Hate Forest - Purity

Enviado por IchiTheKiller el Sáb, 25/07/2020 - 04:56
4589

1. Domination
2. Elder Race
3. The Gates
4. Megaliths
5. The Immortal Ones
6. Desert Of Ice
7. Cromlech

Disco Completo: Bandcamp - Youtube

El prolífico músico ucraniano Roman Saenko y sus Drudkh son una historia más que conocida, todo lo contrario de Hate Forest –su agrupación más antigua- que parece que con los años se ha mantenido reservada solo para los valientes que osan adentrarse en las aguas más profundas del Black Metal.

La misteriosa figura de Saenko siempre se ha mantenido en la sombra, casi envuelto en un halo críptico donde muchos intentan descifrar si existe algo controversial asociado a su persona. Lo cierto es que salvo haber estado un tiempo con Supernal Music, sello ya extinto que mezclaba bandas nacionalsocialistas con otras ajenas del movimiento como The Meads of Asphodel o Fleurety, el ucraniano siempre se ha mantenido alejado de esos tópicos.

Hate Forest se mantuvo en sus días en activo como una ventana directa a los sentimientos más oscuros de Saenko. Desde la misantropía y el odio de un ciclópeo y disonante The Most Ancient Ones de 2001; el homenaje e intenso luto a sus ancestros eslavos en Battlefields de 2003; terminando en la deshumanización total con su último disco, Sorrow de 2005. Siendo Purity, su segundo disco, ese punto medio que resume todas las facetas de la agrupación. Continuando justo donde termina ese viaje otoñal arcaico y apacible de Drudkh, comienza Hate Forest, dejándonos varados en medio de un árido y desolado paisaje que se derrumba a nuestros ojos.

El sonido virulento y primitivo que nace de los acordes nos deja ver el lado más agresivo y visceral de los eslavos. Ritmos hipnóticos y minimalistas expandidos hasta su punto de quiebre que junto al dúo vocal de Thurios/Saenko forman una aleación aterradora. Con un registro más grave, cercano al Death Metal, los gruñidos de yeti del señor Saenko contienen en su interior los alaridos desgarradores de Thurios que intentan escabullirse en un intento desesperado. Todos los elementos se compactan exitosamente en un bloque sólido, forjado con un incesante martilleo de la batería programada que pretende no más que deshumanizar todo lo posible el sonido de Hate Forest; misantropía y vacío total, no hay vida alguna en este desierto congelado.

La artillería que oprime y vapulea en temas como Domination o Megaliths cogerá por sorpresa a más de uno que se acerque desprevenido, no estando muy lejos del holocausto sonoro de unos clásicos como Immortal –principal influencia– con un extra de frialdad y monotonía que se distancia de los noruegos. Riffs monolíticos como el que se escabulle y retuerce en Elder Race no tienen desperdicio, construyendo el ambiente apocalíptico a una velocidad endemoniada.

Los temas más largos del disco, The Gates y The Immortal Ones , representan ese punto de perfecto equilibrio en la carrera de Saenko. Y es que entre la bestialidad ya descrita, al ucraniano no se le olvida lo bueno que es creando sus pasajes atmosféricos. Ambas composiciones comparten una fórmula similar, comenzando de forma fulminante y apaciguando la maquinaria cuando el cuerpo ya no puede más; más que un respiro, los temas caen en un profundo vacío melancólico, flotando sin rumbo fijo.

El desenlace del disco queda a cargo de Desert Of Ice, con un desarrollo melódico más marcado pero sin mostrar benevolencia alguna. Tema que se conecta con un último y breve riff desesperanzador en Cromlech poniendo punto y final a este compacto monolito.

Hate Forest probablemente es –entre sus múltiples proyectos– el reflejo más fidedigno de Roman Saenko, cimentando sus ideas atávicas a un nivel más allá; si Drudkh son las visiones arcaicas y lejanas que anhela el ucraniano, Purity es la lucha visceral y cruda de estas contra el modernismo y sus consecuencias. Cero presencia mediática, cero entrevistas, así se mantendrán siempre estos bastiones incansables, aunque a veces se le puede ver tocar en vivo cuando se juntan los astros.

Cuatro Cuernos Enteros

Roman Saenko: Vocales, Guitarras, Bajo

Roman Blagih “Thurios”: Vocales, Guitarras

Sello
Supernal Music / Osmose Prod