Exodus - Pleasures of the Flesh

Enviado por Hawkmoon el Dom, 03/04/2011 - 22:29
360

1. Deranged
2. 'Til Death Do Us Part
3. Parasite
4. Brain Dead
5. Faster Than You'll Ever Live To Be
6. Pleasures of the Flesh
7. 30 Seconds (instrumental)
8. Seeds of Hate
9. Chemi-Kill
10. Choose Your Weapon

Exodus se convirtieron, y de la noche al dia, en uno de los combos más feroces y auténticos de eso que no tardó en llamarse Thrash Metal.

Paul Baloff, junto a los musicazos de Exodus, y sobretodo gracias al ir cargados con aquel seminal "Bonded By Blood" bajo su brazo, se encargaron, ellos solitos, de hacer trizas la escena americana. Junto a Metallica y Slayer, puede decirse que la creación de Gary Holt (y Kirk Hammett) estaba destinada a llegar a lo más alto. El Thrash Metal siempre se caracterizó por la dureza de su mensaje, por su riffeo insano, y porqué no decirlo, por su entramado divertido, anti-todo y seminal. Nadie como Exodus encarna el espíritu más borrachete, locuelo, violentote, amenazante y disparatado. Exodus son el Thrash Metal, y en 1985, trás editar la bomba de relojería que fue "Bonded by Blood", aún más.

Todo exceso se paga caro, y Paul Baloff, que de excesos sabía mucho, fue el primero que tenerse que bajar del vehículo Exodus. Nada, ni nadie, podía parar la maquinaria Thrasher en la que la banda vivía inmersa. Gary Holt, autoproclamado líder del combo americano trás el patadón a Baloff, lo tenía bien claro: la cosa iba a continuar, y tan desenfrenada como de costumbre. Steve "Zetro" Souza, vocalista de Legacy (futuros Testament) fue la opción escogida para suplir al huracán humano que era Paul Baloff. Sus ex-compis no tardaron en mudarse de piel, cambiar el nombre, y junto a Chuck Billy, intentar conquistar el reino metálico. Cada uno tiraba por su lado en ese momento. Paul, por su lado, fundaba Piranha. Testament ya tenían reemplazo (y de lo mejorcito, añado) y Exodus ya tenían nuevo garganta. El Thrash, si algo sabe, es sobrevivir a todo.

Bueno, sin más dilación, vámonos a vivir "Pleasures of the Flesh", el segundo trabajazo de las leyendas (máximas) de la Bay Area. Los nervios me azotan el alma. Vivir la segunda entrega de algo tan seminal como fue "Bonded By Blood" pone los pelos de gallina. ¿Estarán Exodus a la altura?

Una portada normalota, que parece sacada del libreto interior de "Piece of Mind" de Iron Maiden, con la (nueva) formación en una barra de bar (cómo no) y con unas calaveras (de cartón piedra) frente a ellos, no nos quiere ocultar que, a Exodus, como buenos metalheads, les encanta el rollete oscurote y vacilón. Metal oscuro y divertido. Eso es lo que escupen Exodus. "Pleasures of The Flesh" no funcionaría con una portada sobria, a lo "Ride The Lightning" o "Peace Sells". Para nada. Exodus se ríen de la muerte. Exodus se nos ríen en la cara. No hay nada de lo que la banda no pueda mofarse. No hay nada en lo que la banda no pueda cagarse.

"Deranged", que arranca con una intro hablada que no acaba de funcionar demasiado, pero que tiene su cierto rollete, pronto se destapa como una montaña de jodido riffeo y ataque de baterías a toda castaña. Souza no tiene un timbre muy similar al de Baloff y se acusa el cambio. Pero a mejor. Potencia y energia frente a la cazallosa garganta de Mr. Baloff. Testament perdieron a un tio de cojones, pero los Exodus ganaron un tremendo reemplazo a su icono vocal. Holt y Hunolt, unos Kerry King y Jeff Hanneman "en pequeñito" (pero con un nivelón que dobla a los dos astros "Slayeristas") también se lucen en el primer escupitajo de ácido, y directo al ojo. Mamones.

