Genesis - ...And Then There Were Three...

Enviado por MeFuMo el Mié, 03/02/2016 - 13:00
435

1. Down and Out
2. Undertow
3. Ballad of Big
4. Snowbound
5. Burning Rope
6. Deep in the Motherlode
7. Many Too Many
8. Scenes from a Night's Dream
9. Say It's Alright Joe"
10. The Lady Lies"
11. Follow You Follow Me"

"And then there were three" es una línea de una canción infantil tradicional estadounidense de muy poca corrección política, llamada en español "diez negritos", en la que se basa también una excelente obra de suspense que no viene al caso. El asunto es que al cuarto negrito, Steve Hackett, se lo come un arenque rojo.

Al pobre Hackett, al que ni siquiera se le reconoce generalmente como inventor del tapping pese a que probablemente fue el primero en usarlo habitualmente, que vio durante años cómo sus composiciones eran rechazadas y su talento minimizado. Y aún así, su personalísimo estilo destacaba lo bastante como para ser parte real del "sonido Genesis".

La tensión acumulada explotó durante las sesiones de Wind & Wuthering, y Hackett, que ya contaba con un "exitoso" disco en solitario, abandonó el grupo sin que se planteara buscarle sustituto, con la coña añadida del título del álbum que nos ocupa. Es 1977 y la máquina de Genesis se conforma como trío dispuestos a vivir la decada y pico más lucrativa de sus carreras y una de las más exitosas de la historia de la música moderna en general.

"...And Then There Were Three..." sufre en sus carnes una labor de costura ejemplar, y el machetazo dado a la duración habitual de los temas (pasamos a cuatro minutos y pico de media) favorece hasta el infinito su accesibilidad comparado con Wind & Wuthering, el anterior trabajo de los ingleses. El cambio tampoco es tan drástico, pues hay muchos momentos progresivos que salpican el disco, pero estos están más integrados en la estructura de las canciones de dalePhil-estribillo-puente-dalePhil y se abandonan en gran medida las secciones de glorioso Prog Rock en estado puro que asomaban sin complejos en el ya mencionado Wind &...

Ya completamente conscientes de las capacidades (o no) vocales de Collins, la banda consigue amoldar mucho mejor la música a los tonos que favorecen al avezado batería. Esto significa talmente lanzarse a los brazos del pop en las melodías y evitar en la medida todas aquellas líneas interminables que el ya lejano Gabriel recitaba sin despeinarse, pero a las que el actual vocalista llegaba con esfuerzo, como en ocasiones sucede en A Trick of the Tail y Wind & Wuthering.

El acierto de Genesis es abandonar la complicación, pero hasta cierto punto, y conseguir que el Pop Rock inyectado en la mezcla consiga compaginarse sin problema con unas bases instrumentales dominadas por Tony Banks, en el último uso del mellotron de la carrera del grupo. Así los temas se ven invadidos por los teclados por completo. Una serie de arreglos en las baterías, con bastantes detalles timbalescos y un paso más hacia el temido sonido ochentero de las percusiones, contribuyen a llenar los espacios que Hackett ya no puede cubrir. Rutherford pasa a las labores de guitarra principal con bastante resolución, e incluso se permite cierta experimentación, como usar botellas como improvisados slides, pero hay que reconocer que el espigado bajista no es Hackett. Qué le vamos a hacer.

De todas formas el disco suena estupendamente y no está todo perdido. Aún en proceso de evolución hacia la yerma pradera que del sonido ochentero hicieron los mastodontes de los 70, el trabajo no deja de transitar la senda del Prog. Quizá algo descafeinado, pero Prog, y la calidad de las secciones más Pop y la mencionada habilidad para unirlo todo de forma intachable son el secreto de la mezcla. La ejemplar construcción inicial que el grupo hace de "Down and Out" convierte una melodía bastante inofensiva en un tema muy acertado, con un Collins mucho más suelto que de costumbre. "Undertow" sigue la teoría de las baladas más comerciales, pero da en la diana con un estribillo lleno de matices y una letra bastante bonita. "Ballad of Big" intenta dar un impulso más sinfónico sin pasarse y "Snowbound" es una nueva balada setentera, pero es quizá "Burning Rope" el que se compone como uno de los temas señeros del álbum.

"Burning Rope" intenta devolver a la música de Genesis cierta narrativa, pero adaptándose a las nuevas circunstancias en sus partes vocales. La sección instrumental recupera en cierto modo algunos momentos del pasado y los breves bendings de Rutherford en un solo de guitarra de la mano del teclado de Banks parecen homenajear al miembro perdido, si es que alguien se creyese a estas alturas que lo echaban de menos.

Acierta también el tratamiento de teclado de la un poquito más rock "Motherlode", que intenta simplificar todo lo que puede manteniendo un cierto aire Prog, y se repite la sucesión para la balada "Many Too Many". Dos temas más accesibles, especialmente el segundo que podría pasar en un disco de Collins en solitario o de la misma banda algunos años después y que como novedad incluye otros breves pasajes de Rutherford a la guitarra.

"Scenes From A Night's Dream" hace uso de una letra bastante chorra para lanzarse a los brazos de los sintetizadores buscando el Pop desesperadamente y "Say It's allright Joe" intenta ser más profunda. Lo cierto es que este último tema contiene alguna explosión interesante instrumentalmente y ofrece buenos momentos que intentan acercarse al rollo teatral, pero su estructura se simplifica mucho y no llega a cuajar del todo. Mejora la cosa en "The Lady Lies", por cuanto honestamente el grupo apunta al futuro sin complejos y consigue un ambiente más "blues", por llamarlo así, que va conectando con diferentes secciones de descarado rock setentero y buenos segmentos más cercanos al Prog.

Pero es probablemente "Follow You Follow Me" la mayor declaración de intenciones del disco. Acostumbrados a acabar sus trabajos con temas densos e instrumentales (quizá la curiosa excepción fue el cierre de "The Lamb Lies Down on Broadway") Genesis decide colar un tema pop, un tanto baboso, saltarín y que se adelanta cinco o seis años a su tiempo. Lo cierto es que la factura Pop de este tema es intachable para la época y que su falta de pretensión no le daña lo más mínimo, acabando el disco de forma acertada.

"...And then There Were Three..." fue un éxito en su día, pese a contar con la portada más fea que recuerdo de Hypgnosis, donde Genesis asalta descaradamente las composiciones más accesibles en busca de atrapar un éxito comercial que ya se atisbaba. Hoy en día un tanto olvidado, igual que su siguiente y en mi opinión algo mejor Duke, es un disco de brillante Pop-Rock setentero con trazas de Prog y una pica importante en el cambio de estilo hacia la gloria económica. Tres cuernos más que dignos se lleva.

Tony Banks: Teclados
Phil Collins: Batería, voz, percusión
Mike Rutherford: Guitarra, bajo

Sello
Charisma