Farsot - IIII

Enviado por Witchfyre el Jue, 04/03/2021 - 21:25
4724

1. Thematik: Hass (05:27)
2. Hass - Angst (01:11)
3. Thematik: Angst (06:20)
4. Angst - Tod (00:41)
5. Thematik: Tod (07:17)
6. Tod - Trauer (00:55)
7. Thematik: Trauer (20:40)

Álbum completo: YouTube/Bandcamp

A pesar de andar por ahí desde 1999, Farsot no se pusieron en circulación con propiedad hasta este debut de 2007. Son una de esas bandas a la que les gusta tomarse las cosas con calma y no puedo culparles teniendo en cuenta el trabajo que se ve detrás de cada edición y la ingente cantidad de detalles en la que reparan. Este IIII que los vio debutar, los convirtió en punta de lanza de una escena alemana que tardó mucho en despegar, pero que pronto dio frutos de verdadero interés. IIII fue de los trabajos que más enganchado me tuvo hacia 2007-2008 pero, cuando otras cosas se fueron superponiendo a él, me acabé olvidando de estos muchachos de Turingia e incluso pasé por completo de un Insects que sacaron cuatro años después para mi mayor indiferencia... no porque el álbum en cuestión hubiese hecho nada para no merecerla. Y ya no os digo nada de ese Fail•lure que salió hace otros cuatro. Me olvidé de ellos hasta que, a principios de este invierno que ahora toca a su fin, me aventuré en la estantería con intención de repasar alguna cosa interesante que escuchar y compartir con vosotros y ahí me topé de nuevo este trabajo. El reencuentro fue tan grato que pronto me puse al día con ellos y no puedo decir que me haya arrepentido teniendo en cuenta lo provechosa que ha sido su evolución... Si este álbum es bueno, Fail•lure no le va a la zaga, pero de eso os hablaré en la próxima ocasión.

8 años que le sirvieron a esta gente para editar un par de demos y participar en un tributo a Katatonia antes de debutar con un álbum que muestra a una banda ya plenamente desarrollada. Tampoco es mucho bagaje, que digamos, pero a eso les dio tiempo. No es este incomprensiblemente titulado IIII un estreno al uso, con sus imperfecciones, sus errores y una producción fácilmente mejorable. Tampoco os voy a vender una obra maestra, pero se trata del producto de una banda madura, en plenitud de facultades y en un gran momento de inspiración... a saber, igual llevaban esos 8 añazos currándose estas composiciones. Una obra de black metal adulto, propia de gente con numerosas grabaciones a sus espaldas, con un nivel instrumental envidiable (sólo hace falta echarle un vistazo a su despliegue en directo) y una producción exquisita, como no podría ser de otra forma con Martin Koller al mando (Lantlôs, Silencer, Secrets of the Moon, Helrunar, Alcest y prácticamente todo el catálogo de Prophecy y Lupus Lounge). Y creedme cuando os digo que hace 15-20 años no era tan fácil editar algo a este nivel sin dar uno o dos pasos un poco titubeantes de antemano.

IIII es una compacta bola de black metal con un aire decididamente vanguardista y un marcado acento germano, no sólo porque esa fuese la lengua elegida, que también, si no porque encaja a la perfección en esa hornada de bandas teutonas que nos animaron la segunda mitad de los 2000 a los que estábamos metidos en esto. Es decir, un black metal lo suficientemente moderno como para satisfacer al oído inquieto y al mismo tiempo íntegro como para aplacar a los defensores de las viejas tradiciones. Las voces de 10.XIXt están escupidas con una ira nauseabunda, esos trémolos no desentonarían en un álbum de Emperor o Dissection, las guitarras tampoco se alejan de unos Mayhem y la batería está tocada con suma violencia, también con momentos de verdadera delicadeza, pero todo el envoltorio es decididamente refinado y vanguardista. Abundan los cuidados arreglos de guitarra, inventivos patrones de percusión y detallitos del virtuoso bajo de un v.03/170 que toma un protagonismo insólito para un álbum de black metal (hay que ver el gustazo con el que toca este tío con su bajo de seis cuerdas al cuello). Todo está revestido de cierto aire intelectual y filosófico que trasciende los “groseros” cánones del black metal más rudimentario, dicho esto con todo el cariño del mundo. Es decir, es Farsot una banda de black metal moderno, pero sin pasarse, sin permitir que nadie se ponga a afilar los cuchillos ante su traición al estilo.

Como un álbum que crece con las escuchas y que cada vez debería gustarnos más, a mí casi lo ha hecho más ahora que cuando lo compré 14 años años atrás, Farsot se reservan aquello que de verdad los va a distinguir entre la masa para la recta final. Thematik: Tod es un auténtico misilazo que condensa en 7 minutos todos los “selling points" de este IIII. Si alguien anduviera justo de tiempo, este sería, sin duda, el tema que le recomendaría escuchar para hacerse una idea. Todo lo que hace bien esta banda está ahí enfrascado. Desde su delicado inicio, a los siniestros arpegios que comandan las guitarras, muy en sintonía con algunas bandas del black depresivo de la época, es un corte donde veo un acercamiento a los mejores Shining que nos deslumbraron con V – Halmstad aquel mismo año. Pero no es Farsot una banda que se acomode con facilidad y muestra su lado progresivo ganando violencia conforme pasan los minutos hasta quebrar toda su intensidad con un dramático clímax que, otra vez, me suena mucho a Shining en la parte central. Y, por si fuera poco, terminan esta sección prácticamente rindiendo otro tributo a aquellos maravillosos Katatonia a los que ya homenajearan en December Songs. Y, si Thematik: Tod os parece buena, con los 20 minutos de Thematik: Trauer vais a flipar. Es más de lo mismo, pero multiplicado por tres, en minutos, en técnica, en progresión y en buen gusto... y lo mejor de todo es que en ningún momento os va a aburrir, pese a una duración que asustará al más curtido. Vaya dos putos temazos y, con la broma, hablamos de 27 minutos de los 42 que dura el álbum, sin que lo que vino antes desmerezca en ningún momento.

Sólo un reproche le puedo hacer a IIII, esa sosísima portada en la que no alcanzo a distinguir más que un manchurrón informe de color rojo que bien podría ser una compresa usada y no nos daríamos ni cuenta. Se me escapará su significado (igual que el del título del álbum o el de los nombres de los integrantes), pero es la cosa menos llamativa que os podáis imaginar, haciendo que hasta la portada del Load luzca en comparación. Sin contar ese detalle nimio que espero no eche para atrás a nadie, un discazo realmente notable de black metal con un punto vanguardista, pero con su esencia totalmente íntegra. Una delicia para los seguidores del buen black metal con “algo” diferente y digno merecedor de cuatro cuernazos inapelables.

- 10.XIXt: voces, letras
- v.03/170: pulso, teclas
- 3818.w: guitarras rítmicas
- Pi: IT 5r: guitarras solistas
- R 215k: batería

Músicos invitados:
- V. Santura: guitarra solista en Thematik: Trauer

Sello
Lupus Lounge