Gospel of the Horns - A Call to Arms

Enviado por Hawkmoon el Mar, 21/05/2013 - 16:26
2931

1. Chaos Bringer
2. Absolute Power
3. Vengeance is Mine
4. Slaves
5. A Call to Arms (instrumental)
6. Powers of Darkness
7. The Trial of Mankind

"A Call to Arms", el primer larga duración de los australianos Gospel of the Horns, black-thrashers de mirada oscura y pegada de primera, revienta cráneos, funde ojos y quema almas.

Me río de la mirada mortal del Ghost Rider, colega...

Dos Ep's, "Monuments of Impurity" y "Eve of the Conqueror" (una auténtica pasada), y los mendas ya se saben carne ganadora del templo australiano-satánico-borrachuzo y pegón. Y eso que compiten con titanes del calibre de Deströyer 666. Debutando, y eructando en la cara del diablo.

Intensos, molones, brutales, jodidamente aplastantes.

Hoy disfrutarás. Y si no, ala, a callarse.

¿O vas a ser tú el listo que les diga a los australianos, y a la cara, que su música no te triunfa demasiado? Hay que tenerlos bien puestetes, hermano. No tienen los tipos cara de encajar verdades dolorosas. Tú mismo, chato.

"Chaos Bringer", que nace tras la típica intro lluviosota y tormentosa, pronto se desata, te aparta a un lado, y se pone a mil por hora. Furiosos andan los muchachos. Al rojo vivo, vamos. Las baterías no suenan dantescamente grandiosas, su pegada queda opacada por una producción baratita, pero las guitarras, el bajo y la voz, que sí andan al máximo, se ocupan de que el temita te entre solo. Blastbeats, vozarrón crudote, blackero-ardiente, y todo el caos del universo cayéndote encima. Pura ira guerrera.

"Absolute Power", bastante más thrasherilla, con mucho de los primeros Kreator, y que es el típico track inmisericorde, de los que patean a ancianitas en el suelo (y varias veces), nos deja ante "Vengeance is Mine", riffera y poderosota, tan veloz como Flash con una mecha en el culo, con su buena dosis de satanismo cachuflero, y con cantidad de leñita a lo Deströyer 666 y a lo Slayer. ¿Quejas? Ni una. El sonido es polvoriento, con grumo, pero funciona perfectamente. No me imagino a unos fieras como los Gospel of the Horns sonando a "Nothing Else Matters", la verdad. Distorsión, sangre a chorro, cojones, más alcohol del que beberás en dos vidas, amor incondicional por el Metal auténtico (el que deja molido) y mucha referencia a los nombres más grandotes del reino Thrash-extremón.

Tras "Slaves", con un riff más melódico que las anteriores, con menos ganas de cortar cojones (aunque la patada te la llevas), con un cabalgar incesante y con mucha estructura Power, nos comemos "A Call to Arms", un instrumental rompe-nucas y épico, dotado además de su técnica molona, de su equilibrio entre la caña parda y la buena ejecución de instrumentos, y "The Power of Darkness", machachona, chulesca total, y que logra hacer confluir todos los sonidos que un día se zamparon Gospel. Aquí suenan todos. Desde la Bay Area, pasando por Suecia, Noruega y Alemania. Un resumen letal.

"The Trial of Mankind", la más largota del trabajo, vuelve a servir carne épica. Cerrando a lo grande. Lo mismo que hemos vivido: cantidad de violencia sin sentido, cantidad de sangre vertida, pero con nivelón. Más alaridos, más solazos y más demostraciones de auténtica valía, de auténtico sentimiento black-thrashero. Mención especial a los dos hachas, Marauder y Masochist. Unos perlas de primera. Brutotes, aunque preparados para lo que haga falta.

Siete temitas, nene. Y parece que te hayas metido cien. ¡Si es que estás hecho un flojo, cojones!

Puro Metal, amigo. Onda Desaster o Deströyer 666. Belcebú hasta arriba de farla...y con ganas de juerga.

4 cuernos (bajos) para Gospel of the Horns. Temibles hijos de mala madre.

Howitzer: Voz y bajo
Marauder: Guitarra
Masochist: Guitarra
Hellcunt: Batería

Sello
Invictus Productions