Fleurety - A Darker Shade Of Evil

Enviado por MetalPriest el Lun, 16/09/2019 - 12:35
3345

Venga chavales, vamos a tratar aquí asuntos… cuanto menos extraños. Vamos a charlar nada menos que de Fleurety y de su EP A Darker Shade Of Evil, el que vendría a ser el primer trabajo de la banda noruega bajo la protección (o apoyo) del sello discográfico Aesthetic Death. Sello de Reino Unido que por aquel entonces acababa de salir y estaba dando tumbos únicamente con Fleurety y los británicos Esoteric. Sea como fuere, algo debieron ver esos tipos en el engendro que era la demo Black Snow de los Fleurety (a día de hoy, todavía no se el qué). El caso es que al año de aquella infame y guarrísima demo, y con la ayuda de Aesthetic Death, saldría este EP de poco más de diez minutos llamado A Darker Shade Of Evil (1994).

Algunos afortunados, conocemos de antemano a Fleurety y sobre todo alabamos su exquisito e innovador Min Tid Skal Komme (1995), pero mucha otra gente (por muy blacker o simpatizante de las movidas experimentales/vanguardistas que sea)... pues no. Y a esos tipos les digo que escuchen el debut de Fleurety y no se tomen este EP como algo válido para generalizar sobre la banda. Porque Fleurety serán muchas cosas, pero estáticos… no es una de ellas. Cada trabajo de estos noruegos conlleva una evolución, un girito más al sonido de la banda, y aunque parezca mentira, entre este artefacto del ’94 y el debut de larga-duración del ’95 hay un mundo. Eso vaya por delante. Ahora bien: es interesante ver cómo desde la cacharrera y casi risible demo Black Snow de 1993 hasta este A Darker Shade Of Evil Alexander y Svein ya habían evolucionado lo suyo musicalmente, y más aún, si tenemos en cuenta que los chavales tendrían alrededor de 16-17 años durante el trance del que os estoy hablando.

Lo que sí que no había cambiado todavía desde Black Snow hasta A Darker Shade Of Evil, fue el trabajo de voces de Alexander Nordgaren. Y esto es un factor a comentar, porque no entiendo ni puedo comprender cómo coño el chaval (por muy teenager que fuera) fue capaz de emitir tales sonidos por la garganta. Las voces principales en este álbum oscilan entre el sonido de unos derrapes de coche en un garaje y el chillido de un murciélago muy gordo, fijaos lo que os digo. Es absurdo, lo sé. Pero no es que solo suenen chungas las voces, es que eran una tortura para las cuerdas vocales del propio Alexander, quien tras la grabación de este A Darker Shade Of Evil quedó incapacitado para volver a cantar para Fleurety (y no me extraña), pues quedó muy dañado en la garganta. Por tanto, cuando os escuchéis este EP, no olvidéis que estáis escuchando como un escandinavo en plena pubertad se está destrozando la voz literalmente.

Por otro lado, en lo instrumental, se nota que el black metal de Fleurety madura favorablemente, llegando a cotas de belleza y complejidad bastante por encima de la media, si comparamos con el resto del movimiento del black noruego. Aquí hay calidad y muy buenas ideas… y… a pesar de que se nota la influencia de bandas como Burzum (obvio, por otro lado), también se intuye la intención de querer hacer algo un poco más… elaborado. No diremos “mejor” porque eso es meterse en berenjenales totalmente estúpidos y sujetos irremediablemente a la subjetividad... pero sí que hay que mencionar que el poder grabar en un estudio como dios manda, brindó la oportunidad (y motivación) a Fleurety para innovar y traer algo original a la escena.

Profanations Beneath The Bleeding Stars (único track que repiten de su primera demo) demuestra la maduración más obvia respecto a la demo Black Snow. Además, delata maniobras o dejes compositivos que disfrutaríamos a más niveles en su posterior Min Tid Skal Komme. El interludio ...And The Choirs Behind Him constata también una mejora clarísima en el sonido (y manejo) de las guitarras, pero es que resulta que al llegar My Resurrection In Eternal Hate, el espíritu raw del movimiento hace acto de presencia más fieramente ofreciéndonos un espectáculo cojonudo a base de buenos riffs y arpegios (sin olvidar campoco los chillidos de Nordgaren).

No podemos olvidar que esto venía siendo una especie de presentación… una bengala lanzada al cielo nocturno para demostrar que unos nuevos jugadores se habían unido a la partida, y que… a pesar de que el tiempo no los puso en su sitio, no es menos cierto que lanzaron un debut que podía mirar de tú a tú a las mejores masterpieces del black metal escandinavo de la época. Y eso… no es moco de pavo. Te lo garantizo.

Por otro lado, viendo con objetividad A Darker Shade Of Evil, no deja de ser un aperitivo para lo que estaba por llegar (y además, sin garantía de que lo siguiente fuera a ser algo excepcional, que lo fue). También es cierto que este material es más una rareza y/o anécdota que otra cosa… sea como sea. No deja de ser un buen EP, y más todavía si tenemos en cuenta que salió en el año de oro del black noruego: 1994. Año en el cual muchos dioses demostraron su divinidad y… otros tantos, alzaron la mano en sus primeros pasos hacia los sombríos altares del black metal.

Tres cuernos medios. Un 6 para A Darker Shade Of Evil. Un buen EP que anticipa algo todavía más grande que estaba por llegar.

Alexander Nordgaren: voz, guitarras, letras y producción.
Svein Egil Hatlevik: batería, sintetizador, voces adicionales, letras y producción.

Músico de Estudio:

Per Amund Solberg: bajo.

Sello
Aesthetic Death