Funebrarum - Beneath The Columns Of Abandoned Gods

Enviado por MetalPriest el Sáb, 26/12/2020 - 14:54
2463

A día de hoy tienes que tener las espaldas muy anchas para abrirte paso en la escena del underground del Death Metal. No vale con aprender a tocar acorde con lo que hacen tus iconos favoritos, eso lo puede hacer cualquiera con mínimo de tiempo libre. Lo que cuenta es saber hacerse notar, tanto musical como espiritualmente; dando una imagen de grandeza y de claridad frente a la titánica tarea que supone crear un denso y sincero Death Metal. En el caso de Funebrarum, ya adelanto que estos norteamericanos no pudieron hacerlo mejor.

A alturas del año ‘99, con el género ya bien asentado, el internet emergiendo y con escenas diseminadas por todo el globo cuan colonias bacterianos sobre una placa de cultivo, un tal Daryl Kahan (seguidor de la escena desde sus tiernos comienzos) decidiría fundar su propio proyecto de Death Metal. Funebrarum consistían por aquel entonces en Daryl (voz), Nick Orlando a la guitarra (Evoken), Dave Wagner al bajo (Abazagorath, posteriormente Evoken), y alguno más. De primeras podría decirse que Daryl se supo rodear de buenos músicos, pero ¡lo que son las cosas! Que resultaría que a lo largo de las primeras maquetas terminaría comandando también las secciones instrumentales en mayor o menor medida. Porque resulta que el señor Kahan no ha venido a poner su humilde granito de arena como tantas otras “hormiguitas” de la movida, si no que apareció en la zona de operaciones con un bulldozer arrastrando un amasijo importante de rocas.

Lo que Funebrarum lograron convocar en su debut Beneath the Columns of Abandoned Gods (2001, Necroharmonic Productions) viene de antes. Siendo este debut una re-mezcla de la previa demo Tombs of Sleeping Darkness, grabada en los discretos Off Stage Studios. A día de hoy y tras casi dos décadas ignoro el nivel de repercusión que pudo tener este trabajo, pero de lo que estoy seguro de que en el underground se estremecieron sus cimientos; y es que aparecía una nueva agrupación digna de ser seguida muy de cerca. Kahan sabe cómo funcionan los putos canales del sub-suelo de la escena. Conoce los anhelos de los más fieles habitantes del panorama y el modo en que llegar hasta ellos. Y no hablo únicamente de música, hablo de saber estar, de no tener miedo a sacar splits, EPs o tirarse una década para sacar un larga-duración. Porque lo importante es hacerse presente, codearse con otras agrupaciones de similar ralea, y no el sacar forzosamente innumerables álbumes sin rumbo, sentido u objetivo. Así pues, cuando hago referencia a Beneath the Columns of Abandoned Gods, no debe quedar objeto de duda ante el hecho de que lo trato como un monolito de media hora del más puro, sincero y meditado Death Metal. No hay en este trabajo el más mínimo instante o elemento musical que sea merecedor del menor “pero”. Funebrarum condensan en un álbum de corta duración (sabia decisión) un quinteto de canciones que rondan la media de seis minutos, con lo cual se intuye (y se verifica) una serie de pepinos de excelentes desarrollos musicales, riffs grumosos, baterías carniceras, voces apoteósicas y mis hostias más.

Fíjate tú si Funebrarum está tan emparentado con Evoken, que también interviene como invitado y guitarrista solista John Paradiso para añadir los toques de elegancia necesarios para los puntuales y escuetos solos que tienen lugar eventualmente. Todos ellos de una autenticidad y magia irreprochables. Y ya que hablamos de colaboraciones, también anda por ahí un tal “Jukka Kolehmainen” (Abhorrence) que colabora aportando las letras para Adoration of Abscessed Cadavers (estos finlandeses son unos románticos). Y es que a decir verdad, las influencias de Funebrarum, a pesar de ser esdadounidenses, son algo variopintas. No se puede negar la influencia del Death Metal finlandés más fangoso como es el caso de Abhorrence o Funebre (ojo al parecido semántico y al logo), pero sucede un poco igual con la escena sueca más primitiva. Sea como sea, Funebrarum hacen una amalgama con toda esa clase de engendros, les da forma con un instinto y cuidado tremendo y conforman auténticas piezas del Death Metal más cavernoso y canónico.

Podría pararme a comentar cada una de las cinco piezas que conforman este abyecto trabajo. Del fabuloso solo de Tombs Of Sleeping Darkness tan bien traído a cuento en medio una descarga tan grumosa y dotada de crudeza. Lo mismo sobre la pesadez de Adoration Of Abscessed Cadavers, o la imperdonable descarga de Miasma Of Pestilence a lo largo de sus ocho minutos de avalancha sonora. O… de la dupla final Dormant Hallucination y Depths Of Misery, dos tracks más cortos y directos. De esos que a la vez que te hieren te envenenan la sangre y cauterizan la herida imposibilitando toda oportunidad de asepsia. No puedo profundizar más en ninguna de estas composiciones porque insisto que no viene al caso. El ser objetivo de tal advenimiento de distorsión, graves y pulsaciones y ser consciente de ello es esencial para dar sentido a lo que quiero contar. Sencillamente a Funebrarum hay que escucharlos.

Beneath the Columns of Abandoned Gods es uno de los más brillantes debuts de Death Metal que vio el panorama en esa primera década del siglo XXI, momento en el cual comenzaron a aparecer nuevas generaciones que habrían aprendido de los aciertos (y errores) de muchos de sus iconos de los años ochenta e inicios de los noventa. Una nueva corriente que estaría a punto de hacerse notar y para reclamar un pedazo del podrido pastel.

Huelga decir que no estamos ni remotamente ante un trabajo definitorio ni ante un best-seller, ni ante una proclamada “opus magnum”. Lo que sí, es que estamos ante un álbum clara e indiscutiblemente sobresaliente. De esos que ayudan a asentar esos cimientos que tantas bandas nutrieron en el pasado.

Un 8,75-9. Cuatro cuernos altísimos-cinco pelados.

Dave Wagner: bajo
Nick Orlando: guitarras, letras y música.
Daryl Kahan: voz, música, letras, cover, diseño, layout e intros.
Brian Jimenez: batería.

Músico de Estudio

John Paradiso: guitarras solistas.

Sello
Necroharmonic Productions