Fozzy - Judas

Enviado por Javier Chuki Wakcha el Jue, 26/10/2017 - 02:33
1611

1. Judas - 04:10
2. Drinkin with Jesus - 03:56
3. Painless - 03:59
4. Weight of my World - 03:18
5. Wordsworth Way - 04:47
6. Burn Me Out - 04:03
7. Three Days in Jail - 04:16
8. Elevator - 02:50
9. Running with the Bulls - 03:51
10. Capsized - 04:16
11. Wolves at Bay - 03:09

Quién imaginaría que el proyecto musical de Chris Jericho se hubiera mantenido en pie hasta la fecha. Lo que al parecer empezó como una banda de covers no tan seria allá por el 2000 fue tomando forma de a pocos a lo largo de estos últimos años. No en vano pasa el tiempo. Con seis discos bajo el brazo (los dos primeros cargados en su mayoría de covers), un par de presentaciones en festivales importantes y un paso relativamente exitoso en la industria, los muchachos de Atlanta parecen haber concebido su mejor trabajo hasta la fecha: Judas.

Empecemos por lo primero. El disco se presenta con una portada sobria, de esas con las que se pueden levantar decenas de conjeturas sobre su significado: una fotografía a blanco y negro de una mujer joven escondiendo un cuchillo detrás de su espalda. En lo personal, es la portada de Fozzy que más me ha gustado de toda su discografía. Todo bien hasta ahí, así que pasemos de lleno al contenido musical. Arrancamos con la canción que le da nombre al álbum. Un tema cargado de mucha energía y toda la onda rockera que la banda le busca impregnar a todo el proyecto. Advertencia: la canción puede resultar sumamente pegajosa, incluso para quienes no se suelen pegar tanto con este género. Punto a favor o en contra, tú tómalo como quieras. Todo un hit musical que se ha sacado la estrella de la WWE.

Continuamos con “Drinking with Jesus”, otro hit que parece guardar bastante de la fórmula Judas. Hard rock actual con algo de influencia ochentera para los nostálgicos. Buenos riffs y un coro pegajoso para amenizar esta primera parte del disco. Y2J parece haber encontrado el estilo que tanto buscaba para su banda. Seguimos en onda. “Painless”, la tercera en la lista, inserta unos toques más oscuros y pesados. Suena bien. El tema se deja disfrutar sin rayar en lo genérico. Y entonces “Weigth of my World” se inserta refrescando un poco el ambiente pesado. Inclusión de algunos rapeos, toques de Linkin Park y coros pegajosos. Una pieza placentera para todos aquellos que disfrutaron de las bandas del nuevo milenio.

Lamentablemente, “Wordsworth Way” se muestra, a mi parecer, como un tema un tanto flojo. No resulta nada despreciable aunque no la incluiría en una playlist personal de la banda. Empiezo a pensar: una pena que el nivel empiece a bajar cuando nos vamos acercando a la mitad del trabajo. Sin embargo, “Burn Me Out” me contradice instantáneamente. Un riff pegadizo, un coro bien trabajado y mucha energía. ¡Qué bien por los muchachos de Atlanta!

Ahora, “Three Days in Jail” empieza a introducir cortes más industriales y electrónicos, lo cual siento alejarlos un poco de la fórmula Judas que venían implantando hasta el momento. Los excesivos rapeos parecen opacar mucho la propuesta de la banda. Este sería un segundo tema que excluiría de la playlist. Pero, nuevamente, la banda vuelve a taparme la boca con otro hit: “Elevator”. Quizás la segunda mejor canción de todo el disco. Simplemente, toda la energía y el estilo de Judas con otros riffs. Si bien la etapa de Fozzy Osbourne terminó hace mucho, la banda aún guarda bastante influencia de esa primera época. Y este tema es la mejor prueba de ello.

Ya entrando en la parte final del disco nos topamos con “Running with the Bulls”. Otro tema que vuelve a insertar rapeos y a retomar bastante del estilo Linkin Park. Nada despreciable pero tampoco tan rescatable como esperaba. Lastimosamente, “Capsized” se mantiene en la misma línea, resultando sumamente genérico. Y, por último, “Wolves at Bay” le dan un decente final al álbum. Un tema que vuelve a incluir bastante energía y un coro increíblemente pegajoso. Siendo sinceros, a causa de los penúltimos temas, esperaba menos para el cierre. Un gusto haber sido abofeteado nuevamente.

En resumidas cuentas, nos topamos con un disco entretenido pero nada impresionante. Sí, es el mejor trabajo de Fozzy en lo que va de su carrera pero obviamente no estamos frente a una obra maestra del género. El álbum va bien porque funciona; cumple su cometido pero no va más allá de eso. Un par de hits musicales (quizás los más grandes de su carrera) y unas cuantas canciones que pueden ser olvidadas con facilidad (como en casi todo disco). Ahora, punto aparte con las letras, eh. Si dominas inglés y le has puesto atención al contenido de estas es difícil no caer en risas. Un factor que, a mi gusto, le resta mucho a la seriedad de su música. Pero quizás esto lo dejemos para otra reseña. Conmigo será hasta acá. Tres cuernos (casi raspando) para Judas.

Chris Jericho: Voz
Billy Grey: Guitarras
Paul Di Leo: Bajo
Frank Fontsere: Batería
Rich Ward: Guitarras

Sello
Century Media Records