Enslaved - Vertebrae

Enviado por MetalPriest el Mar, 25/02/2014 - 14:36
425

1. Clouds
2. To The Coast
3. Ground
4. Vertebrae
5. New Dawn
6. Reflection
7. Center
8. The Watcher

Me gusta Enslaved, es una agrupación que por lo general suele traer material de calidad, ya desde sus inicios black-paganos hasta día de hoy cuando solo suelen traer movidas progresivas (aunque extremas al fin y al cabo). Es algo mágico, siempre supieron transmitir un aura especial en todos sus discos, a veces más parecida entre unos y otros pero siempre la mar de interesante de un modo u otro. Para un servidor la mejor parte de la discografía de estos noruegos siempre va a ser la de 1998-2004, época en la que como quién dice casi sacaban un álbum por año y todos de máxima calidad. Esto no quita que no goce cosa mala con los discos anteriores y posteriores, que de hecho mantienen bastante bien el listón y el tipo.

Cuando llegamos a este Vertebrae, recién pasado el genial Ruun, parece que la entrega va a ser otro de los cotidianos cañonazos de Enslaved, con sus potentes riffs y pasajes progresivos. Lo cierto es que más o menos es eso lo que nos espera, pero en menor medida. Este Vertebrae para mí simboliza el comienzo de un descenso de nivel, no muy descarado pero visible. Las estructuras musicales parecen estar hechas más con el piloto automático y aunque no se pueda negar lo agradable de la escucha y alguna que otra sorpresa que pone las cosas en su sitio (donde debiera estar, vamos), ni de coña podemos hablar de un álbum de la talla del legado de Enslaved.

Puede que lo que hace que este Vertebrae sea tan polémico es su accesibilidad, y por supuesto me explico: cuando comencé con Enslaved uno de los primeros discos que me escuché junto con Frost y Mardraum fue este, atraído por el videoclip The Watcher, que debo reconocer que me llegó bastante. El álbum de primeras me impresionó por sus geniales pasajes relajados, los coros con voces limpias, las guitarras que luchan por ser más melódicas y que aún así tratan de conservar las estructuras black. El problema con todo esto fue el explorar discos mejores, desentrañar la verdadera cara de Enslaved y ver que esto es un trabajo bastante predecible a su vez que disfrutable. De veras me lo llegaría a comprar, en serio, pero aclarado queda que ante un Monumension o un Isa esto es un poco como un calentamiento, una preparatoria para adentrarse en la verdadera locura de Enslaved. Vamos a analizarlo más a fondo:

Clouds comienza poco a poco, con unos teclados que nunca me llegaron a atraer. Herbrand Larsen es un teclista/vocalista que me gusta mucho, y de hecho agradezco su llegada a la banda pero... a veces no me convence su propuesta. La pieza progresa, desde unas guitarras atmosféricas a otras más rifferas y compactas, el primero en tomar el micro es el mismo Larsen, antes incluso que el propio Grutle. Tras la entrada de las dos voces de Enslaved, nos sumimos en un pasaje más black y cañero, aunque poco intenso todo sea dicho. Lo mejor con diferencia se encuentra a partir del minuto 4:02 al llegar a un break progresivo-cósmico marca de la casa. El comienzo no está mal, pero tampoco bien... quiero decir: ¿no sería mejor un inicio más impresionante? Clouds no es una pifia pero ni de coña me parece una overtura para un álbum de los noruegos. To The Coast muestra un deje ancestral vikingo en el aura y comienza a liberar el poder riffero de Enslaved, la pena es que se intercala demasiado con pasajes más tranquilos e insulsos. La cosa no termina de convencer ni de espantar, solo gusta, se deja escuchar... El monstruo de Enslaved claramente está aquí, pero no le dejan salir más que a dar pequeños paseos en cada canción, muy raro todo...

