Grim Reaper - Fear No Evil

Enviado por Hawkmoon el Dom, 29/01/2012 - 22:36
grimreaperfearnoevil.jpg
588

1. Fear No Evil
2. Never Coming Back
3. Lord of Darkness (Your Living Hell)
4. Matter of Time
5. Rock and Roll Tonight
6. Let the Thunder Roar
7. Lay it on the Line
8. Fight for the Last
9. Final Scream

Segundo asalto británico y huraño.

Segundo patadón, en tus cojoncillos metálicos, de los jodidos Grim Reaper, amos, en la sombra, del Heavy Metal pegador y afilado, del material más aplasta-huevos. Tios que tuvieron menos suerte que Stallone metido a actor cómico (aún trato de olvidar "Oscar" o "¡Alto, o mi madre dispara!"), pero que, sin embargo, parieron tres obras que los hacen inmortales, de cara a la parroquia que más sabe del asunto, y que hablan de lo bien que lo hicieron.

"See You in Hell" (1983), "Fear No Evil" (1985) y "Rock You To Hell" (1987), tres ejemplos de lo qué es realmente el Heavy Metal, de cómo debe sonar y qué debes sentir al caer ante él, y en dura pugna con el mejor material de los mejores (Priest, Maiden, Saxon, Angel Witch...), certifican que Grimmett y sus mercenarios de acero dejaron huella. Aunque ni lo sepamos, aunque ni conozcas a la banda. El eco, el sonido de la tormenta pasada, nunca cesará. Su material fue escupido, nos fue lanzado. Y un dia, lejano o cercano, lo encontrarás. Y fliparás. Como Excalibur, la espada de Uther Pendragón que descansa en la piedra, el material de los Reaper clama por ser rescatado, por ser degustado y, sin duda, disfrutado a muerte, como un polvazo con la mismísima Pamela Anderson (era 1992).

Turno de sangrar ante "Fear no Evil", brother. Si con "See You in Hell" te asustaste como la nenaza que eres, prepárate para su segunda ofrenda metálica. La banda viene con ganas de trono, nene. Que lo consiga o no es otro cantar, pero el hambre está ahí. Y eso se traduce en ira, chaval. Algo ideal cuando se trata de Heavy Metal.

Estamos en 1985. John Rambo es el héroe de la era Reagan, Arnie está pegando duro, los Maiden andan en las cimas, Priest igual, los metaleros llevan moto y el puto "Ghost Rider" (el personaje de Marvel) es un icono de la movida. Hay que sumarlo todo e ir a por todas. La Muerte motorizada, metalizada, como bañada en acero, armada y cabreada, saliendo de una iglésia, y dispuesta a extender el caos, el mensaje metálico y decibélico de los Grim Reaper allá dónde sea necesario. Portadón casposete, aunque true de cojones, que deja las cosas claras: Reaper han afilado su guadaña y tienen sed de sangre. Esconde a tu hermana, a tu novia y protege tu culo. Hoy va a palmar hasta el apuntador. Los Reaper han sido ignorados con su primera onda bélica y andan realmente cabreados. Con la segunda onda, con "Fear No Evil", van a por tí. Por gili, por no hacerles ni puto caso y estar todo el santo dia con el jodido "Powerslave". Entérate, chaval: Grim Reaper son unos cracks y te van a robar el alma. Y si no lo consiguen, es que no tienes.

"Fear No Evil", el track que hace nacer la movida, apuesta por la velocidad, por la pegada, por el baile entre cuerdas y batería. Grimmett, más afilado que en su apuesta inicial, mucho más profesional, mucho más maduro, crecido, con las tablas de un tour a sus espaldas, simplemente, se sale. Aplausos para el Metal God de segunda división. Un titán. Feeling, carisma, energía pura. Una voz para el recuerdo. Himnazo, joder. Poniéndole las cosas difíciles a Priest. Vaya cuatro tipos.

Nos caen, una trás otra, "Never Coming Back" (otro temita con poso Priest, que acelera, que decelera, y que mantiene un excelente nivelón), "Lord of Darkness (Your Living Hell)" (dónde Grimmett se posiciona como el protagonista total), "Matter of Time" (atentos al trabajo del excelente seis cuerdas que es Bowcott. Todo un as), "Rock and Roll Tonight" (la más floja de todo el disco, cómo queriendose hermanar con el material de Twisted Sister), "Let the Thunder Roar" (poniendo el ojo en ondas a lo 1981-1982) y "Lay It on the Line" (hímnica total). Grim Reaper apuestan por un Metal directo, sin fisuras, que tanto acelera, que pone el motor al máximo, como que rebaja nivelón y pone su mirada en otras eras, pasadas, añejas. Carne de N.W.O.B.H.M, con un plus de sal y pimienta. Ataque compacto, técnico, vacilón y, sobretodo, netamente metálico. Unos trabajadores totales. Esmerados al cien por cien en su labor. Cada uno, cada músico, lanzado, dándolo todo. Material que nos suena, que otros ya han practicado, pero que en manos de los Reaper suena fresco, actual (pensando que andamos en el 85, claro). Excelente movidón, oye. Heavy Metal sincero. No esconde nada, te lo vomita todo.

Mi favorita del disco: "Fight for the Last". Joder, qué pegada, qué sentimiento más épico, más riffero. Grimmet escupe fuego, las cuerdas siegan cuellos y las baterías crean cráteres, abren entradas al jodido infierno. Imagina el poder de un disco como "Defenders of the Faith", pero como envuelto en llamas, como si fuese tocado por demonios en vez de por dioses del género. Filo Power-Thrash en los movimientos rítmicos y temperatura de la que te hace perder cinco kilos. Sauna riffera. A sudar se ha dicho.

"Final Scream", el alarido final, el último temazo del discazo, con un inicio digno de un King Diamond empapado en LSD, quema el último cartucho y pone toda la carne en el asador (como llevan haciendo todo el rato, la verdad). Más Metal, más rudeza, más rítmicas batalladoras, más demostraciones del nivelón de Grimmett, más tralla y más cojones. Un final digno para un señor discazo.

4 cuernos (medio-altos) para el segundo retoño de los Reaper. Metal por un tubo, coleguita.

Steve Grimmett: Voz
Nick Bowcott: Guitarra
Dave Wanklin: Bajo
Mark Simon: Batería

Sello
Ebony Records