Flotsam and Jetsam - Dreams of Death

Enviado por Hawkmoon el Mar, 16/08/2011 - 15:59
1148

1. Requiescal
2. Straight to Hell
3. Parasychic, Paranoid
4. Bleed
5. Look in His Eyes
6. Childhood Hero
7. Bathing in Red
8. Nascentes Morimar
9. Out of Mind

Atrás, en el recuerdo, quedan los tiempos en los que Flotsam and Jetsam, la banda formada por el ex-Metallica, Jason Newsted, se pateaba la escena Thrash Metal, como teloneros molones para entes del calibre de Megadeth, Testament, Overkill, Anthrax o King Diamond. Atrás, para siempre, queda el aura de joven promesa, de banda que no iba a ser una más, otro nombre a sumar en la colección de "combos en la sombra". Al final, ná de ná.

El destino no fue muy amable con el Heavy Metal a partir del estallido que crearon Cobain, Vedder o Chris Cornell, y toda la armada "grungie", a partir de 1991. Y menos, aún, lo fue con los gladiadores incansables del Thrash Metal. Nadie, salvo Metallica, Megadeth, Slayer o Anthrax, se salvó de la quema. Unos, pobretes, tuvieron que "disfrazarse" de grunges para sobrevivir. Otros apalancaron tanto su premisa, se hicieron tan lights, que se difuminaron en el camino, se evaporaron, se jodieron. Flotsam and Jetsam son de los combos que acabaron sobreviviendo a la tormenta, a la quema de brujas que sembró de terror la escena Thrash y la hizo desaparecer para siempre (tal y como se concibió). Pero sobreviviendo, por siempre, como meros segundones, como banda de segunda fila, de esas de las que nunca te acabas comprando una camiseta, en resumen. A no ser que vayas de elitista, claro está.

Los ex-compis de Jason Newsted habian editado, en el pasado, material de primera ("No Doomsday For the Deceiver", "No Place For Disgrace" o "When the Storm Comes Down"), ondas con ínfulas de "modernotas" ("Cuatro" o "Drift") y coñazos de primera ("High" o "Unnatural Selection"), pero trás la edición de "My God", su disco del 2001, las cosas cambiaron para los Jetsam. Dejaron de ser predecibles. Afilaron sus armas, aprendieron a disparar de nuevo, haciéndose más certeros, no dejando de lado lo aprendido desde el inicio de sus carreras, siguiendo el camino de la búsqueda, del no contentarse con sonar eléctrico y punto, pero volviendo a tener buen fuelle, energía de sobras para afrontar un nuevo momento de la banda. Un magnífico momento de forma que, desde luego, no podía descuidarse a la primera de cambio.

Está claro que la alienación jamás ha sido una banda considerada grande, ni siquiera mediana, es más, funciona a nivel culto, y dentro de las bandas de culto. Y porque el nombre de Jason Newsted está asociado a ellos. Lo que no quita que los tios saben, cuando quieren, parir clásicos, entes cañón. Cosas de las que una amplia población de la parroquia podría disfrutar...si se indagase un poquitín más allá de lo que pone en la Metal Hammer.

"Dreams of Death" es la apuesta de unos supervivientes, unos tios que han aguantado de todo (nuevas ondas musicales, cambios de line-up, adicciones varias, problemas con las discográficas, problemas con los derechos de los temas, follones que han estado a punto de dar al traste con la trayectoria del combo...) y una demostración total de que la gente del Metal, los "obreros" del género (aquellos que se levantan a las siete de la mañana, que no son rockstars, pero que mantienen viva la escena, aún de tener dos trabajos y no ganar ni un puto dólar) pueden resurgir de sus cenizas. Y aún a costa de no vender lo que merecen, ni ocupar un puesto acorde a su calidad. Los tios se ocupan de que la parcela de calidad, mínima, que debe tener el género en nuestros dias, en las horas bajas creativas que vivimos desde el inicio de milenio, no decaiga. Eso es mucho, colegas. Muchísimo. A ello...