Ground luce unas guitarras herrumbrosas y a su vez mágicas, mejorando lo antes bailado, Cato Bekkevold juega con ritmos sencillos y otros más elaborados según en que parte musical estemos. Tal vez sea de las mejores canciones del Vertebrae, mi parte favorita es la que se extiende de 2:48 a 5:10, no tiene desperdicio. La homónima Vertebrae llega después, levantando polvo y mostrando un juego de guitarras-batería bastante compacto. Se desarrolla bastante pegona por lo general pero no llega a levantar pasiones a grandes rasgos, como las primeras piezas del disco. Llegados a New Dawn parece que nos encontramos con una demo de los comienzos de la banda, hasta que la suciedad de golpe retira su negro manto, el resultado no puede ser mejor. Las guitarras se muestran indómitas y cabalgadoras, los estribillos tormentosos, adictivos, y al fin Cato maneja la batería con la intensidad que hace falta. Grutle, que en este disco pasa bastante desapercibido para mi gusto se nos pone en primera fila para soltar sus típicos alaridos graves. Aquí tenemos pues otra de las mejores composiciones de Enslaved en este Vertebrae, que parece haber mezclado el poderío de sus inicios junto con la elegancia del Below The Lights.

Reflection llega majestuosa al fin, luciendo unas guitarras sobrecogedoras. Otro acierto de los noruegos que, bajo mi punto de vista parecen haberse reservado los mejores cañonazos para la segunda mitad del álbum. En esta Reflection se lucen en casi todos lo aspectos: Ice Dale se nos pone virtuoso, Grutle continúa haciéndose notar, Cato destruye y arroya con su batería... genial, y todo esto sin mentar los buenos riffs que nos topamos. Seguidamente, Center toma el testigo: sus primeros pasos son orgullosos y marciales, dando cierto toque exótico y mostrando quienes son los indiscutibles amos del black-pagano-progresivo. Grutle susurra a nuestro oído, dejando que se nos ericen los pelos de la nuca, y la composición va tornándose más tiránica y oscura, ganando fuerza, intensidad... pero es aquí el dato curioso, no se llega a descargar la tormenta. Contenemos la respiración con terror pero no es a Center a la que debemos temer, sino a la que viene después: The Watcher ya se inicia potente, sobrecogedora, clamando a sus ancestros. Las guitarras toman estructuras black y Cato da rienda suelta al doble bombo. Mención a parte merecen Grutle y Herbrand, que ambos se marcan sus más emotivas líneas vocales del trabajo. Puede que esta The Watcher sea una composición simple, poco compleja y asequible pero... también es la prueba de que a veces menos es más.

Este Vetebrae comienza de forma bastante fría, necesitando más jugo y tal vez potencia, pero el caso es que termina fenomenal, salvando la situación. Desde el track New Dawn los noruegos pusieron toda (o casi toda) la carne en el asador, pero claro... ¿es "medio disco" capaz de elevar el conjunto a las estratosféricas alturas de tesoros como Below The Lights o Eld? La respuesta es no. Como dije ya antes párrafos arriba: yo me compraría este Vertebrae encantado de surgir la ocasión pero... desde luego nunca lo respetaré tanto como a sus anteriores lances. Personalmente, me quedo incluso con el Axioma Ethica Odini del 2010 antes que con esta entrega del 2008, pero bueno... todo es cosa de gustos... ¿o no?

Mi calificación es de tres cuernos altos, un digno 6,75 para este álbum de Enslaved. Como una vez dije: toda gran banda está condenada a flojear en algún momento de su carrera, es ley de vida. A Enslaved les llegó el momento en su décimo disco, ¿qué le vamos a hacer? Nadie es perfecto.

Grutle Kjellson: bajo, voz.
Herbrand Larsen: teclados, órgano, voces limpias.
Cato Bekkevold: batería.
Ice Dale: guitarra solista.
Ivar Bjørnson: guitarra rítmica.

Sello
Indie Recordings