Graveland - Thousand Swords

Enviado por IchiTheKiller el Lun, 13/07/2020 - 00:55
4576

1. Intro
2. Blood of Christians on My Sword
3. Thousand Swords
4. The Dark Battlefield
5. The Time of Revenge
6. Born for War
7. Black Metal War
8. To Die in Fight
9. Outro

Disco Completo: Bandcamp - Youtube

Rob Darken y sus Graveland, agrupación longeva y polémica como pocas. Si bien no se tiene constancia de letras explicitas en ninguno de sus lanzamientos, su asociación con la escena nacionalista y su influencia musical en la misma son más que palpables. Se les conoce por ser uno de los primeros exponentes de Black Metal en su natal Polonia, lanzando su primera demo por allá en el 92, además de ser uno de los iniciadores del sonido pagano en el género; influenciando a unos también veteranos Behemoth que harían su estreno un par de años más tarde.

Ambas agrupaciones comenzaron practicando un Black Metal crudo y primitivo con sutiles aproximaciones Folk. En el caso de Darken comenzaría a abrazar más su lado medieval a partir de su segundo disco, mentalizándose en canalizar su fanatismo por la era vikinga de Bathory en su propia versión casera de poco presupuesto; mucho más fría e impasible.

Venganza contra el cristianismo y restauración de los dioses antiguos, eso es lo que predica Thousand Swords; puente estilístico hacia ese Black Metal Pagano galopante, punteos de guitarra folkies y sonido amateur. Contando entre sus filas a un infame y supremacista blanco como Capricornus (Thor's Hammer) en las percusiones, consolidándose como uno de los peores ejecutantes del instrumento en el género. Básico y plano como si de batería programada se tratase, aunque en este disco al menos no tenemos los terribles blast beats fuera de tiempo que plagan a su sucesor, Following The Voice Of Blood.

Las composiciones de Darken salvan el conjunto sin dudas, transmitiendo esa sensación primitiva y visceral con sus crudos acordes de guitarra y los pasajes punteados. Violencia palpable desde el comienzo de una sanguinaria Blood of Christians on My Sword; frialdad pura clásica del género, matizada con las monótonas y distantes vocales del polaco, muy de gusto adquirido.

Los lejanos y recónditos matices de sintetizador componen un elemento clave en la música de Graveland, manifestándose con mayor presencia a media que avanza el disco. Born for War puede que represente ese momento esperado donde los teclados inundan la composición, sin ser un clímax demasiado alto en el disco funciona bien para liberar la tensión acumulada.

La vibra medieval se siente de manera sutil y omnipresente, acentuándose bastante cuando entran los instrumentos tradicionales en momentos esporádicos; las melodías al final del tema homónimo son un buen ejemplo.

Thousand Swords se mantiene siempre constante en su recorrido, galopando con éxito aunque sin llegar a ningún lugar especial en sus 47 minutos. La transición completa hacia el sonido épico llegaría con su siguiente disco, Following The Voice Of Blood del año 97; álbum que tiene algunos de los momentos compositivos más altos de la banda, opacados por la inconsistencia del disco en general y ciertos desvaríos instrumentales –¿Es alcohol eso que hiede?– difíciles de pasar por alto .

La consistencia de cada lanzamiento en sin duda la plaga que arrasa con la discografía de Darken; el multiinstrumentista polaco es el responsable de poner a la escena pagan más cruda en movimiento, aunque no de llevarla al mejor puerto; hoy día galopando solamente por inercia.

Tres Cuernos Altos

Rob Darken: Vocales, Guitarras, Teclados, Líricas, Songwriting

Capricornus: Batería

Karcharoth: Bajo

Sello
Lethal Records