Havukruunu - Kelle Surut Soi

Enviado por Javier Chuki Wakcha el Dom, 28/05/2017 - 21:47
3932

1. Jo näkyvi pohjan portit - 07:14
2. Vainovalkeat - 05:34
3. Noidanhauta - 07:02
4. Vainajain valo - 04:49
5. Vaeltaja - 05:49
6. Myrskynkutsuja - 06:50
7. Verikuu - 06:18
8. Kelle surut soi - 07:58

Havukruunu. ¿Te suenan? Si la respuesta es positiva, entonces probablemente esboces una sonrisa al encontrar la que quizás sea la primera reseña en español de esta banda. Pero si no es el caso, si no tienes ni jodida idea de esta banda y diste a parar a este pequeño rincón de “El Portal del Metal” por accidente, solo te pido algo de paciencia. Sí, solo paciencia, que el interés lo irás experimentando por ti mismo conforme vayamos avanzando a lo largo del texto (y del disco, claro está). Por ello, sugiero que acompañes la lectura de esta humilde reseña con la reproducción del disco mencionado en el título. La búsqueda no ha de ser ardua, créeme. Solo basta con poner el título en el navegador para toparnos con el álbum completo colgado en el canal de “Black Metal Promotion” Canal de consumo obligatorio para todo buen amante del black, dicho sea de paso.

Pero bueno, vamos a lo nuestro. “Kelle Surut Soi”, la segunda producción de esta banda finlandesa, nos recibe con una portada muy al estilo clásico de Burzum. Algo positivo para todos aquellos nostálgicos de la segunda ola de black metal. Desde el inicio, la banda nos advierte de sus influencias. Pienso al instante que probablemente busquen repetir el plato servido en su debut de hace dos años. Solo resta sumergirme en el disco para comprobarlo. Y abren el álbum con un portento titulado “Jo Näkyvi Pohjan Portit”. Una pieza que carga con mucho de lo dejado por Bathory a lo largo de su trayectoria musical: una atmósfera sumamente cuidada, guitarras acústicas y cantos vikingos que acompañan la jornada épica. Una jornada que pareciera ser una continuación de su debut, sin más. Algo positivo, en parte. Rescato, sobre todo, la inclusión melódica de los riffs en la atmósfera caótica creada por los finlandeses.

“Vainovalkeat” aterriza al instante continuando con el caos impuesto al inicio de disco pero con una mayor carga dinámica. Algo bastante positivo, la verdad. La influencia de Bathory se vuelve a hacer notable sobre todo en esa aplastante combinación del bajo, la batería y la guitarra. Una combinación que me generó aquella enferma adicción con el black metal noruego que hasta ahora no supero. Otro punto positivo para Havukruunu. La tercera en lista, “Noidanhauta”, vuelve a hacer lo suyo pero, esta vez, vamos descendiendo en temperatura. Una atmósfera gélida que me recuerda mucho a lo trabajado por Immortal. A mi gusto, una de las piezas mejor elaboradas de todo el disco. Una explosión de riffs adictivos junto con cambios de velocidad dinámicos que empiezan a superar a todo lo dejado en su anterior trabajo. ¡Bastante atención a los dos últimos minutos de la canción!

A mitad del disco, “Vainajain Valot”, destaca por una tempestad de riffs masivos, un sonido mucho más pesado y desgarros vocales un tanto más distorsionados. Lamentablemente, estos puntos fuertes del tema terminan por opacar mucho de la atmósfera que se vino creando hasta el momento. Algo que es retomado dramáticamente en la siguiente canción: “Vaeltaja”, donde la fuerza vocal no resta atmósfera. Restando así algo de consistencia a la producción. Aunque esto no quite la gran fuerza contenida en “Vaeltaja” e interpretada de manera casi perfecta. Pido prestar atención, sobre todo, a los riffs incrustados a la pieza. Pareciera que contamos no solo con Immortal, sino también con mucho de I.

Ya entrando a la segunda mitad de disco, “Myrskynkutsuja” y “Verikuu” adhieren una cuota de frenesí y atmósfera admirable. ¿Admirador de Bathory? ¿Seguidor de Immortal? Esto ha de enamorarte. Dos piezas que llegan a rescatar y mezclar lo mejor de ambos grupos. Y el producto resultante es, por lo menos, sumamente agradable. No hay pierde en esta segunda mitad del disco, al parecer. Una repetida mención especial a los riffs melódicos que como sea buscan introducirse en las canciones para convertirlas en piezas musicales de museo.

Y, por último, “Kelle Surut Soi” busca resumir y condensar todo lo mostrado a lo largo del disco: atmósfera muy bien trabajada, guitarras acústicas, cantos clásicos del folk, una abrumadora combinación del bajo y la batería, y, sobre todo, la incrustación finamente cuidada de riffs melódicos. Pocas veces termino sonriendo al acabar de reseñar un disco de black metal como ahora.

En síntesis, la mezcla de muchos elementos clásicos de la primera y segunda ola de black metal dan un buen resultado en este caso. Y, a pesar de que muchos critiquen lo “genérico” del disco, solo puedo afirmar que, tras todos estos años escuchando black metal, cuento con los dedos de la mano muy pocas bandas que no suenen como la copia de la copia de alguna banda clásica como Immortal o Bathory. Realmente muy pocas llegan a producir un homenaje tan serio como Havukruunu con este disco sin rayar en el plagio maquillado. Solo basta con prestarle atención a este disco para comprobarlo. No todos los días contamos con tributos al black metal tan magistrales como éstos.

Stefan: Guitarra
Noitavalo: Batería, Percusión

Sello
Naturmacht Productions