God Dethroned - Bloody Blasphemy

Enviado por Hawkmoon el Lun, 07/11/2011 - 22:21
2170

1. Serpent King
2. Nocturnal
3. The Execution Protocol
4. Boiling Blood
5. A View of Ages
6. Soul Capture 1562
7. Under the Golden Wings of Death
8. Firebreath
9. Bloody Blasphemy

El Death Metal y el Black Metal son dos universos distintos, mundos opuestos a veces, hermanos otras.

Algunas veces, algunas solamente, formaciones aventajadas, tios con ojo y oido, mercenarios del riffeo que saben apostar sobre seguro, saben como fusionar ambos planetas, saben conjugar el gélido corte del Black con el martilleo atronador del Death. Un rugido cavernoso y helado, destinado a extinguir todo resquicio de vida, de luz. Un ejército formado por dos universos extremos. Un titán de dos cabezas. Eso son God Dethroned.

Y eso eran en 1999. Unos guerreros armados con el mejor material de Morbid Angel o Enslaved, de Dissection o de Immortal. Todo vale en el reino de Henri Sattler con tal de hacer su premisa más demoledora. Cañonazos. No temas al uso. Aquí se viene a matar...y a morir. Hora de darle cera a todo un clásico (en la sombra). ¿Te apuntas?

"Bloody Blasphemy", para muchos el mejor trabajo de God Dethroned, con esa portada azulona y sacrílega, disco que nació trás "The Christhunt" (1992) y "The Grand Grimoire" (1997), nos anuncia ya "tormenta". Se sabe, cuando llevas un tiempo, por un logo o una portada, lo que te espera dentro de un trabajete extremillo. Con God Dethroned, descarado, sabes que te vas a enfrentar a un trabajo rabioso, decibélico, con la justa piedad. Pero ni te haces idea, ni la más mínima, de lo que vas a vivir, colega. El infierno en la tierra. Una "blasfemia sangrienta" en toda regla.

Unas guitarras malhumoradas, corta-tendones, saltan por encima de la intro de marras, y se ponen a toda mecha, dispuestas a hacer daño. No nos hemos dado cuenta y ya tenemos un temazo, "Serpent King", sobrevolando nuestros cabezones, como un buitre dispuesto a por su presa, esperando el momento, afilando las uñas, relamiéndose. Toque Death en unas baterias que no perdonan y coros, rollete Enslaved, para suavizar la quemazón. Elegancia y brutalidad. Velocidad y carisma. Melodia y ojos que se deshacen. Black, Death y el poder de un espíritu incontestable. Mística total. Dissection abrieron muchas puertas. Y God Dethroned, nada tontos, pusieron el pie antes de que se cerrase. Como muchos, vaya. Eso sí, los holandeses, los de Sattler, se salen. Majestuosos.

"Nocturnal" (atentos al guitarreo, tan Thrash como épico), "The Execution Protocol" (Marduk + Destroyer 666), "Boiling Blood" (un fantástico cruce entre los Mayhem más duros y extremos y los Morbid Angel de "Altars of Madness", bañando luego el temita en auras "Dominationeras", también de los de David Vincent), "A View of Ages" (caña parda, todo a piñón) y "Soul Capture 1562" (una de las canciones más completas del álbum, mantiendo un pulso tremendo entre la belleza y la garra eléctrica. Uno de los mejores temas del combo), composiciones que no ocultan un amor incondicional al Heavy Metal en casi todas sus vertientes (Heavy, Thrash, Death, partes lentorras y con pose "doomie", y Black), enganchan sin remedio. La combinación, acertada, misteriosa y poderosa del combazo holandés, con mano tanto en la vertiente desgarra-cuellos como en la de indagar en alma, en saber hacer viajar, te hace sucumbir. Leña extrema, en una onda Morbid Angel, combinada con el riffeo de los grandes dioses blackers y con el enérgico danzar de la fuerza del Thrash en unas guitarras cocinadas en el mismísimo averno. O cerca. Muy cerca.

"Under the Golden Wings of Death", con un comienzo ecléctico, como perezoso, pero que no se detiene, que avanza , como la bestia parda que es, hacia nosotros, sigue la tónica de la combinación molona. Cuerdas que crujen, que te crujen, que lo crujen todo, una voz deudora de Immortal, pero que también puede erizarte los pelos por lo brutal o deather, todo cuando hace falta, cuando el tema lo reclama como necesario. Versatilidad. Y hablamos de un tercer trabajo. Ojo al dato. Paso de gigante.

"Firebreath" (una especie de "Black Magic", la de Kerry King, "Goddethronizada", con el plus de magia y sentimiento heavylón, marca de la casa) le da bola a la final, y no por ello menos importante, "Bloody Blasphemy", tema-título y, cómo no, la encargada de dejarlo todo impecable...o cagarla en el intento y cerrar un disco brillante con un last track flojote. Pero, tranquis, que no es el caso. God Dethroned fueron a por todas con el trabajo del 99 y no descuidaron ni un surco, ni una esquina, ni un borde, de su proyecto (proyectazo) musical. Todo al rojo vivo, como todo lo que hemos vivido. Nuestros guerreros no se rinden y apuestan por la máxima velocidad, por el rifferio dantesco, por el puro poder blacker. Ferocidad emblemática. Y con un sello personal. Y eso, joder, es mucho.

Banda que, alimentada por muchos grandes nombres, por mamar de mucho disco clásico, ha visto como, aún denostada a ojos de muchos e ignorada por legiones, sabe parir auténticas maravillas. Una joya de banda. Una pasada de disco. Esencial, si te mola la caña con clase.

5 cuernos (bajos) para "Bloody Blasphemy". Culto, colegas. De puto culto.

Henri Sattler: Voz y guitarra
Jens Van Der Valk: Guitarra
Beef: Bajo y voces
Roel "Rule" Sanders: Batería

Sello
Metal Blade