Emigrate - Silent So Long

Enviado por MetalPriest el Sáb, 27/12/2014 - 02:09
3450

1. Eat You Alive
2. Get Down
3. Rock City
4. Hypotethical
5. Rainbow
6. Born On My Own
7. Giving Up
8. My Pleasure
9. Happy Times
10. Faust
11. Silent So Long

Las cosas si van con calma... suelen tener un mejor resultado. Eso dicen al menos. Han pasado siete largos años para Emigrate; el proyecto alternativo de Richard Kruspe. Y en esta ocasión, parece que el combo del alemán ha dado más en el clavo que con su debut. Que vamos a ver: no era difícil superar al disco del 2007 en absoluto. Curiosamente aquí un servidor le tiene cierto cariño porque fue de lo primero que escuchó pero... también uno es consciente de lo flojo que resulta ser ese disco.

Como decía: Emigrate vuelven a la carga y en esta ocasión con el Silent So Long bajo el brazo; un trabajo mucho más pulido, amén de más comercial y asequible. Si a alguien le asusta el hecho de que sea una placa bastante dirigida a las masas... que se quite eso de la cabeza, porque lo que uno se tiene que preguntar en realidad es si le gustaría escuchar un disco de rock/metal alternativo con toques hard e industrial. Un buen incentivo para merendarse este trabajo (o al menos picotear en él) es la presencia de varios invitados especiales como lo son Lemmy Kilmister, Marilyn Manson o Jonathan Davis de Korn entre otros. Richard apuesta fuerte en esta ocasión, y de eso no cabe duda.

En comparación con el álbum debut las canciones tienden a entrar con más facilidad, y es que las melodías se antojan superiores, los estribillos son todos (y digo TODOS) pegadizos, llevaderos e incluso los solos de guitarra se multiplican y ganan en originalidad... para proceder de quién proceden, claro. En esta ocasión la presencia de riffs aplastantes "made in Rammstein" de ve mermada, ya que parte de ese papel en este Silent So Long se sustituye inteligentemente conteclados. Además, que las guitarras ahora tienden a alejarse un poco de ese sonido. Respecto al canto de Richard, hay que reconocer que mejoró mucho; sigue modulando su voz en muchos pasajes del Silent So Long pero también se arriesga con otros registros más versátiles, dando enfoques más melodiosos a los versos (lo que realmente mejora la calidad en los estribillos de esta placa).

Solo queda por comentar (antes de abordar el álbum) que el disco se hace bastante llevadero, se aleja de ese dichoso sonido pro-Rammstein americanizado del pasado y se dirige a sendas más ambiciosas amén de versátiles. La gran mayoría de las canciones brillan con luz propia y difícilmente se confunden unas con otras (como podría pasar con un buen puñado de temas del debut), vamos... que palpan atmósferas bastante diferentes de un tema a otro pero siempre se mantiene buenos ritmos y un feeling bien rockero a su vez que moderno. Fíjense que a mí esta clase de música por lo general no me dice nada pero... ojo con este último vástago de Emigrate, que el cabrón nos ha salido bien seductor... ¡Al ataque!

Eat You Alive abre fácil, mostrando la cara más comercial del álbum. Es sencilla, tanto que con dos escuchas (por muy distanciadas en el tiempo que estén) ya te quedas con toda su música. Con razón es el primer single del Silent So Long. Reconozco que tardé en tomarle cariño a esta Eat You Alive pero ciertamente tiene gancho. Está bien perfilada... y la parte en que canta Frank Dellé (un vocalista de reggae) a dúo con Richard le aporta mucha clase al corte este. Get Down es una suerte de pieza de rock electrónico, cantado en gran parte por la polémica Peaches. Fíjense ustedes que no me chistan mucho las vocalistas femeninas pero ¡qué voz! Parece que te está cantando al oído mientras te desabrocha la camisa. Excelente feeling el del tema, sexy y con un desenlace inmejorable.

