First Signal - First Signal

Enviado por kaesar el Dom, 19/09/2010 - 00:10
1743

1. This City
2. When You Believe
3. Part of Me
4. Crazy
5. Goodbye To The Good Times
6. First Signal
7. Feels Like Love
8. Into the Night
9. When November Falls
10. Yesterday's Rain
11. Naked Desire

Harry Hess, la voz de Harem Scarem, vuelve a la actualidad musical con este nuevo proyecto de nombre First Signal. Para la ocasión ha contado con la ayuda en la composición de gente como Tom y James Martin (Khymera, House of Lords), Erik Martensson (W.E.T. Eclipse), Ronny Milianowicz (Saint Deamon), Robert Sall (W.E.T., Work of Art) y Mark Baker (Signal, House of Lords).

Con tantos nombres ilustres metidos en este trabajo cualquier amante del buen hard rock, entre los que me incluyo, debería frotarse las manos y de entrada prestarle atención a este álbum de debut que veremos si tiene continuidad. Digo esto por que la discográfica Frontiers parece interesada en vendernos la moto continuamente. No dejan de rescatar del olvido a bandas y músicos que fueron grandes o gozaron de mayor popularidad años atrás aprovechando su tirón comercial venido a menos. Otras veces crean de la nada nuevas superbandas que desaparecen con la misma velocidad con la que fueron concebidas. Todo ello anunciado a bombo y platillo esperando que el nostálgico de turno, nuevamente un servidor peca de ello, pique y se gaste los euros en alguno de estos discos.

Tampoco todo es malo y es justo reconocerles que suerte tenemos los amantes del hard de que sigan apostando por este tipo de música que sinceramente vivió épocas mejores. En ocasiones incluso alguna de estas propuestas es interesante y justifica el consiguiente reembolso como por ejemplo en el caso de W.E.T o de Eclipse. Lamentablemente no es el caso de este primer, me juego un brazo a que también será el último, álbum homónimo de First Signal.

Lo primero que uno puede pensar es que si Harry Hess pone la voz solista en este disco es que va a sonar a Harem Scarem. Si encima el batería del grupo ayuda haciendo coros pues con más razón. Nada más alejado de la realidad. Mientras los dos primeros trabajos de los canadienses son brillantes el debut de First Signal me resulta aburrido y me ha dejado más frío que el trasero de un oso polar. Aparentemente los ingredientes son los mismos, como unas lentejas de bote o las que hace mamá en casa, pero el resultado final es muy diferente.

Como en cualquier disco de hard rock que se precie no faltan aquí los teclados, los coros preciosistas, los estribillos pegadizos ni algún detalle de calidad en las guitarras pero por algún motivo el álbum no acaba de enganchar. Ninguna de las once canciones me ha emocionado y las encuentro excesivamente lineales. No hay sorpresas, no hay fuerza ni garra en los temas, no hay magia que te ponga los pelos de punta.

Los más maliciosos enseguida pensarán que como uno ya los tiene pelados de escuchar música de este tipo pues nada le sorprende a estas alturas. Parte de razón tienen pero eso no es excusa para no saber disfrutar de un álbum si realmente vale la pena, por muy inventado que esté todo y por muchos clásicos del género que se tengan en casa.

This city que abre el compacto podría perfectamente formar parte del repertorio de un Bryan Adams en horas bajas. Excesivamente simple, repetitiva e inocente como single de presentación. When you believe que viene después más de lo mismo, anodina y fácilmente olvidable.

Part of me es de las pocas que me ha gustado un mínimo, un correcto tema de AOR de los tantos que hay para escuchar, no sobresale pero tampoco daña los oídos. Crazy también se salva de la quema total, es una bonita balada, tirando a ñoña, cantada eso sí con sentimiento y con buenos arreglos de teclado.

En Goodbye to the good Times, muy americana, encontramos algún buen grito del señor Hess y algunos destellos de calidad en las guitarras. First Signal la incluimos dentro de las canciones que ni frío ni calor, si no estuviese tampoco pasaría nada.

Feels like love this Time, Into the Night, When November Falls y Yesterday's Rain no desentonarían en absoluto en un disco de por ejemplo Richard Marx o de Rick Springfield. Se dejan escuchar pero no emocionan siguiendo la tónica general de todo el álbum. Lo mejor para el final con Naked Desire que es un poquito más movida y contundente pero no es suficiente para sacar el regusto amargo general que provoca este experimento de laboratorio creado para consumir con velocidad y para olvidar, si cabe, todavía más rápido.

En definitiva un trabajo irregular, con muchos altibajos, muy falto de energía y excesivamente lineal que no dan ganas de volver a oir después de la primera vez. Una lástima y tres cuernos para un cinco muy justito.

This City

Yesterday's Rain

Part of Me

Crazy

Goodbye to the Good Times

Naked Desire

Harry Hess: voz
Darren Smith: coros
Dennis Ward: bajo y coros
Chris Schmidt : bateria
Michael Klein: guitarra
Eric Ragno: teclados

Sello
Frontiers