Gamma Ray - Powerplant

Enviado por Hawkmoon el Dom, 30/01/2011 - 20:53
717

1. Anywhere in the Galaxy
2. Razorblade Sigh
3. Send Me a Sign
4. Strangers In The Night
5. Gardens of the Sinner
6. Short As Hell
7. It's A Sin (Pet Shop Boys cover)
8. Heavy Metal Universe
9. Wings Of Destiny
10. Hand Of Fate
11. Armageddon

Gamma Ray, y el mundillo entero del Eurometal, vivían uno de sus momentos dorados, justo a finales de la década de los noventa. Formaciones como Stratovarius, Iron Savior, Helloween, Angra, Hammerfall, Primal Fear, Rage, Rhapsody, Labyrinth o Blind Guardian, estaban tenido un éxito enorme en Europa y en Japón, y mucha culpa, toda más bien, la tenía el coco de Mr. Kai Hansen, todo un gurú del movimiento metalero alemán, y un lider musical de millones de músicos y seguidores.

Lo que hizo, en sus años con Helloween, lo posicionaron como maestro total, y su devenir al frente de Gamma Ray no le iba nada mal. Discos como "Land of The Free" y "Somewhere Out in Space" no dejaron indiferente a nadie, y la comunidad metalera acogió esos trabajos como maná caido del cielo. Esos discos eran maravillas totales, muy basadas en su añejo material "calabazero", pero con una fuerza, y un espíritu N.W.O.B.H.M total, épico y majestuosamente futurista y conceptualoide. Kai Hansen llevaba años entregando calidad metalera, y ahora, su nombre ya era leyenda viva. El siguiente paso debía de ser cauteloso. Todo el mundo, amante de la música alemana y plenamente metalera, esperaba el trabajo de Kai con ansía, pues tocaba ver si el tio seguía siendo un maestro total. "Powerplant" debía demostrarnos a todos que Gamma Ray seguía siendo la formación del amo del Eurometal, y no un nombre más en una galería infestada de bandas clónicas. Con Blind Guardian pisando más fuerte que nunca (de hecho, siendo ya los amos del feudo) y con sus ex-compis de Helloween editando maravillas, la cosa echaba chispas. 1998 entregaba los trabajos de los tres reyes del Eurometal. Apostamos por Kai, a ver que pasa...

Una portada desfasadota, creada por el legendario Derek Riggs (Iron Maiden), nos muestra a la criatura de los Gamma (que es la misma que la del "Walls of Jericho", para qué engañarnos), en un entorno futurista y sideral, todo un cruce entre la portada de "Powerslave" (con toques a la del "Somewhere In Time"), cruzada con los aires del "Walls Of Jericho". Algo sobradamente acertado para la ocasión, pues eso son, precisamente, Gamma Ray: una mixtura entre Iron Maiden y Helloween (con tufillo a Priest). Ni más ni menos. Portada malilla, pero bueno, lo de dentro huele bien. Veamos que pasa...

"Anywhere in the Galaxy", el primer rugido metalero, se dispara con un vacile lentorro, como preparándose para saltarnos encima, y asi es, en segundos, un huracán powermetalero nos cae encima, con un toque muy rítmico, con una producción mastodóntica, que convierte las guitarras en puro fuego y la voz de Kai, en una digna enemiga a la del mismo Rob Halford. Así de sobreproducida está la movida, eso si, suena que atruena. Joder, que atruena. El tema sigue la misma linea que su antecesor, el tremendo "Somewhere Out in Space", es decir avasallamiento metalero, coros a mansalva y baterías-uzzi. Marca de la casa. Primer tema de nivel, muy Gamma Ray.

"Razorblade Sigh", que parece un hijo futurista del "Jawbreaker" de Judas Priest, pero bañado con aguas más turbias y veloces, sirve de antesala para "Send Me a Sign", un himno de fácil escucha, que entra solo, por lo meloso y dulzón, pero que no reniega de la fuerza del metal teutón. Heavy Metal cañero, sí, pero con un poso festivo total. Los Gamma Ray nunca se han tomado en serio, y ahora queda más claro que nunca. Su Metal no viene a cambiarle la vida nadie, simplemente viene a divertirnos y a rendir un tributo sonoro a grandes del género, entre los cuales, se cuenta la propia creación de Kai, Helloween. Puestos a vivir de alguien, vive de tu leyenda. Dí que si.

"Gardens of The Sinner" (cabalgada guitarrera en onda Maiden, con un tremendo Zimmermann), "Short as Hell" (Heavy Metal groovie, vacilón y con cierta reminiscencia a los Metallica de 1991) e "It's a Sin" (cover de los Pet Shop Boys, que pese a quedar como rareza, funciona, y mucho, como material de Gamma Ray) ponen más carne en el asador, y nos van metiendo más en faena. Gamma no piensan cambiar su sonido, eso queda claro. Además, y por lo que parece, extienden sus alas a otras ramas del género, y añaden mucho poso rockero, "progresivete" y comercialillo, para darle más empaque al asunto. Gamma Ray, puede decirse, que con éste trabazo pierden algo de fuerza, pero almenos la compensan con un sonido poderoso y brillante. Pulidos a más no poder.

"Heavy Metal Universe", una composición que habrían firmado orgullosísimos los mismísimos Manowar, encienden la ofrenda, y sin duda, nos entregan uno de los temas más memorables del disco de 1998. Un tema con huevotes a lo 1985, y con mucha tela que cortar. Típico corte metalero, pero servido con un encanto total. En directo, el tema echa chispas.

"Wings of Destiny" (pura onda Gamma, muy "Heading of Tomorrow", y a la vez, muy "Keeper") y "Hand of Fate" (viaje veloz, progresivo, plagado de coros y una intención muy de los primeros tiempos del grupo) sortean los obstáculos, con mucho aplomo y nos llevan al fin de disco, de nombre "Armageddon" (si, como la peli de Michael Bay) y, con un toque leve, la cosa, al igual que al inicio del disco, va mutando hasta ser enorme, una bola de acero enorme, rodando hacia abajo, a punto de hacerlo todo añicos, y poco a poco, ir desgranando todas las posibilidades, tanto vocales como instrumentales, de la banda, al unísono. Más temple progresiva, de cadencia rockera, y con caminares cercanos a los Savatage más orquestales, se unen a la pegada riffera de la era "Walls of Jericho", como si fuesen una sola. Un fin de disco acertado, socarrón y con carisma.

Desde luego, el trabajo ya no tiene la firmeza ni el sabor perfeccionista de "Land of The Free" o "Somewhere Out in Space", pero si que cumple, y mucho, son el leal seguidor de la formación. Buen material. Junto al último trabajo de Scheepers con la banda, el disco de 1995, y el de 1997, éste "Powerplant" se antoja como algo molón.

4 cuernos (bajitos) para la "planta de poder" del maestro Kai.

Kai Hansen: Voz y guitarra
Henjo Richter: Guitarra y teclados
Dirk Schlächter: Bajo
Dan Zimmermann: Batería

Sello
Sanctuary Records