Fuck Off - Hell on Earth

Enviado por El Marqués el Dom, 13/02/2011 - 14:53
1979

Banda de auténtico culto de la escena thrasher española, Fuck Off se formaron en Barcelona en 1986. Seguramente, entre su cuadrilla de colegas heavies habría algunos que aparcaron momentáneamente las escuchas de “The Trooper”, “Wheels of Steel” o “Bad Boys Running Wild” en favor de propuestas mas ligeras, como el “Final Countdown” de Europe o el “Slippery When Wet” de Bon Jovi. Los cinco thrashers que inicialmente integraban Fuck Off, en cambio, debieron poner a prueba la paciencia de sus vecinos haciendo sonar una y otra vez “Ride the Lightning”, “Reign in Blood” y los primeros discos de Venom.

Debutaron en el 88 con un disco llamado “Another Sacrifice”, que incluía una versión del “Black Magic” de Slayer, y perfeccionaron su estilo dos años después, ya convertidos en cuarteto, al publicar “Hell on Earth”, su segundo long play, grabado en Inglaterra.

Pep Casas a la voz y guitarra, el guitarrista Claudio Ringeling, el bajista Jordi Casasnovas y el batería Miquel Glanadell son los autores de este prodigio, y son cuatro tíos que, en mi opinión, lograron algo que hasta entonces sólo habían logrado en España Barón Rojo y José Carlos Molina con sus Ñu, en el doble en directo “No hay Ningún Loco”: Grabar un disco que podía mirar por encima del hombro a muchos trabajos que se publicaban en el exterior, por bandas internacionales de primer nivel en la escena metálica.

Las influencias en “Hell on Earth”, empezando por la portada, que me recuerda a la del “Scream Bloody Gore” de Death, de los grandes nombres del Thrash y del Heavy más extremo son evidentes, pero los diez temas que integran este disco no tienen apenas desperdicio, y demuestran que estos cuatro jevis, que gastaban una imagen -melenas negras y chupas de cuero- más deudora de The Ramones que de los thrashers de la Bay Area, conocían bien el terreno que pisaban y no se habían lanzado a hacer ruido con sus instrumentos porque sí.

El hecho de que cantaran en inglés aporta un atractivo extra a los oídos de los hispanohablantes, por la sencilla razón de que Pep Casas, al expresarse en un idioma que no es el suyo, pone especial cuidado en la entonación, consiguiendo que las voces suenen limpias, aún dentro de la estridencia “davemusteniana” y la guturalidad que contienen algunos pasajes del disco.

El álbum, que se inicia con una breve introducción cavernosa, y se cierra con una instrumental larguísima que no aburre en ningún momento, consta de otras ocho canciones intermedias, donde predomina el thrash metal técnico, sin obviar ciertos tramos en que las guitarras suenan a puro heavy metal (impresionantes esos punteos en “Blasphemy”), e incluso a hard rock trepidante y cargado de ritmo (la entrada a golpes de acordes y batería de la siguiente “Midnight Confession”, canción que tiene incluso un momento King Crimson).

“Whom you have never to say his name”, con su celeridad y ese leve toque melódico en el preestribillo, “Don´t you Have Fear”, con esa entrada de la batería con sonido pasado por filtros y los alaridos del vocalista, el tema título “Hell on Earth” con esa apertura rompecuellos y el sencillo e irresistible estribillo…todas ellas son una auténtica gozada, y podrían hacer vibrar a miles de personas en cualquier festival europeo.

Atención a “In Your Grave”, con esa interrupción del bajo en el inicio de la canción. Si es que me recuerda a los parones que meten Immortal, joder. Habría que ver el pasaporte de Abbath, no me extrañaría que en el 90 tuviera un sello de entrada en el aeropuerto de El Prat, y se hubiera pasado unos días buscando inspiración por el Barrio Gótico de Barcelona, coincidiendo con un pase de Fuck Off en el Karma o cualquier otro local metalero de la Ciudad Condal.

En “Inquisición” emplean el castellano en las letras, pero da lo mismo: lo mejor está en los endiablados solos de guitarra y en la pegada de la base rítmica. Y en “Cyclone” se recrean y componen el “Orion” español, lleno de cambios de ritmo, frenesí guitarrero, baterías desbocadas y unas partes solistas del bajo donde casi puedes sentir los dedos de Jordi Casasnovas pulsando las cuatro cuerdas en el local de ensayo.

No hay mucho más que añadir. Sólo que la vida del cuarteto fue muy corta, y que en 2006 se reeditó por aquí este brutal “Hell on Earth” en Cd con cuatro temas nuevos, cantados como “Inquisición” en la lengua de Cervantes, y que deberían haber formado parte de un tercer Lp que no llegaron a grabar, por desgracia. Yo no tengo esa reedición, pero he tirado de mi vieja cinta TDK de sesenta minutos con los títulos escritos a boli y llevo toda la mañana disfrutando como un niño en una piscina de bolas.

Pep Casas: Voz, Guitarra
Claudio Ringelling: Guitarra
Miquel Glanadell: Batería
Jordi Casasnovas: Bajo

Sello
GBBS Records