Exciter - Violence & Force

Enviado por Hawkmoon el Vie, 09/03/2012 - 15:54
1966

1. Oblivion
2. Violence and Force
3. Scream in the Night
4. Pounding Metal
5. Evil Sinner
6. Destructor
7. Swords of Darkness
8. Delivering to the Master
9. Saxons of the Fire
10. War is Hell

Exciter, tremebundos perros de la guerra metálica, un nombre que debería venerarse y que por contra es bastante ignorado, siempre se han caracterizado por un abuso de la cólera, por ir a toda mecha, por ser unos salvajes. Y si con su primer trabajazo, el fastuoso y riffero "Heavy Metal Maniac", los canadienses se salieron y le entregaron a la parroquia un discazo de cojones, un clásico, con su segunda obra, "Violence & Force", la cosa no iba a ir a menos. Desde luego que no.

Con el mismo line-up que parió el debut, Exciter se disponen a seguir quemando nuestro planeta. Sin misericordia, sin arrepentimiento. Ni el más mínimo. Estamos en 1984. Judas Priest y Iron Maiden han conquistado las cimas del movidón. Anthrax, Metallica y Slayer, cachorros aún, han mostrado ya que su mordedura será letal. Hay que encontrar un sitio, una silla en la que sentar el culo. O, leches, desaparecerás. Estamos en el momento ideal para, en el caso de guardar material de acero como ases en la manga, lanzarse a la conquista, a batallar por un puesto digno. La década dorada aún no ha llegado ni a su ecuador. Hay tiempo para parir un excelente álbum, romper unos cuellos y acabar, a la larga, siendo inmortal.

Venga, coleguita. No te hagas el remolón. ¿Te moló el primer trabajo de Exciter, no? Pues a fliparla con el segundo. Beehler, el amo del cotarro, ya prepara su gargantorra y saca sus sticks. Se sienta en el kit, le da a la cerveza y le da el visto bueno a Ricci y a Johnson. La pesadilla metálica va a dar comienzo. La banda va a saquear tu casa (cómo ocurre en la portada), a herirte de veras. Hazte con un cuchillo y espera metido en un armario. No salgas pase lo que pase, oigas lo que oigas. Reza y mantén cerrado ese agujero que tienes en la cara llamado boca. O muere.

"Oblivion", intro que funciona a base de chirridos de guitarra, se convierte en la antesala ideal para "Violence and Force", que no es sinó pura velocidad, pura pegada, puro vicio riffero y pule-dientes. La voz de Beehler, aguda y estoica, y su batería, con una pegada para tener en cuenta, se hermana cojonudamente con las seis cuerdas de Ricci y las cuatro de Johnson para arrancarnos la puta piel a tiras.

"Scream In The Night" (Speed heavymetalizado) y "Pounding Metal" (que podría venir firmada por unos vacilones y huraños Judas Priest de principios de década) nos llevan ante "Evil Sinner" (que vuelve a ponerse las pilas, que vuelve a pisar el acelerador) y "Destructor" (a lo Motörhead) que, haciendo honor a su nombre, se lo carga todo. Impagable material, hermano. La velocidad siempre va a más, Beehler se sale con su doble labor y sus compis de aventura, dos músicos como la copa de un pino, están a la altura de lo que se les demanda, que no es más que puro y genuino Metal. Y ardiente, coñes. La temperatura de tu puta habitación subirá 50 grados al darle a la obra del 84. Descarao.

Más heridas para el cuerpo, nene. Turno de "Swords of Darkness" (que se convierte, y desde el primer segundo, en un maremoto headbanger ), "Delivering to the Master" (con poso Black Sabbath) y "Saxons of the Fire" (puntazo total, máxima energia), tres entes cabrones y temibles a sumar a la colección de hijos de puta sónicos que nos estamos zampando desde la intro "Oblivion".

Exciter han mejorado su sonido, su premisa. Y ya es decir, joder. Su debut no era un juego de niñatos. Pero ahora, bajo la batuta de "Violence & Force", la banda se muestra más segura, más sólida, tan huraña como en su debut, corrosiva, veloz.

Instrumentos afilados, garganta lustrosa, cabrona, y una actitud inmejorable. Furiosos, malévolos, técnicos, salvajes y molones. El reverso tenebroso de titanes de la luz como Maiden, Accept o Priest. Mucho más locos que los dioses del cotarro, mucho más peligrosos. Nada que perder y mucho que ganar. Beehler y sus lacayos no se están de nada, apuestan por dar el máximo, hasta quedarse sin sangre. Pronto reclamarán la tuya.

"War is Hell" se encarga de asesinar, de dar el tiro de gracia. Si ya estabas fanfarroneando ante los colegas, si ya estabas pavoneándote ante las nenas soltando mierda del palo "Je, sobreviví al segundo disco de Exciter. Yo soy así", olvida la onda. Y prepara tu culo, apriétalo tanto como puedas, ponlo duro, conviértelo en piedra, en mármol. Vas a recibir un buen patadón. Judas Priest estarían orgullosotes de sus bebés canadienses. Heredando el poder de los amos de "British Steel" o "Sad Wings of Destiny", y llevando su sonido a la calle, al peor callejón que te puedas imaginar. Ceremonia oscuro-metálica, siniestro-cabalgadora, enérgico-cipotona. Ricci, amo de las cuerdas speedicas. Beehler, talentoso hijo de perra, sobrado a nivel batería y con una voz ideal para el estilo de Exciter. Johnson, marcándolo todo, secundando al maestro, convirtiendo la sección rítmica de Exciter en una criatura que late, que respira, que escupe.

Vacile de primera categoría. Certificación de que Exciter eran oro puro. Metaleros con un nivelón de grandes. Aplausos, hasta sangrar, para "Violence & Force".

Solazos, caña parda, alaridos envenenados y cólera canadiense. Lo más.

4 cuernos (altos) para los Exciter '84.

No ganando un duro, pero dando otro paso para ser leyendas. Entrando en casas ajenas, violando a las nenas. Caraduras.

¿Te molan Venom? ¿Te van Motörhead? ¿Te la ponen cipotona los Priest? Dale a Exciter.

Dan Beehler: Voz y batería
John Ricci: Guitarra
Alan Johnson: Bajo

Sello
Megaforce