Parece mentira que tras estas canciones tan alternativas nos vayamos a escuchar un auténtico tema de rock & roll como dios manda, pero así es. Y es que en Rock City tenemos a tito Lemmy dándolo todo junto a Richard, y más bien pareciera que es un tema de Motörhead con Kruspe como invitado y no al revés, sólo diré eso. Para cambiar una vez más de tónica, Emigrate recurre a su siguiente invitado: Manson. Y ahora sí que estamos "fucked" de verdad. Hypotethical nos sale industrial, amenazadora... con cierto aire a Cashmir de Led Zeppelin (salvando las distancias) y con un Manson que no decepciona ni por un instante. Como dije, este disco va plagado de matices, impepinable. Rainbow tira por derroteros algo más "adolescentes" aunque sin tener un mal acabado. Ciertamente los coros resultan algo ridículos, cierto... no obstante, esta canción goza de la ventaja del empaque que le proporcionaron los cuatro anteriores tracks, que la ayudan a salir bien del paso.

A pesar del anterior (y pequeño) bache, Emigrate no piensan dejar de sorprender: esta vez toca hacerlo con la balada Born On My Own... ojo con esas melodías de guitarra y teclados, ahí preparando nuestros oídos para el pedazo estribillo que el Kruspe nos brinda poco después. Conmovedora como no imaginaba escuchar de una banda del estilo de Emigrate. Gratamente sorprendido de veras. Giving Up es el típico tema rockero, que no por ello deja de mostrar ese sonido duro que es tan propio de los músicos procedente de la Neue Deutsche Härte alemana como lo es Richard. My Pleasure pisa un poco más el acelerador y aporta vidilla al asunto, se puede olisquear (aunque solo sea vagamente) el olor a Rammstein en las guitarras, pero sin renunciar al nuevo feeling que adquirió nuestro guitarrista para diferenciarse de sus viejos amigos.

Happy Times parece querer salir como Get Down: fuertemente electrónica. En esta ocasión la voz que acompaña a Richard es la de Margaux Bossieux, la cual ya lo ayudó en el disco debut. Si a alguien le interesa, esta chica es bajista de un grupo de punk americano y estuvo (o incluso todavía está) enrollada con nuestro colega alemán. Honestamente, Happy Times es de las canciones menos interesantes del Silent So Long. Cercanos al final, Faust aporta un poco de rock pesado. No tiene mucha personalidad pero al menos se disfruta debidamente con sus guitarreos y jugueteos en las voces. Para culminar totalmente esta placa, la pieza Silent So Long hace su aparición como despedida, con la discretísima colaboración e Jonathan Davis. El trabajo de voces está muy bien cuidado, amén de la percusión, no hay mucho de lo que quejarse... tal vez del poco dinamismo en las rítmicas pero nada más.

Este es todo el álbum, que por cierto no alcanza a los tres cuartos de hora; como dije al comienzo de la reseña, se caracteriza por resultar sorprendentemente asequible y más original que su predecesor. Richard, junto a sus secuaces de Emigrate consiguieron sacarse un álbum de notable. No es nada triunfal ni apoteósico, pero oyes: que se disfruta, te consigue abstraer de tus pajas mentales y eso, amigos míos... importante.

Me permitiré ser un poco rata aún con todo y le pondré sólo tres cuernos a este Silent So Long, eso sí: bien altos. Un 6,75 que bien podría ser un "siete-punto-gracias" y cuatro cuernos... pero que queda en tres porque la cara B no logra mantener óptimamente el nivel de la primera.

Richard Z. Kruspe: voz, guitarra solista, teclados y efectos electrónicos.
Olsen Involtini: guitarra rítmica.
Armaud Giroux: bajo.
Mikko Sirén: batería.

Artistas Invitados:

Frank Dellé: voz en track 1.
Peaches: voz en track 2.
Lemmy Kilmister: voz en track 3.
Marilyn Manson: voz en track 4.
Margaux Bossieux: voz en track 9.
Jonathan Davis: voz en track 11.

Sello
Vertigo