Genesis - Seconds Out

Enviado por MeFuMo el Mié, 09/03/2016 - 14:25
435

DISCO UNO:

1. Squonk
2. The Carpet Crawl
3. Robbery, Assault and Battery
4. Afterglow
5. Firth of Fifth
6. I Know What I Like (In Your Wardrobe)
7. The Lamb Lies Down on Broadway
8. The Musical Box (Closing Section)

DISCO DOS:

1. Supper's Ready
2. The Cinema Show
3. Dance on a Volcano
4. Los Endos

1977 fue el año, como he señalado varias veces en otras reseñas, en el que Genesis realmente se partió en dos por cuenta de la salida del guitarrista Steve Hackett. Una salida que a parte del trío superviviente, Rutherford y Banks en concreto, se la trajo floja no, lo siguiente. Collins, que por lo que se desprende de un reciente documental de la BBC sobre los ingleses parece ser el único que no se bañaba en su ego todas las mañanas por aquella época, se lo encontró mientras conducía hacia el estudio y Hackett declinó subirse al vehículo temeroso de que el dicharachero batería le convenciese de permanecer en la banda. Cuando Phil llegó a su destino, los otros dos le contaron que el bueno de Steve había llamado por teléfono para decir que se iba del grupo. Pero que vamos, que les daba igual.

Cuando ocurrió este hecho se estaba mezclando este Seconds Out, segundo trabajo en directo de Genesis en su carrera y pensado como estrategia medio de marketing para pulsar la opinión del público general sobre todo aquello de que Collins fuera ahora el que cantaba y tal. Se ha vertido mucha inquina sobre Collins, su percha como frontman y su forma de cantar, yo mismo lo he hecho, pero la verdad es que adentrándose un poco en la historia del grupo está bastante claro que el pobre Phil pasaba mayormente por ahí en el momento justo. La verdad es que no le vino nada mal.

El disco se grabó en varias tomas en algunos conciertos en París y contiene temas de distintos recitales, aunque siempre en la ciudad de la luz, y pese a formar parte del tour de promoción de Wind & Wuthering en el material contenido en este doble disco hay un gran protagonismo de la etapa de Gabriel, pues otro interés de la discográfica era comprobar la aceptación de los viejos temas con la nueva formación.

Phil da el paso del terror, abandonando la seguridad de la batería para ponerse al frente del escenario. Con una barba indecente y vestido con una línea de monos que cualquier granjero de Surrey ya habría donado al ejercito de salvación el contraste con todo lo que Peter Gabriel representaba no puede ser más acusado.

Al ser casi obligado a ejercer de frontman, Collins tiene el buen tino de elegir él mismo a su sustituto para las representaciones en vivo. Dos baterías pasaron por Genesis, el primero Bill Bruford (Yes, King Crimson), al que le dio tiempo a figurar en la versión de "The Cinema Show", y tras esa breve estancia el también magnífico Chester Thompson (Frank Zappa), que comenzaría así una larguísima colaboración en directo y en estudio con la banda inglesa y en discos en solitario de Hackett, Banks y Collins.

La gracia de Thompson es que se acopla estupendamente al estilo de percusión de Collins, cogiendo la ola de los giros jazz y todo eso que ya tendría más que mamados con Weather Report. La verdad es que es todo un acierto.

Seconds Out tiene un sonido un tanto meloso, similar al desarrollado en Wind & Wuthering, con un tratamiento muy denso de los teclados que se hacen muy protagonistas del directo y que mantiene las guitarras de Hackett en un cierto segundo plano. Contiene algunas inconsistencias en su agresividad, que se ve acentuada en la mayoría de los pasajes instrumentales comparados con sus versiones de estudio pero que parece suavizar la aspereza general en las partes vocales para favorecer el limitado tono de Collins. También se beneficia de una producción de la percusión grandiosa. Incisiva, con los parches muy estirados, la sonoridad de la batería de Collins y Thompson llena todos los huecos y ofrece multitud de arreglos y detalles que en muchas ocasiones sorprenden, sobre todo en los temas antiguos.

El primero de los discos de este doble trabajo ofrece el repertorio más accesible. "Squonk" suena blandita, debido principalmente a la poca sonoridad del bajo. Los devaneos vocales de Collins suenan un poco excéntricos al principio, pero es patente la mejoría vocal del pequeño inglés respecto a los dos anteriores largos de la banda. "The Carpet Crawlers" se ve despojada de la solemnidad de The Lamb Lies Down On Broadway y enfangada en cierto aire pop. El tema funciona porque es una obra magna, pero el tono vocal de Collins y la desaparición de su breve intro no le beneficia en absoluto.

También suena algo inconsistente "Robbery, Assault and Battery", de nuevo suavizada. La cosa remonta en sus secciones instrumentales, pero tampoco mucho, gracias al buen sonido del teclado de Banks. "Afterglow" cierra en cierto modo esta parte de temas que por su interpretación siempre me han parecido algo irregulares. Si el tema ya es babosín en su versión en estudio, los esfuerzos de Collins para cantar en plan etéreo y la alfombra de sintetizadores que todo lo cubre dan cosica. Otras interpretaciones como la del Three Sides Live son bastante mejores.

