Gojira - Fortitude

Enviado por Sephiroth el Mar, 18/05/2021 - 00:22
2758

No cabe duda de que Magma, la última obra de los franceses Gojira, fue un disco que dividió opiniones de los fans en el momento que salió. Un disco en el que Gojira suavizaban su sonido, continuando en el terreno del progresivo pero apostando por elementos más pausados y melódicos en contraposición a sus anteriores obras. A bastante gente le terminó gustando el trabajo, alguna incluso con el paso del tiempo. A mi, sin embargo (como a mucha más gente), me supuso una decepción y un paso atrás en su discografía.

En mi caso, mi problema no es que hayan suavizado su sonido ni cambiado su música, sino que la forma en la que lo han hecho se me hace dispersa, inconexa y fallida. Una pena, ya que temas como Silvera, Stranded o The Shooting Star me gustan bastante pero el resto del disco, o bien termina en tierra de nadie o bien, directamente, me parece relleno. Por otra parte, venían de una discografía muy potente. En su debut Terra Incognita, a pesar de estar aun verdes, ya daban muestras de su potencial. Continuarían evolucionando en The Link, un muy buen disco que, a pesar de no ser de lo mejor de ellos, lo noto un tanto infravalorado. Y a partir de aquí, ya tenemos la santa trilogía. El etéreo From Mars to Sirius, el técnico y abrasador The Way of All Flesh y el oscuro L'Enfant Sauvage. Los tres obras maestras modernas, siendo mi favorito el del 2014.

Así pues, cinco años después de la salida de Magma, la banda anunciaba que regresaría en este 2021, con un nuevo disco bajo la manga llamado Fortitude. Y, la verdad es que, teniendo en cuenta los precedentes, no sabía muy bien a que atenerme ni que expectativas tener. No tenía muy claro cuál era el paso que iban a dar Gojira, teniendo bastantes dudas al respecto de lo que nos iban a brindar en este nuevo disco. Pues tengo que decir que me ha sorprendido mucho. Y para bien, además.

Viniendo de donde veníamos, uno se esperaría una suavización absoluta de su sonido bien hacia el progresivo o bien hacia un lado más simple y efectivo comercialmente. Y bien, no ha sido así para nada. O, por lo menos, parcialmente. Para mí, los franceses logran aquí un equilibrio muy conseguido entre la complejidad y la técnica de los Gojira pre-Magma y ciertas cosas vistas en Magma, mejor presentadas que en este (en la mayoría de ocasiones), volviendo a recuperar el fuelle y la inspiración perdidos por el camino.

Ya entrando en el disco, el ejemplo perfecto de todo esto es ese gran tema de apertura que es 'Born For One Thing', que además es de los primeros singles que han sacado. Un tema que posee todo lo que se le puede pedir a Gojira, dinámico, variado, con un excelente trabajo de Mario Duplantier en la batería y otro tanto en las guitarras gracias a Joe Duplantier y Christian Andreu. Brutal el ejercicio de destrucción que logran al final a base de breakdowns demoledores que tan bien saben ejecutar los franceses. El tema es toda una declaración de intenciones para empezar.

'Amazonia' transita por terrenos un tanto más sencillos y comerciales que nos pueden recordar a ciertos momentos del Magma. Sin embargo, es una canción muy bien presentada, con un trabajo de guitarras sencillo pero muy efectivo, un toque tribal que le sienta bien y momentos instrumentales que me recuerdan a Mastodon.

Me pasó una cosa curiosa con 'Another World'. En el momento en el que salió, me dejó totalmente frío. Sin embargo, escuchándola de nuevo, su lograda ambientación Sci-fi (muy bien usados los sintetizadores), el uso de los coros y los momentos ambientales finales han conseguido convencerme gradualmente con el paso de las escuchas.

Inmiscuyéndonos de pleno en terrenos progresivos, 'Hold On' es un tema que va a ir desarrollándose poco a poco, dando lugar a diversos cambios de ritmo muy bien traídos (desde momentos más pausados a otros más explosivos donde la banda lo da todo) y melodías muy memorables.

'New Found', por su parte, nos muestra esa desbordante creatividad que caracteriza a Gojira a la hora de crear riffs, estando aquí especialmente presente esa capacidad. Todo esto contrasta con el estribillo, preciosista y atmosférico así como también emotivo, de los mejores logrados del compacto.

Llegamos ahora a una parte del disco que me ha hecho fruncir el ceño. Mientras que 'Fortitude' es un interludio un tanto largo que no lleva a nada, 'The Chant' es un experimento fallido, un intento del grupo de acercarse al Stoner con una melodía de coros cansina y repetitiva que me sobra completamente,

'Sphinx' recupera el pulso, siendo un tema directo al cráneo y sin demasiadas concesiones que puede recordar, por momentos, al sonido de un From Mars to Sirius. Por su parte, con 'Into the Storm' confeccionan uno de los mejores temas del disco, repleto de garra, variación de ritmos, trabajo tremendo de guitarras y estribillo muy emotivo y lleno de convicción.

Nos acercamos ya el desenlace. Después de todo lo escuchado, necesitábamos un final a la altura para no quedarnos con un sabor agridulce. Y vaya si lo está. 'The Trails' es un tema pausado, ambiental, puramente atmosférico, con todo voces limpias de Joe Duplantier... pero infinitamente mejor que los traídos en Magma, con una duración muy bien ajustada. Y 'Grind'... WOW. Menudo final. Vuelven los Gojira más locos y desatados, soltando toda su técnica y disonancia en la primera parte para dejarnos en la segunda un tramo ambiental precioso y muy inspirado. Así se termina un disco.

Hilando con lo que decía al principio, me ha sorprendido este Fortidude. Me alegra ver estos Gojira con más garra, mucho más y mejor equilibrados que en Magma y con más inspiración. Hay una mejora muy notoria con respecto a su anterior placa, un trabajo mucho más sólido y compacto y con muy poco relleno a pesar de tener algún tropezón. Ojalá prosigan por este camino en próximas entregas. Sin ser ninguna obra maestra ni compararlo con sus mejores obras, estamos ante un disco bastante logrado, lo que ya es bastante. Así que, cuatro sólidos cuernos para Fortitude, sobre un 8.

Joe Duplantier: Voz, guitarra
Christian Andreu: Guitarra
Jean-Michael Labadie: Bajo
Mario Duplantier: Batería