Heir Apparent - One Small Voice

Enviado por TenzaZangetsu el Vie, 17/01/2014 - 23:01
3200

1. Just Imagine - 4:32
2. Crossing The Border - 3:10
3. Screaming - 3:51
4. Alone Again - 3:49
5. Cacophony Of Anger – 4:11
6. The Sound Of Silence (Simon & Garfunkel cover) - 4:06
7. We, the People - 3:38
8. Young Forever - 2:45
9. One Small Voice - 6:22
10. Decorated – 4:50
11. The Fifth Season – 5:39

Han habido momentos en mi vida donde he pensado que ese tortuoso elemento que llamamos destino en verdad existe. ¿Por qué lo digo? Buena pregunta. Porque muchas veces siento que las cosas suceden por algo y deben ser así para que el mundo tenga una suerte de justicia. Al menos, ese era mi tren de pensamiento hace unos años. Hoy en día no creo en eso. Y menos mientras escribo estas palabras escuchando Crossing The Border de los infravalorados Heir Apparent. Comprobado: no existe el destino ni mucho menos la justica. Sobre todo en el mundo de la música.

¿Por qué? ¿Por qué demonios no puede existir un sentido de retribución para bandas de este calibre? Los norteamericanos (de Seattle, de todos los lugares) lograron con este segundo trabajo, One Small Voice, uno de los mejores trabajos de Metal Progresivo que he podido conocer y siendo también notablemente talentoso. Imaginen el misticismo de Fates Warning, las vocales de Queensryche, los teclados de los Rush ochenteros, la accesibilidad de Crimson Glory y, como cereza del pastel, la técnica de los Dream Theater del When Dream And Day Unite. Un amasijo de voluntades sónicas que resultó en una hermosa escultura musical, estructurada por diversos matices que me dejan en un total estado de asombro. Unos maestros que solo duraron dos álbumes y es una injusticia del tamaño del Wembley. Que genios como estos cinco hombres tengan cero reconocimientos y “artistas” que son solo meros inventos de la media llenen pabellones y arenas. Bueno, si el mundo no le dará a Heir Apparent el reconocimiento que tan merecido lo tienen, yo lo hare gustoso. Dejar semejante demostración de poderío metalero por fuera del Portal sería una blasfemia de proporciones babilónicas. Y yo no soy un blasfemo del credo metalero. No, señor. Vamos a darle a este álbum que ahora estoy molesto. Eso es bueno. Escribo mejor así.

Con una voz robótica, iniciamos nuestra historia con el tema Just Imagine. El vocalista, Steve Benito, poseedor de un rango envidiable, no tarda en llegar y cantar alcanzando unas notas altísimas. La canción es un medio tiempo algo oscuro y con mucha influencia del Grace Under Pressure de Rush. Por ahora, los instrumentistas están algo reservados y no buscan el lucimiento personal, siendo Benito el actor principal con una performance remarcable. Heir Apparent pueden ser progresivos pero no encontraras temas extensos o súper complejos, más bien ellos se enfocan en la musicalidad y no en la técnica, a pesar de que la tienen de sobra. Gran final con ese agudo final de Steve Benito y después unos teclados atmosféricos de Mike Jackson, una de las estrellas del álbum.

La banda ya tiene sed de sangre y sueltan un mini obra maestra en la forma de Crossing The Border, el campo sagrado donde la complejidad del Metal Progresivo se entrelaza con la intensidad del Speed Metal. Escuchen esa introducción de teclados, donde Priest tomaría la guitarra inicial de Leather Rebel del Painkiller. Y este salió en 1989, mientras que la obra maestra de los ingleses fue en 1990. Qué curioso, ¿No? Es un temazo muy rápido, donde las guitarras de Gorle se muestran afiladas y Jackson no suelta el teclado en toda la canción. Con solo esas partes de sintetizador ochentero tan habilidosas y musicales, sin sacrificar la melodía, la banda me había enganchado. Ya quería más de su trabajo y esta es una gran puerta de entrada para estos oriundos de Seattle. Clásico underground.

Ahora con aura épica muy Queensryche, iniciamos la magnífica Screaming. La batería gana predominancia y Benito se muestra íntimo en el micrófono, mientras que los teclados ayudan a la atmosfera, para luego un desenlace apoteósico en el estribillo. Es una canción muy sólida y no es tan dura como la anterior pero tampoco va por esos derroteros. Su labor es una melódica y cumple su cometido a las mil maravillas. Haciendo alusión al título del corte, Steve Benito alcanza muchos agudos en el mismo, pero sin desmeritar su calidad vocal. Gran solo el de Gorle. Vaya, estos parecen que nos quieren matar, ¿Eh? Y van solo apenas dos temas.

Alone Again tiene todos los ingredientes de un single, con esa melodía romántica tan Crimson Glory y Benito haciendo su mejor esfuerzo para ser Midnight. Al igual que Screaming, va más por el gancho y por ser pegajosa. Gran canción si buscas ganar puntos con alguna mujer o simplemente deseas meterla en esto del Metal. Terry Gorle hace una gran labor en la guitarra, tocando con mucho sentimiento y creo que es el que más brilla en esta canción. Un corte preciosista, que me recuerda un poco al Another Day de Dream Theater por su naturaleza onírica.