"Requiescal", instrumental que hace de "llanto inicial", de punto de partida, le cede honores a "Straight to Hell" para que nos pisotee, y bien agusto. Las guitarras suenan con empaque, densas, y la voz de Eric tiene un deje, una intencionalidad, que lo dejan a medio camino entre un Joey Belladonna y un John Bush. Energía y feeling, vaya. Toque modernillo, riffero, con algún resquicio de su momento alternativete, pero que se salda con buena puntuación. Poder y toque misteriosillo. Mola. Un tema muy Jetsam.

"Parasychic, Paranoid" apuesta por el movimiento Thrash de toda la vida. El tema más rápido de todo el trabajo. Velocidad certera. "Bleed", por contra, se convierte en un medio tiempo preciosista, con un Eric cargado de sentimiento, y las guitarras, cortesía de Edward Carlson y Mark Simpson, acaban echando chispas, saliéndose de madre con unas melodias cojonudas, con su dosis de magia, de técnica.

"Look in his Eyes" parece que también apuesta por poner el vehículo a quinientos por hora, aunque el estribillo, realmente conseguido, hace que la cosa tenga que pararse, para poder ser disfrutada, analizada, masticada y digerida. "Childhood Hero" (que parece un cruce entre Annihilator y Dio), "Bathing in Red" (baladita "Heavy-Grunge". Aún se nota que no han tirado todas las camisas de cuadros) y "Nascentes Morimar" (instrumental) dejan claro que Flotsam and Jetsam es una banda metalera. De eso no hay duda. Pero también nos queda claro que la banda apuesta por el movimiento pausado, se dan su tiempo, se toman las cosas con calma para que puedas disfrutar del viaje y catar cada uno de los surcos del trabajo, cada rincón, cada esquina oscura. El fan de los dos primeros discos, si además no ha conocido más trabajos de la banda, pondrá el grito en el cielo. Se acusa una falta de potencia. Todo se torna light. Pero nadie dijo que el reino de Jetsam fuese fácil. "Dreams of Death" no es el más eléctrico de los trabajos del combo americano. Pero sí que puede funcionar como el que más deja ver quienes son los miembros del grupo. Las influencias, los anhelos, lo que persiguen...todo queda al descubierto. Se nota que Flotsam han perdido fuelle, pero en el camino se han hecho con otro tesoro de gran valor: la pureza compositiva. El arrojo a la hora de ponerse a parir un tema. Pierden peligrosidad y ganan en sabiduría. Aunque, claro, al metalhead devorador de caña brava, de riffs asesinos a cada momento, no lo pasará demasiado bien. Incluso puede que se duerma.

"Out of Mind", de casi 12 minutos, cierra la obra del 2005. Y como plato final, como última oportunidad de hacer que la gente se vaya contenta, que quede un buen sabor de boca, la cosa acaba teniendo un nivelón de cuidado. Iniciamos el viaje con un Thrash carnívoro y malsano, rapidote y huraño, dónde asistimos a un derroche "bateríl" la mar de bien incrustado en la canción, para, poco a poco, alternar la historia con pasajes atmosféricos. Criatura ecléctica, sin duda, la composición de marras. Y digna de un fin de fiesta.

Flotsam and Jetsam merecieron mucho durante los primeros años. La historia y los fans, a veces crueles, decidieron ignorarlos. Ahora, con bastante calidad a sus espaldas, poco pueden hacer ya en una escena que prácticamente ni les conoce. Lo que no quita que los tios siguen dando a luz piezas de cierto nivel. Como es el caso con "Dreams of Death".

3 cuernos (medio-altos) para los ex-amiguetes de Mr. Newsted. Trabajo con pegada, aunque se echa de menos algo más. Disco irregular. Calidad de la maja junto a mucho track mejorable. Hay que seguir en la brecha.

Eric A.K - Voz
Edward Carlson - Guitarra
Mark Simpson - Guitarra
Jason Ward - Bajo
Craig Nielsen - Batería

Sello
Crash Music, Inc.