro que renunciaron bastante a la esencia mágica de sus inicios, tal vez por aburrimiento, o por la búsqueda del éxito. A saber... pero Horrified no, Horrified se hundieron gloriosamente con el barco, sujetando con orgullo el estandarte que junto con los de Spiros Antoniou zurcieron años ha. Y aunque Horrified fundaran la banda en 1990, y previamente hubieran sacado una demo y dos EP's... me gustaría centrarme en este sensacional In The Garden Of The Unearthly Delights (1993). Uno de esos álbumes a los que se los coge cariño por su obvia personalidad, por sus arreglos, por lo profundo de la voz de Gore o bien por la implacable labor arquitectónica de los hachas Stavros y Timos junto con la batería de Stelios.

Si lo que deseas es viajar por tierras recónditas; por desfiladeros sombríos, tenebrosos y llenos de historias y leyendas... Esta es la tuya. No lo dudes, Horrified y su LP primordial son LA elección. Una excelente alternativa a las más grandes hazañas del death europeo de finales de los ochenta-inicios de los noventa.

Ponte en situación, y si te ayuda, contempla la solitaria portada de este In The Garden Of The Unearthly Delights, que no deja de ser muy instructiva respecto al contenido del artefacto, sobre todo con The Awakening de fondo. Y así, como quién no quiere la cosa, te topas con la misteriosa Elisaph, que parece albergar peligros a la vuelta de la esquina de todos sus quiebres, hasta que al fin alza el vuelo más allá de las montañas y las nubes... y nos sentimos intocables. Early Dawn Enraged continúa volando, aunque más a ras de suelo, rasgando nuestras vestiduras con las tétricas ramas de los árboles secos. Musicalmente trata de sonar más contundente; más deather cañera y menos atmosférica si lo prefieren.

El interludio Crawling Silence nos sumerje en las tinieblas de un modo categóricamente convincente; dejándonos totalmente a merced de la inmensa Down at the Valley of the Great Encounter. Sobran las palabras... solo hace falta escucharla y dejarse llevar. Una pasada rotunda en cada uno de sus numerosos pasajes. Luego, Dying Forest continúa, aportando el mismo halo enigmático de Horrified; con sus teclados, flautas, coros femeninos y melodías con let-ring.

Baptized in Venereal Blood inicia el tercer capítulo del viaje; el capítulo final... a modo de intro exótica tirando a sarracena, allanando el camino para la belicosa Poetry Of War. Los riffs... ¡fijaos en los putos riffs! Sobre todo el principal. ¡Es tremenda! Más adictiva que la maldita nicotina y que cualquier opiáceo que se os ocurra. Tal vez el mejor momento del Garden Of The Unearthly Delights. Así pues, Unbridled God la sigue bien de cerca, con una postura acechante y bien prudente; manteniéndose en el "medio-tiempo" como sus predecesoras... añadiendo drama y un toque de aventura con cada una de sus melodías, creciéndose con el paso de cada minuto, hasta su final. Como epílogo, ahí tenemos la folclórica-medieval Dancing Next to Dying Souls, cerrando con su dosis final de magia (¡como si no hubiera magia suficiente en los nueve tracks previos, vamos!). Una de esas entrañables despedidas que te dejan el dulce recordatorio de que más pronto que tarde, debes volver a visitar a los viejos y apartados Horrified y su más vetusta larga-duración.

Definitivamente hay death metal más allá de Suecia, Holanda, Florida, Canadá o Finlandia, porque si nos dirigimos hacia el sur-este, atravesando ríos y cordilleras... encontraremos la nación milenaria de Grecia, una de las más importantes cunas de la civilización europea, ahora ensombrecida por el terror de la catástrofe económica. Y allí (bien en el presente o el pasado) tenemos unas propuestas más que interesantes... incluso imprescindibles añadiría yo, si te consideras un enfermo del death metal.

Total: que lo valioso en este rincón es reconocer la música de los atenienses, esa música que al menos yo, estoy dispuesto de calificar con un sobresaliente: 9.25 para ellos y su jardín de las delicias sobrenaturales. Un viaje sin moverse del sofá, ideal para los que nos hemos quedado este agosto anclados en el hogar.

Gore: voz.
Stavros Mitropoulos: guitarra, flauta y teclados.
Timos: guitarra.
Stelios: batería.
Thamos Mitropoulos: bajo.

Artista invitada:

Mina Morfi: voz femenina.

Sello
Black Power Records