Cacophony Of Anger, con baterías inquietas y unos teclados majestuosos, además de unas acústicas, señalan un amago de balada, hasta que Gorle lanza un riff afilado y toma una forma agresiva la canción. Benito suena dramático en toda la canción, realizando efectos bizarros en el estribillo, recordándome en esta parte a Michael Kiske de Helloween. La batería es magnífica. A mediados de la canción, se relaja el ritmo y escuchamos un pequeño dueto de acústica y piano, con palabras del vocalista, para que esa risa que escuchemos nos retorne a un festín de solos Heavy que Maiden desearía haber escrito. Gran labor de Derek Peace en el bajo, que en ciertas partes gana protagonismo gracias a la fantástica producción. Vamos cinco de cinco.

Siendo un cover de Simon & Garfunkel, The Sound Of Silence se muestra como una balada tranquila y bonita, con Steve Benito usando tonalidades más tranquilas, sin ninguna necesidad de recurrir a agudos, puesto que sabe manejar su voz como el gran cantante que es. Es una típica balada de los años 80s, pero eso no tiene nada de malo, puesto que es un tema excelente. Se los recomiendo. Hasta ahora, el trabajo lleva cinco cuernos. Veamos si me hacen cambiar de opinión.

Con un riff agitado y una base rítmica inquietante, comenzamos la revolucionaria We, the People. Teclados a lo The Final Countdown nos reciben para cargar el peso épico y Benito, como siempre, en plan estelar. Sigue la estela melódica pero se erige contundente con su mensaje, además de esas voces de pandilla para el efecto de insurrección. Una pequeña maravilla distopica, como me gustan en nuestro feudo. Buenos solos de guitarra y teclados, condecorando toda la canción.

Retornamos a la carretera Speed Metal con Young Forever, con la banda realizando las delicias con este festín metalero. Judas Priest a lo progresivo, hombres. Estribillo majestuoso y los instrumentistas se lucen, todos por igual. Guitarras, bajo, batería, teclados… ¡TODOS! Es una excelente canción, para el disfrute de todo metalero que se aprecie. Tremendo agudo sostenido de Benito, mientras Gorle mantiene el riff. Dúo de cracks. Banda de cracks, más bien. Que injusticia lo de estos genios. Merecían muchísimo mal.

El tema título es una suerte de Power Ballad, con un Benito sonando como un maestro del micrófono, tocando el corazón levemente, como para hacerte saber que es capaz de llegar hasta ahí cuando lo desee. Un genio no necesita demostrar que lo es cada segundo…solo necesita el momento adecuado para hacerlo. Pocos vocalistas me han impresionado tanto a la primera escucha como él, siendo esta canción un claro ejemplo del potencial vocal de este hombre, quien tiene como escudero a cuatros fenomenales músicos con sus respectivos instrumentos. Es una hermosura de composición que demuestra que el Heavy Metal es más que un género de música: Es arte. Y pocos podrán igualarse a su nivel. Solo escuchen esta canción, eso es todo lo que puedo decirles.

Decorated sigue por donde se quedó la pieza que escuchamos previamente, pero sin ningún tipo de celos ya que se muestra cálida como el tema título pero más tensa, hasta que la banda comienza a apretar con la instrumentación. Gana algo de musculo pero se mantiene melódica, hasta que en la sección instrumental irrumpe un quiebre vertiginoso, de esos que hacen que tu corazón se acelere y tu sangre hierva con pasión. Gran pasaje, que ya vale su peso en oro con tal majestuosidad para unos muchachos en su segundo álbum. Un tema fenomenal pero sufre de ser el sucesor del tema título.

Acabamos esta tertulia con estos norteamericano con The Fifth Season. Empieza con una acústica interesante y Benito brillando en el micrófono, lo que es el status quo de la obra. Habla de que nadie podrá detener el final y es algo triste aceptar eso, cuando suelta ese increíble agudo, soltando los lobos salvajes de los instrumentistas en el tema más rápido y duro de la obra. Es un final apoteósico y lleno de adrenalina, como me gusta que sea. Si nos vamos de aquí, si es nuestro último baile como Heir Apparent, quememos todo el jodido recinto. Que no quede ni un sobreviviente. Lo siento, pero con esta maravilla de canción, solo puedo levantarme y aplaudirlos. Una joya del underground, donde los verdaderos metaleros nos congregamos para hablar y venerar esos trabajos que han entrado a la historia por su talento y habilidad, no por ser un mero invento comercial. Ese pequeño lugar donde hacemos justicia, esa justicia que el susodicho destino no quiso darle a estos genios. La Quinta Temporada finaliza, al igual que el porvenir de este pedazo de grupo. Para mí, ya son unas leyendas. Una leyenda que contare hasta el día que este muerto, donde deseo que me entierren con mi primera camisa metalera, la del Chaos In Motion World Tour 2007/08 gastada y arrugada. Como un metalero de raza.

Ya creo que todos saben mi opinión, ¿No es así? Bueno, igual se los digo. Cinco cuernos (Altos) para esta obra maestra. Escúchenlo si se tienen algún tipo de aprecio. Que joyas como esta no se escuchan todos los días.

PD: Quiero agradecer profundamente al colega Angel por haberme recomendado este esplendoroso álbum. Angel, espero que te haya gustado esta reseña y les haya hecho justicia. Así que le agradezco por su aporte y esta reseña es tan suya como mía. ¡Saludos!

• Terry Gorle – Guitarra
• Steve Benito – Vocales
• Mike Jackson - Teclados
• Ray Black – Batería
• Derek Peace - Bajo

Sello
Metal Blade Records