Gangrena Cerebral - Sadismo, Violencia y Perversión

Enviado por BlackStorm el Lun, 13/05/2019 - 17:20
4301

1. Psicopata Homicida 03:38
2. Violado Con Un Taladro 05:00
3. Demonio Pederasta Con Sotana 03:34
4. Ruta Del Tormento 03:14
5. Hepatocarcinoma 04:18
Comprar en Bandcamp
Disco completo en youtube

He de decir que cuando uno piensa en las islas del caribe, se imagina tomando una rica piña colada debajo de unas serpenteantes palmeras agitadas por tibias ondas de aire, mientras se escucha el relajante sonido de las olas. Pero una vez te adentras más dentro del fango, lo que encuentras es corrupción, pobreza, en su mayoría una gran falta de educación de calidad y algunos de los crímenes más atroces que se pueda imaginar.

Tal vez República Dominicana no sea precisamente conocida por los actos psicópatas que se esconden detrás su enmarañado sistema de justicia, pero ciertamente existen. Desde el individuo que mató a toda su familia incluyendo a su mujer embarazada porque no podía mantenerlos, hasta el caso de la adolescente que fue encontrada muerta dentro de una maleta luego de un aborto fallido, o el caso de una niñita desaparecida que destapó toda una red de tráfico de órganos; todos esos casos marcaron el corazón de la población dominicana y al parecer pasó de esa misma forma con una banda llamada Gangrena Cerebral.

Formados en 2010 como un grupo de un Death/Thrash metal influenciado de sus grandes dioses Slayer, Death, Obituary, Deicide, Morbid Angel, Napalm Death, Mayhem y otras esencias; la primera dificultad que presentaba Gangrena Cerebral era residir en un país donde precisamente el metal no es el género más popular entre las masas. Una escena tan underground que es seguida por unos cuantos adeptos fieles aferrados a toda costa al timón del barco para evitar su hundimiento inevitable y que salvo proyectos como La Armada o Archaios, jamás vieron la luz dentro de la escena internacional.

Y por si las adversidades no fueran ya las suficientes, el miembro principal y fundador, vocalista/guitarrista y principal compositor: Camilo Rijo Fulcar; fue atacado por la bestia mortífera que destruye todo lo que toca, pero lo hace a fuego lento de forma tortuosa y dolorosa: el cáncer. Si algo ha tenido esa maldita enfermedad es que no distingue caras, afectando a ricos, pobres, los más grandes y los más pequeños, buenos y malos por igual. En este preciso caso, fue una noticia un poco devastadora tanto para la pequeña escena, como para la comunidad dominicana en general, porque Camilo es un chico conocido por dar una representación sana a lo que significa esto del metal, siendo ante todo una persona alegre y como diríamos por aquí “chévere” y que no pudo ser reconocido por razones más nobles: dar clases de guitarras a niños que andan por las calles de la ciudad abandonados casi a su suerte.

Pero si algo sabe hacer el metal es sobrevivir, aunque le vengan cuatro bombas nucleares encima, siempre se levantará y emergerá metal, sobre todo en lugares donde realmente se necesita y Santo Domingo es uno de ellos. Así es como después de todo este contexto, nueve años después y con más energía que nunca Gangrena Cerebral lanza su primer material de estudio: Sadismo, Violencia y Perversión, siendo una brutal amalgama de todas sus influencias con el gran añadido de contar algunas de las historias más violentas y sádicas que han afectado al país.

Abre el plástico, sube el ritmo cardíaco y con tan solo un sorbo de esos ricos trémolos que recuerdan a esa época dorada del death metal más fino jamás creado, entre vísceras y sangre suena Psicópata Homicida y la primera impresión, desde las gráficas letras hasta el apartado instrumental, es que se nota una obvia admiración por el metal añejo de finales de los 80s y principios de los 90s, que, sin llegar a ser una vil copia de una banda en específico, se notan las influencias. Y lo que digo es, para facturarse una réplica de death/thrash con como mínimo una buena ejecución, hay que no solo escuchar metal, sino que hay que vivírselo, “untárselo encima” como diría el buen dominicano y en Gangrena Cerebral saben exactamente dónde están parados.

Violado Con Un Taladro nos ofrece más de eso mismo, un manejo del doble pedal impecable de parte de Mario Luis Ventura que hace que el track vaya in crescendo hasta dejarte con la miel en la boca dando paso a la asfixiante Demonio Pederasta Con Sotana donde la vena deather se endurece aún más armando un despiporre que acaba con todo a su paso. Y para mi sorpresa, a este punto faltaban los dos mejores tracks del EP.

Ruta Del Tormento va narrando una atroz historia de algunos menores de edad que cometieron varios de los crímenes más horribles que pudo uno haberse uno imaginado contra unos taxistas, pero que tuvieron una condena ínfima, haciendo a toda la población cuestionar al actual sistema de justicia del país. Pero cuando una historia como esta es acompañada de audios de las declaraciones de los destrozados familiares junto a un cabalgante y sólido death metal, engrasado –ahora sí- hasta el tope con una muy buena sintonía, el resultado es un ambiente -en lo personal- hórrido y espectacular, perfecto para contar este tipo de historias. Un tema muy compacto, rápido y violento, con un –vuelvo y resalto- genial uso de tremolos, uno de los más sólidos de todo el EP.

El álbum cierra con Hepatocarcinoma, describiendo la mortal enfermedad que afecta a Camilo, con un pegadizo riff thashero, unos pasajes slayeristicos y otros que recuerdan levemente a Death. En este punto solo queda decir que se agradece la corta duración y lo comprimidos que son los temas, porque eso hace de este disco una ligera y entretenida escucha.

Un EP con varios picos de calidad, entre medios y bajos, que no reinventa nada pero que es un genial tributo a la buena música rancia que tanto amamos. La producción es de lo que más me gusta, lo suficientemente nítida para disfrutar a la perfección de cada instrumento, pero aún así con esa pelusa de suciedad que es hasta necesaria en el género. Eché de menos unos growls más gruesos en más de una ocasión donde casi se cantaba a voz limpia, así como también una portada menos chocante, que, aunque más de uno podría decir que representa correctamente la música detrás, en mi opinión no tanto, creo que le beneficiaría una portada de corte más clásico. Además de que algunos temas son un tanto parecidos entre sí.

Pero de resto, un disco correcto, nacido tal vez en la época y las tierras equivocadas, pero que siempre yacerá oculto entre la putrefacta escena underground de Santo Domingo. Si te va Dismember, Slayer, Death, Obituary, Deicide dale un tiento a esto colega, que podría resultar ser un dulce caramelo para degustar por un largo rato.

Camilo Rijo Fulcar: Guitarra Rítmica y Voz
Arturo Abreu: Guitarra Lead y Coros
Guillermo Armenteros: Bajo
Mario Luis Ventura: Batería