Genghis Tron - Board Up the House

Enviado por MeFuMo el Jue, 24/12/2009 - 13:44
1358

1. Board Up the House
2. Endless Teeth
3. Things Don't Look Good
4. Recursion
5. I Won't Come Back Alive
6. City on a Hill
7. The Whips Blow Back
8. Colony Collapse
9. The Feast
10. Ergot
11. Relief

Genghis Tron es una de las bandas fruto del revuelto de huevos poco hecho de la última década, sobre todo en USA. El rescate de estilos olvidados en los 90 como el Metalcore provoca una pequeña avanlancha de gente que experimenta formas de metal fusionándolas con techno, rock progresivo pesado, jazz o simple ruido. Son bandas que, a su juventud, unen un talento técnico que a mi me parece espectacular. Grupos como Converge, The Dillinger Escape Plan, Battles o Don Caballero practican géneros que van del metal extremo al techno minimalista y cosas así sin despeinarse demasiado.

De esa hornada de música procede Genghis Tron, grupo de curioso nombre que mezcla electrónica, grindcore, techno que se ha dado en llamar "inteligente" (lo cual me recuerda a una canción de los inefables Don Julio y los Chocolas) y lo que les echen, básicamente. Su segundo largo, "Board Up the House" evoluciona un poco su sonido y lo convierte en una mezcla de Mathcore y pasajes electrónicos rozando lo progresivo, con furiosos arrebatos de espíritu Grind y momentos ambientales combinándose con fragmentos casi hipnóticos de teclado. Una mezcla bastante curiosa que el grupo resuelve con soltura.

Tres son los integrantes del grupo, un vocalista que toca el teclado, otro teclista y un guitarrista. Los dos últimos son también los programadores de la estupenda caja de ritmos que el grupo tiene por batería. Y es que aunque a veces esa batería enlatada sea evidente, en otras no lo es tanto, y se acopla bien al sonido compacto y agresivo que alcanza el grupo a la vez que sirve loops de variado calibre para las partes de teclado.

"Board Up the House" no tarda en sostener algunas variaciones de un loop de teclado más que insistente que no tarda en explotar en una parte de pura furia Metalcore. Sorprende la inclusión de voces limpias, aunque bastante fantasmales, teniendo en cuenta que las líneas de voz son bastante extremas. El grupo consigue dotar de pasajes melódicos al conjunto, fusionando capas de teclado con la barbarie musical y la estructura de la canción contiene varias subidas y bajadas e incluso momentos progresivos.

"Endless Teeth" es más cruda y directa y recupera cierto espíritu punk. Con una línea vocal de inspiración hardcore son de nuevo los teclados los que introducen una sección llamémosla "peculiar" de voz limpia para un grupo de estas características, un tema que no por su corta duración de ja de introducir un elemento tras otro en la mezcla.

Con un inicio más clásico, "Things Don't Look Good" mantiene una tensión apreciable gracias al virtuosismo interpretativo y sus ocasionales cortes melódicos. Es interesante el cruce de melodías en cualquier momento del tema, creando multitud de matices bajo una tormenta de furia, y el gran contraste de estilos, puestos todos al alimón.

La instrumental "Recursion" hace aparecer suavemente el teclado para montar una ligera canción electrónica a base de batería programada. Una especie de oasis de calma para el disco, que engancha directamente con el electrónico inicio de "I Won't Come Back Alive", que pronto romperá el trance con la inclusión de largos guitarrazos, aunque seguirá desarrollandose a base de voces limpias y techno y combinándose con arrebatos harcore. La parte central contiene un hipnótico riff de guitarra al que se van sumando efectos y propone algunos momentos de trance, para llegar a un final de variadas intensidades con una ejecución brillante y técnica.

"City On A Hill" da una lección de Mathcore de libro, pese a la casi carnavalesca parte de voces limpias, para luego caer de nuevo en lo ambiental. El grupo se exprime combinando melodías a todo trapo y de nuevo vuelve a sorprender con sus cambios de ritmo e intensidad y la combinación de metal y efetos electrónicos, con una parte final de teclado directamente progresiva combinada con loops de percusión que se engancha directamente a la de nuevo sosegada y electrónica "The Whips", con un nuevo devaneo prog presente.

Sin pausa, con efectos electrónicos, el grupo ataca con la brutal "Blow Back", que de nuevo hace gala de las capacidades de esta gente para fusionar estilos ambientales y de de metal extremo. Un tema sinuoso y cambiante que contiene algunas partes cercanas al doom por la pesadez de los ritmos y las voces rasgadas sobre largos riffs.

De nuevo apabullante es "Colony Collapse", con un inicio meteórico y muy técnico que salpicará la canción con riffs thrasheros y tareas vocales que oscilan entre el hardcore y algo parecido al Death/Black. La inclusión de teclados dementes y un final desgarrador casa con "The Feast", que roza lo experimental con idas y venidas de teclados distorsionados y pequeños acoples.

Cierra el disco la inmensa "Ergot (Relief)", que engulle todos los pequeños momentos que se nos han ofrecido a lo largo del trabajo. Con un inicio prácticamente stoner y unas voces limpias desganadas el grupo construye poco a poco un armazón salpicado de multitud de influencias pasajeras, que avanza marcial aumentando de intensidad en una progresión de libro para darnos los primeros riffs rotundos y la entrada de un gran trabajo vocal en una letra bastante oscura. De nuevo es arropado el riff por teclados que igual le siguen que lo rompen hasta llegar a una casi chirriante parte electrónica que desembocará en unos nuevos momentos progresivos que se irán extendiendo y aumentando en instrumentación y efectos lentamente para dar un final al disco épico y sostenido.

Un disco original, con una propuesta arriesgada que no gustará a los más puristas pero que ofrece una perspectiva distinta de entender el metal a la vez que constituye un trabajo denso, complejo, con momentos casi trascendentales y pegajosos de electrónica y una agresividad en las partes rápidas más que palpable. Cuatro cuernos para un disco distinto pero a la vez excelente.

Mookie Singerman: Teclados, voz
Michael Sochynsky: Batería programable, teclados
Hamilton Jordan: Batería programable, guitarra

Sello
Relapse Records