"'Til Death Do Us Part" (que decelera el rollo, y un montón, pero que da en el clavo de los temas con garra), "Parasite" (que suena a Thrash crudo, y de 1983), "Brain Dead" (imposible no mover el cuello hasta partírtelo de placer), "Faster than You'll Ever Live to Be" (más garra total, que parece parida de los tiempos de sus primeras demos), "Pleasures of the Flesh" (afilada y cortante, plagada de buenos coros e intensidad, y abierta por una intro de lo más "junglesca") y "30 seconds" (que no es más que un insustancial pasaje instrumental de 30 segundos) nos dejan claro que Exodus, pese a no tener ya al "Jabato loco" que era Paul, si que cuentan con más armas de nivelón, y son precisamente el resto de la formación, y su nuevo cantante. Exodus no temen parecer pequeños frente a su pasado violento y glorioso y se lanzan a la piscina con toda la movida a alto nivel. Las guitarras suenan con crudeza y destreza, Souza ruge con puterío y mala baba y la sección rítmica, adornada por los geniales Rob (bajo) y Tom (batería) suena que alimenta. No pueden haber quejas frente a "Pleasures of The Flesh". Exodus siguen siendo unos salvajes divertidos. Y más Thrashers que el infierno. Pura diversión malsana, violenta y amistosa. Exodus te aplastan contra un muro de clavos. Eso sí, con más gracia que nadie. Mola palmar al ritmo de las cuerdas de tipos así.

"Seeds of Hate" nos deja para el recuerdo, y facilmente, el mejor tema de todo el disco. Velocidad maníaca, voces bañadas en helio infernal, Speed-Thrash de órdago, una atmósfera realmente lograda y un clásico total, que hace subir la nota, y bastante, a un trabajo, ya de por sí, potente y entregadísimo.

"Chemi-Kill", cuya intro amenazante, misteriosa y elegantona, ya nos va preparando para lo inevitable (el headbanging crepuscular) nos deja a merced de unas guitarras salvajes y desbocadas, un estribillo que se te queda, voces realmente encendidas, e incendiarias, y un baile de batería (y destrucción de bombos) que clama al cielo. Death Angel, Forbidden, Testament, Overkill y muchos más, se aprendieron bien la lección de "Chemi-Kill" y supieron vender después mucho material en la misma onda. Exodus crean escuela. A base de cortar cabezas. Gary Holt es un astro total. No me extraña que, ante la baja de Jeff Hanneman en Slayer, Kerry pensase que la mejor opción para entrar a formar parte de los reyes del Thrash era la de Holt.

"Choose Your Weapon", tema que cierra el "trabajazo-navajazo" del 87, parece que no quiere nacer tan cabroncete como sus hermanos. Pero, nada, falsa alarma. El cierre de disco quiere, también, volar cabezas y hacer vomitar dientes. Espíritu rebelde y callejero, riffeo "quema-púas". Punto y final molón y acertado. Una balada lo habria jodido todo al final.

"Pleasures of the Flesh" tenía una misión de lo más jodida, como era la de continuar un legado como "Bonded by Blood", pero Exodus, que saben "Thrashear" como el acero, no se rindieron y supieron estar, más o menos, a la altura.

"Pleasures of the Flesh" no es un "Bonded by Blood" (era chungo, la verdad) pero queda añadido a la discografía de la bandaza de Holt como un señor discazo, plagado de intensidad, buen Thrash Metal (del mejor que se podía encontrar) y un "segundo comienzo" que, aún, iba a dar mucho que hablar.

4 cuernos (medio-altos) para el "placer carnal" de Exodus.

Steve "Zetro" Souza - Voz
Gary Holt - Guitarra
Rick Hunolt - Guitarra
Rob McKillop - Bajo
Tom Hunting - Batería

Sello
Combat Records