Elf - Carolina County Ball

Enviado por BurnRain el Sáb, 19/12/2015 - 09:09
1752

01. Carolina County Ball
02. L.A 59
03. Ain't It All Amusing
04. Happy
05. Annie New Orleans
06. Rocking Chair Rock 'N' Roll Blues
07. Rainbow
08. Do The Same Thing
09. Blanche

Álbum Carolina County Ball completo

Ronnie James Dio, el de la mano cornuda, cuya voz siempre estará entre el cielo y el infierno, tuvo unos inicios alejados del Heavy. Comenzó en la música tocando la trompeta siendo niño y luego la dejaría para cantar en grupos como Ronnie Dio & The Prophets o Ronnie Dio & The Red Caps haciendo música para salas de fiestas o celebraciones de fin de curso, las típicas de graduación de los años 50 y 60. Inocente rockabily y soul vestido con traje de chaqueta y corbata. Quién diría que acabaría siendo un icono del Heavy Metal. El punto de inflexión entre estos polos opuestos fue la banda Elf.

Dio se deja arrastrar por las corrientes del rock de finales de los 60, por bandas como The Beatles, The Who, Led Zeppelin, The Faces, Free o Jethro Tull. Con el apoyo de Roger Glover, Elf graba su disco debut homónimo en 1972 y pasa a telonear a Deep Purple. Su inicial estilo bluesy, boogie rock ideal para ambientar cualquier bar con alcohol de dudosa procedencia y con una parroquia empecinada en volver acompañada a casa, se ve influenciado por el peso de los padrinos Deep Purple dando muestras de cierto endurecimiento, buscando mayor protagonismo de cada uno de los instrumentos y subiendo la potencia de su música en su disco Carolina County Ball del 74 (L.A. 59 en EEUU y Japón), segundo bajo el nombre de Elf y que es el mejor de su pequeña discografía.

Lo que es patente nada más comenzar a tocar el piano del bar en "Carolina County Ball" y sobre todo en "L.A. 59" es que Elf parte con la misma base boogie rock pero con Ronnie James Dio aferrándose a los mandos con fuerza, reconociendo en él los atisbos del dios que llegaría ser. Hay apoyos de coros femeninos y trompeta y otros vientos para darle ese aire de desgastado rock, una mirada al pasado pero girando la rueda del volumen.

Con "Aint It All Amusing" la batería de Gary Driscoll da un paso al frente, las teclas de Mickey Lee Soule traen unos aires funky plenamente sententeros y en conjunto cada instrumento parece buscar una parcela marcada por la intensidad, en un tema que nos recordará a los Purple con Coverdale y Hughes (los que dieron un portazo al hombre de negro o ¿fue al revés?).

"Happy" es un tema pausado, nocturno y con aires jazz. No es nada feliz, tiene una aire demencial. Una rareza. Pero no asustarse que con "Annie New Orleans" volvemos al blues rock de factura clásica donde guitarra, piano y voz se trenzan con fuerza. Una muestra más que Elf ha subido el nivel de intensidad.

En "Rocking Chair Rock N Roll Blues" nos llega la voz de Dio como el de un ángel para ir creciendo como el resto de la banda hasta erigirse poderosamente. Camaleónico tema donde Dio y el resto de elfos demuestran que están preparados para dar el salto hasta el mismísimo arco iris. Lo que no tardaría en llegar puesto que Blackmore ya había tomado nota de estos chicos.

Y por mera casualidad llegamos a "Rainbow", un tema ligero con un buen adorno de coros.

Las seis cuerdas de Steve Edwards y el piano de Lee Soule confabulan para meternos una buena dosis de boogie rock en "Do The Same Thing", regalando ritmo hasta desmelenarse. Uno de los temas con más pegada del redondo y con el piano de Lee Soule sonando como un hijo bastardo del incendiario Jerry Lee Lewis.

Como despedida el tema pop "Blanche", con un estribillo machacón, un apéndice de la oleada Beatle.

"Carolina County Ball" tal vez no sea ni el más original ni el más inspirado disco de Blues Rock pero en él participa de manera principal una de las mejores voces que ha tenido y tendrá el Heavy Metal: Ronnie James Dio, un artista que no sólo tuvo talento sino que siempre vivió para su música y el público, un tótem irremplazable e inolvidable. En definitiva una buena antesala a lo que sería Rainbow, con menos magia y riffs geniales pero con un Dio que ya estaba preparado para dar el gran salto al olimpo del metal. Aquí muy bien secundado por buenos músicos entre los que destaca con gran protagonismo Mickey Lee Soule cuyo piano arranca y es pieza fundamental en la maquinaria de casi todos los temas. También destacar el trabajo de Craig Gruber al bajo y Gary Driscoll a la batería, manteniéndose firmes y en su sitio en todo momento.

A disfrutar amigos puede que hoy no vuelvan solos a casa.

Ronnie James DIO: VOZ
Steve Edwards: guitarra
Mickey Lee Soule: teclados
Craig Gruber: bajo
Gary Driscoll: batería

Helen Chappell, Liza Strike, & Barry St. John: coros
Mountain Fjord, M.D., & Martyn Ford: cuerdas
Ray Swinfield: clarinete
Chris Pyne: trombón
Henry Lowther: trompeta
The Manor Chorus: coros en "Blanche"

Sello
Line Records