Flower Travellin' Band - Satori

Enviado por Spaggiari el Jue, 17/07/2014 - 20:36
3449

1. Satori, Pt. 1 - 5:25
2. Satori, Pt. 2 - 7:06
3. Satori, Pt. 3 - 10:44
4. Satori, Pt. 4 - 11:01
5. Satori, Pt. 5 - 7:58

“Sobre la rama seca un cuervo se ha posado; Tarde de Otoño” “Se Oscurece el mar. Las voces de los patos son vagamente blancas” “Los crisantemos se incorporan, etéreos, tras el chubasco”…”Visión en sombras. Llora una anciana sola, la luna como amiga” [Matsuo Bashö]

La cultura japonesa es una de las más grandes e influyentes corriente culturales de todos los tiempos, su ardua manifestación –Tras muchos años dominados políticamente por China- ha acreditado una portentosa brocha de manifestaciones artísticas, nunca antes vistas. A parte de su población densamente poblada, sus paupérrimas estrategias militares, su productiva vida espiritual y su elogiada y enigmática arquitectura, ha hecho de Japón una de las naciones más ricas, diversas y prosperas del continente asiático. Su independencia y autonomía política alcanzada mediantes desvanes corruptibles e irrepetibles armagedones bélicos; su Fe intachable puesta sobre augurios beneficiosos y favorables en emperadores de descendencia “divina” toda esta efigie; aguarda una gastronomía prolífica, una cultura avanzada y eminentemente tecnológica.

El arte japonés ha sido prueba de benefactores respuestas, de admiraciones colectivas y aprecio global. Poetas y dueños de la tranquilidad milenaria de la tradición Zen como: “Kobayashi Issa”, grandilocuentes autores y creadores del “Haiku”; otros menos escarnecidos y antediluvianos protectores de la expresión cinematográfica más depura como “Yasujirö Ozu” con aquella fantástica e irrepetible trilogía de “Noriko”: Primavera tardía, Principios de verano, y la magnificente Cuentos de Tokio. Y sin olvidar, también a uno de los fetiches más aclamados e inolvidables con “La teoría de la perfección espiritual-pictórica” y “La belleza del intelecto de 110 años de experiencia” como lo fue el sátiro e hilarante maestro nipón de la pintura: “Katsushika Hokusai”, insigne totalitario del arte gráfico “Ukiyo-e”, parte también importante del movimiento “Shungo” de Japón, y sus grabados pornográficos y estilísticos. Sus aficiones con Las treinta y seis vistas del monte Fuji (la montaña más grande de todo japón)fueron muy vanagloriadas.

¿Y ahora quién más faltaría para entrar en los recintos estetas de la civilización nipona? Nada más que una "bandita" o grupo de "pequeño nombre llamado": Flower Travellin´ Band. Ese nombre no se nos tiene nunca que olvidar, tiene que permanecer gradado en la frente con tintura como si fuera una sustancia metafísica: “indisoluble, indivisible e inamovible” como una vieja pagoda que se conserva 5 siglos de pie tras las invasiones portuguesas, o como un “dharma” nostálgico del mundo flotante. Hagan todo, pero que no se les borre ese titulo de inicio, porque de pequeño ni la más reticente rufianada podrá divisarse en los indómitos y purpúreos tentáculos. FTB fue una banda, de inicio con una influencia obscena, ennegrecida y pútrida. Estos jóvenes empezaban a obsesionarse con sonidos progresivos de unos Crimson, Bluseros de una Janis Joplin o unos Cream, pero la reverberación que calcaría hasta los tuétanos, para estos muchachines, sería la de los infernales Sabbath y la influencia Doom.

Y ¿cuándo no? Cuando este peculiar y afrentoso nombre no ha estado dirigiendo con amplias manos, de falanges desechas infortunadamente, a los pipotes más oscuros y lívidos. La suerte que tuvo FTB, fue la de toparse con la vena Blues-Hard vs la herencia descosida de Tony y los suyos, combinando lo anterior con la idiosincrasia y mitología japonesa (De su inherentes predisposiciones). Los dos primeros álbumes de la banda serían una centena de tributos y adulaciones compositivas en covers, a sus más grandes ídolos, en estos pulularían nombre como el de aquella pieza tan histriónica como lo fue “Black Sabbath” del álbum homónimo de 1970. Un año después erosionarían factores culturales y transgresores para este grupo, y desarrollarían un sonido basado en "los magos oscuros", pero definiendo territorios que nunca antes se habían allanado.

