Helstar - Nosferatu

Enviado por Hawkmoon el Dom, 20/02/2011 - 23:00
1135

1. Rhapsody in Black (Intro)
2. Baptized In Blood
3. To Sleep, Per Chance to Scream
4. Harker's Tale (Mass of Death)
5. Perseverance & Desperation
6. The Curse Has Passed Away
7. Benediction
8. Harsh Reality
9. Swirling Madness
10. Von Am Lebem Strum
11. Aieliaria and Everonn

Helstar, la banda oriunda de Texas, tenía en 1989, trás de sí, una buena colección de trabajos (como los intensos "Burning Star", "Remnants of War" o "A Distant Thunder"), que a medias, entre los mundos del Power y del Heavy más clásico, entregaron un material digno de elogio.

La poderosa intensidad de las guitarras de Larry Barragan y Rob Trevino, unidas al magnetismo de las cuerdas vocales de James Rivera (un portento de alto nivelón, que se puede poner a la par con nombres sagrados en el género como Rob Halford, Geoff Tate o Midnight) hicieron del sonido de Helstar uno de los más afilados, técnicos y cañeretes de la escena.

La formación americana nunca ha recibido lo que mereció, pero un status de culto siempre ha rodeado a la banda. "Nosferatu" (el que para mí, sin duda, es su trabajo más redondo) certifica lo enorme que fue la banda en 1989. Puro Metal, mucha intensidad, soberbios movimientos de guitarra y una entrega genial. Helstar son unos dioses totales, que pese a no ser muy conocidos, si que supieron, y siempre, entregar material devastador. Ven y disfruta de las movidas del conde Orlock, versión Helstar.

Una portada cojonuda, de lo más icónica y "Heavylona", con el mítico vampiro calvo, nos deja anonadados y temblorosos. La verdad, como espaldera, o póster, la cosa queda de lujo. Una imagen vale más que mil palabras, y desde luego, la poderosa portada del trabajo ya avecina la tormenta de terror, y eléctrica, que Helstar nos van a echar encima. La piedad es para los débiles. Helstar están en plan vampiros, y nos van a chupar la sangre (nada más, espero) a base de buena carne metalera.

"Rhapsody in Black", instrumental con cuerdas "españolillas" y bien breve, nos deja frente a "Baptized in Blood", una pieza con unas cortantes guitarras, unas baterías portentosas y mucho cuerpo, técnica y pegada, velocidad, mucho cambio de ritmo y un espíritu muy Thrasher, encargado de rodear a la banda. James Rivera alcanza notas altísimas, y las combina sabiamente con mucho deje Heavy.

"To Sleep, Per Chance to Scream" y "Harker's Tale (Mass of Death)" no van a toda mecha, ni quemando rueda, pero entre los solos y el material incontestable y férreo de las guitarras, nos comemos un par de temas más para la colección de infaltables del combo.

"Perseverance & Desperation" (instrumental con cierto toque a los Cacophony, y con un trabajo de bajo excepcional), "Benediction" (con un Rivera ilimitado y con una ira y un saber hacer descomunal, demostrando que es uno de los mejores voceras del reino), "Harsh Reality" (con mucho latir a los primeros Overkill o a los primeros Anthrax), "Swirling Madness" (y ésta, con un saborcillo, de lo más agradable, a Metallica, y sobretodo en las guitarras) dejan bastante claro que Helstar se ayudan de muchos senderos diferentes (Heavy, Speed, Power, Thrash, Progresivo...) para hacer de su mensaje metalero algo inolvidable. El espíritu de la Bay Area convive, y de forma muy natural y armoniosa, con el Metal de la N.W.O.B.H.M. De todo cogen nuestros héroes. A nada se le debe hacer ascos. El buen músico no teme navegar por ningún mar. Helstar no temen a nada, solamente se entregan a una carrera mortal por entregar lo mejor posible, y doy fé de que la misión se consigue, y sin problemas. Material de puta madre. No hay más. Metal del bueno.

"Von Am Lebem Strum" (piano y teclado, al unísono, creando una típica y molona B.S.O para un film de la Hammer setentera) y "Aieliaria and Everonn" (uno de los mejores temas de todo el disco de 1989, muy hímnico y oscurete) cierran la parada de los monstruos con una sensación cojonuda de haberse tragado, y enterito, un disco que pese a no gozar de un estatus de clásico a ojos de muchos, lo es en toda regla.

Imprescindible trabajo de una bandaza increible, técnica, con mogollón de carisma, y ante todo, una calidad indiscutible. Hará las delicias de cualquier aficionado a Metallica, a Savatage, a King Diamond, a Crimson Glory o a Running Wild.

4 cuernos (enormes) para el "Nosferatu" de los, incomprensiblemente, ignorados Helstar.

James Rivera: Voz
Larry Barragan: Guitarra
Rob Trevino: Guitarra
Jerry Abarca: Bajo
Mikey Lewis: Batería

Sello
Metal Blade Records

Repasando las reseñas de esta cojonuda banda para publicar la de A Distant Thunder, comprobé que, en esta de Hawkmoon la formación está mal. Hasta donde yo sé, por lo que pone en mi CD, aquí las guitarras las grabó André Corbin y las baterías Fran Ferreira, igual que en el álbum anterior. Gran álbum, igualmente. Recomendabilísimo, igual que todo su material ochentero.