Guns n'Roses - Costa de Fuego 2012 (Benicassim)

Enviado por Alexrock el Lun, 23/07/2012 - 20:17
611

1. Intro (Splitting the Atom - Massive Attack)
2. Chinese Democracy
3. Welcome to the Jungle
4. It's So Easy
5. Mr. Brownstone
6. Sorry
7. Jam
8. Rocket Queen
9. Estranged
10. Better
11. Richard Fortus Guitar Solo (Blacklight Jesus of Transylvania)
12. Live and Let Die
13. This I Love
14. Used to Love Her
15. Shackler's Revenge
16. Motivation (Tommy Stinson)
17. Dizzy Reed Piano Solo (Baba O' Riley)
18. Street of Dreams
19. You Could Be Mine
20. DJ Ashba Guitar Solo (Ballad of Death)
21. Sweet Child O' Mine
22. Another Brick in the Wall Part 2
23. Axl Rose Piano Solo (Goodbye Yellow Brick Road/Someone 24. 24. Saved My Life Tonight)
25. November Rain
26. Glad to Be Here (Bumblefoot)
27. Don't Cry
28. Civil War
29. Whole Lotta Rosie
30. Knockin' on Heaven's Door
31. Nightrain
Bises:
32. Madagascar
33. Dead Flowers
34. Patience
35. Paradise City

Guns n´ Roses siempre han sido una de mis bandas favoritas, desde el mítico “Apetite for destruction” hasta el “Chinesse democracy” el cual, si bien no es lo más, si creo que es un buen disco de ROCK, así en mayúsculas.

Para ser sincero, esperaba el concierto de grandes músicos que sin conseguir amalgamar toda la rabia y mala ostia de la formación original arropasen a un Axl igual de jodidamente macarra que siempre. Y lo consiguieron… a medias.

Eran exactamente las 00:45, cinco minutos antes del horario previsto, cuando empezaron a sonar las primeras notas de la intro, dando paso a “Chinesse Democracy”. A Axl se le veía cómodo, controlando el escenario, con garra, como anunciando que se avecinaba una noche de rock enorme, para ello se dejó de ostias, se dejó de parafernalia y nos ofreció como una hora extraordinaria, comenzando con su ya mítica pregunta “You know where you are? y acabando con un fabuloso “Estranged” que me dejó flipado, carne de gallina, pelos de punta, una puta orquesta de rock, enormes músicos. Si, es cierto, el perfil, incluso postural, de Bumblefoot y Fortus es el mismo que el de Slash e Izzy (no podían dejar de aparecer), pero los actuales son músicos de excelente calidad que le dan un sonido consistente a la banda, siendo que la base tiene una pegada brutal, haciendo que el combo ofrezca un espectáculo musical acorde con la leyenda del nombre que llevan. Los músicos que acompañan a Axl son muy buenos. Punto.

Por su parte, hasta el Estranged”, e incluso si queréis, “Better”, el pelirrojo (aunque joder, no se quitó el puto sombrero en todo el show) estuvo inmenso, poco comunicativo (un simple “Hola” en toda la noche), pero inmenso, con la voz en plena forma y lo que es mas importante, llegando a crear un ambiente increíble, 12.000 personas entregadísimas a los designios del que podría haber sido un icono del panorama rockero mundial.

Sin embargo, a partir de la primera jam, a cargo de Fortus, no se, quizá se enfrió la gente, quizá se enfrió Axl. No se muy bien que pasó porque hasta “Street of dreams” una tras otra fueron cayendo balada tras balada, y solo una buena versión del “Used to love her” sonó realmente cautivadora, el resto era como un relleno, incluso el piano de Dizzy Reed se hacía… cansino.

Teníamos ganas de caña, y los mimbres estaban, los músicos también, y aunque es obvio que la magia de la formación original no volverá, no acababa de entender que coño estaba pasando. A mi lado, una tía, cuyo improperio no calificaré, pedía a Axl que se drogase para así dar caña; otro pavo espetaba frases como “Aprende de Fortu” o les denominaba “orquesta de pueblo”; cada una de esas frases me dolían, ya no tanto porque no entendía el porqué las soltaban, sino porque sabía que en el fondo, si no le daban un apretón mas a la tuerca de la caña, la cosa podía convertirse en tediosa; si, quien no le guste que se pire, son Guns n´Roses, o “Axl and friends”, pero yo he crecido con ellos y me jodía oír eso, entre otras cosas porque, efectivamente, necesitaban un empujón.

Y como si me leyese el pensamiento, la banda se saca de la manga “You could be mine”, y el recinto se vuelve a encender. Pero ahora le toca a DJ Ashba ser el protagonista, otra vez cortada de rollo de la mayoría, que si, joder que toca de puta madre, pero ya que estás arráncate con el “Sweet child O´mine” y tápale la boca a la tía esta que tengo al lado que solo dice gilipolleces; dicho y hecho, era previsible, maravillosamente previsible; y otra vez la gente entregada.

A estas alturas del concierto ya había división de opiniones a mi alrededor; unos que pensaban que era el concierto de su vida, los menos; otros que era una mierda (haberse ido) y la mayoría, los que creíamos que tanto altibajo deslucía el resultado final; en efecto, tras una buena interpretación de “Sweet chil o´mine”, media hora de piano de Axl que todos sabíamos que iba a desembocar en el “November rain”, que sonó extrañamente vacío, y que acabó por cortar otra vez la magia.

Si, después mereció la pena “Don´t cry”, una buenísima “Civil war”… mira que me gusta ese tema… y una cañera “Nightrain” que cerraba el set list principal.

Tras apenas un minutillo para respirar (eso de los bises ha perdido su encanto porque todo el mundo sabe que van a volver a salir –cualquier banda lo hace- y ya no reivindica el tan querido “otra”, “otra” que tanto molaba cuando éramos impúberes), un largo bis que acababa con “Paradise City” con un Axl cansado que ya no llegaba a los agudos como al principio del concierto, tracas, confetis, fuegos artificiales y saludos.

La sensación que se me quedó es agridulce, insisto, una primera hora, mas o menos, apoteósica (el “Estranged” fue realmente emocionante), una hora, la del medio, que ufff, que duro resulta decirlo… quizá sobraba, y una última parte del concierto bien, sin más, es como si la llama se fuese poco a poco apagando y solo al final, en ese último suspiro, parece retomar fuerza para acabar disipándose definitivamente.

A pesar de todo, ya he visto a Axl Rose, y eso es suficiente. Gracias por venir

Axl Rose: Voz
Richard Fortus: guitarra
Ron "Bumblefoot" Thal: guitarra
DJ Ashba: guitarra
Dizzy Reed: teclados
Tommy Stinson: bajo
Chris Pitman: teclados
Frank Ferrer: batería