Conformado para 1971 por: Joe Yamanaka en las vocales –también en un espectacular afro- y la desentonada armónica; Hideki Ishima en la guitarra; Wada en la batería: y Jun Kuzuki en el bajo. Se conforman en el cuarteto por antonomasia de toda banda de Rock 70´s. Y para esos mismos años, estos cuatro pergeños lanzarían uno de los discos más oscuros y trascendentales en la historia del rock, no sólo japonés, sino a nivel cósmico. Un álbum de caratula blanca, de extrañas y desinhibidas imágenes apocalípticas, de escenario supersticioso y mitológico. “Satori” que en el budismo Zen, significaría: “Iluminación”… Tal vez no para un monarca, que heredaba la sabiduría y la perica de la entidad más venerada en todo Tokio: La Diosa Del Sol. No sería ella quién transmitiría esa “Iluminación” ni el sintoísmo en sus tergiversaciones audaces…simplemente FTB.

Dividido en 5 trozos volcánicos, esferas ocultas y esotéricas, divinizaciones morfológicamente diabólicas, presagios catastróficos, posesiones demoniacas, alucinaciones regresivas, pasados milenarios destructivos, profecías germinales, pestes, muertes, perdición, odio… escarcha, mundos profanados por espíritus antiquísimos, simbologías cancerosas, aporismadas y tumorosas; La desgracia ha comenzado una vez se recline esta faja, y se vea la desarmonizada evaporación de los sentidos saludables… “Satori” es el veneno más letal sobre los discos, el más rígido y denso que existió una vez, aquel que yace en las paredes gástricas y las carcome, las corroe. La corrosión de “Satori” es irreversible.

“Satori” es uno de aquellos álbumes que se parte en miles de pedazos, rompiéndose contra los moldes de la época, saliéndose de la lineas perpendicular trazada por todos aquellos “Discos emblemas” sea los Purple, Los Zeppelins, Los Rush… eso no se compara a lo que presenciaremos aquí (Con sumo respeto). Si Bedemon se encargó en enfatizar de llenar con pus la piel, FTB se lustró en abrir la herida en 50 cm de largo y ancho, para hacer un biopsia… más bien una lista necrológica de las personas (En este caso bandas) que deberían ser envenenadas, de morir por asfixia, por ahogamiento, por torturas indecibles y por ruidos insondablemente detrimenticos. El litigio está que este grupo janpones, fue uno de los principales creadores del “Doom”… alejándose de la raíz Stoner circunstancialmente, e inmediatamente pasando a un sonido inacabado para Sabbath: Ellos tomarían la hilación de la música más oscura del planeta.

Para definirlo, sin abusar de su extraña naturaleza y contrahecha fisionomía, el disco es para mí entender una masa dura como los suelos infértiles, como la vegetación seca, las frutas estopadas y la civilización… así de marchita. Tenemos que concentrarnos sí o sí, ya que éste no cuenta de términos medios… “Será una Mierda o una Sagrada Mierda” Todo lo que éste contiene es odiosidad, malestares… y repugnancia; sus riffs así son, kamikazes de cíclicas mareas y empujes de abovedadas estructuras repetitivas, solos que alcanzan la apoteosis y la ecuminidad musical, los encuentros intimistas y tensados. No se pone en práctica nada del Budismo, porque esto no nos lanza hacía estados como el Nirvana, o reflejos relajados y reflexivos, más bien nos manda a luchas oníricas entre demonios primitivos y seres de magistrales habilidades.

Vocales desafinadas que tratan de entonar la animosidad de los estados alucinógenos, la dualidad sincretista y la entropía personal. La única forma de plasmarlo es con esas ejecuciones soeces, extremadamente vulgares y desprovistas de alientos confortables. El bajo es hierba morada, infecciosa que desestabiliza la faena instrumental, y la hace más deprimente e insoportable. La batería, fiel a un estilo de la época, despedregada, encharcada y lodosa: con ritmos sumamente paleolíticos, cavernosos y copiosos en desfragmentadas incorporaciones virtuosas. Pero lo que hace hollar las rocosas huestes podridas, es la elaboración, y ejecución guitarrera: son las que dominan, las que crean y afligen… caliginosas y aflictivas.

El disco está lleno de secciones larguísimas en virtud de instrumentalización nada más, o sea, que podría ser un álbum espeso de guitarras, empantanado de chascosos tonos graves y lóbregos, como vocales chillantes y quebradizas. Pero, todo, absolutamente todo… es de otro mundo, de otro sistema solar… de otra dimensión. No hay palabras certeras para describir una de las obras de arte más grande que hasta entonces pudo dar el rock o la música en general. uno de los mejores del la historia del “Rock Oscuro” Este será uno de tanto nombres que me hará temblar de pavor en aquellas noches deprimentes y solitarias: Flower Travellin´ Band

Quieren emular el infierno, pues allí lo tienen.

5 murallas para la banda japonesa.

Joe Yamanaka: Voz, Armónica.
Hideki Ishima: Guitarra.
Jun Kozuki: Bajo, Guitarra.
Joji "George" Wada: Batería.

Sello
GRT Records