En la segunda cara, Genesis comienza el ataque a los temas clásicos de la banda y la cosa mejora mucho. Saltándose a la torera su fenomenal intro, "Firth of Fifth" suena mucho más regia y poderosa. Curiosamente circulan dos versiones sobre la negativa de Banks a interpretar esa intro. Una afirma que la banalidad del piano eléctrico no hace justicia a sus hipersensibles dedos. Otra que metió la zarpa en un concierto y decidió que nunca más. Sea como sea, Collins defiende más o menos su parte vocal y es cuando comienzan los maullidos de gato de Hackett en su sección instrumental cuando los huevos del oyente comienzan a desprenderse del cuerpo. La progresión de piano eléctrico suena un tanto rancia, pero cuando se despliega el teclado de Banks y los múltiples arreglos de batería es cuando el tema arrebata y la interpretación se acerca mucho a la emoción contenida en Selling England By the Pound, y eso es mucho decir.

Menos definitiva suena "I Know What I Like (In Your Wardrobe)", con Collins entre imitar a Gabriel y algunas licencias vocales y falsetes así en plan soul que a veces dan pavor. Al fin y al cabo fue el tema más comercial de la era de Gabriel, y lo estiran hasta los ocho minutos con lo que parece ser Collins haciendo el memo un rato para el público y algunos arreglos de guitarra en cierto modo innecesarios y con aire muy setentero.

Para acabar el más flojo de los dos álbumes, la banda fusiona "The Lamb Lies Down On Broadway", esta vez con intro, y la sección final de "The Musical Box" con mucho más acierto. El aire más acelerado que le dan al primer tema del disco homónimo no le cae mal al asunto, con una sección rítmica que echa humo y le da bastante cuerpo, alejándola de la desangelada frialdad que impone Gabriel en estudio. Por cuanto al final, muy mal hay que hacerlo para que no funcione "The Musical Box", y la potencia que se imprime a cada golpe hace que el primer acto acabe de forma inmejorable.

El segundo disco es otro cantar, con dos temas consecutivos que justifican todo el lanzamiento. Toda una cara se va de forma valiente para "Supper's Ready", que si bien es despojada de la delicadeza con la que Gabriel narra y articula su lisérgica historia es desmontada y vuelta a montar de forma sublime. La pérdida que deviene de la ejecución vocal es suplida por una fuerza instrumental aplastante, que consigue mover el tema desde la delicadeza de sus primeros compases a momentos donde el grupo marcha como un avión. Phil no llega, pero es que da lo mismo. La ejemplar interpretación a partir de 16:00 y durante los ocho minutos finales, con ambas baterías entrelazándose con los ritmos del contrario y los aparentes quince dedos por mano de Banks son canela en rama, miel de romero, gloria sinfónica que ni siquiera Collins puede perturbar con sus alaridos.

El segundo tema que recibe una reversión, y me quito el sombrero y parte de la cabeza, es "The Cinema Show", que procede de un concierto anterior (1976) y que cuenta con Bill Bruford como batería. Pese a un tono un poco raruno en su parte cantada, de nuevo es en su sección instrumental cuando gana chicha (a partir de 3:00 y más allá) y Hackett comienza a hacer el diablo con sus bends. Alrededor de 5:40 y especialmente hacia 9:00 la aparente ñoñería del original recibe una patada en sus partes más íntimas. Un teclado hiriente bajo un dúo de percusión que siempre ofrece un nuevo detalle, un timbal allí, una ruptura del ritmo allá, redobles y demás parafernalia que zarandean la composición y le confieren una fuerza impensable si miramos atrás a la original.

Más acertada que sus primeros temas del mismo disco, "Dance on a Volcano" gana también en fuerza e incluye una batalla de baterías clásica en los conciertos de la época post-Gabriel, en esta ocasión así como muy tribal, que aprovechan para cerrar con fuerza con una interpretación de "Los Endos" donde cruzan una y otra vez secciones de uno y otro tema exagerando bastante las versiones de estudio de un modo muy efectivo y con mucho oficio en la ejecución.

Seconds Out es un directo que aplasta muchos otros discos en vivo de muchas otras bandas sin apenas esfuerzo, pero que carece de la autenticidad de Genesis Live y apuesta por una modernización del sonido del grupo. En mi percepción ha perdido fuelle con los años, cuando era jovenzuelo era uno de mis discos de referencia, pero aún así es una demostración del poderío de Genesis en directo atacando los temas desde una visión mas accesible y sin temor a enfrentar composiciones mastodónticas propias de otras épocas del grupo. Me es difícil su calificación, pero voy a ser benévolo por todo lo que el disco ha significado para mí y le voy a poner cuatro cuernos algo justos, que representan el innegable esfuerzo de querer congraciar dos etapas de la banda y el de sustituir a alguien como Gabriel por alguien como Collins y que la cosa no naufrague como en tantas y tantas ocasiones le sucede a otras bandas también consideradas "míticas". Lo dicho, cuatro cuernos.

Tony Banks: Teclados, guitarra, coros
Phil Collins: Voz, percusión, batería
Steve Hackett: Guitarras
Mike Rutherford: Guitarras, bajo

Chester Thompson: Batería, percusión
Bill Bruford: Batería, percusión (sólo en "Cinema Show")

Sello
Charisma