Edge Of Sanity - Nothing But Death Remains

Enviado por Kaleidoscope el Vie, 21/04/2017 - 04:06
3906

1. Tales... (06:03)
2. Human Aberration (03:35)
3. Maze Of Existence (Epidemic Reign Part I) (04:15)
4. The Dead (03:50)
5. Decepted By The Cross (03:48)
6. Angel Of Distress (03:27)
7. Impulsive Necroplasma (Epidemic Reign Part II) (03:02)
8. Immortal Souls (03:35)

Disco completo

Comienzos…a veces muy malos, otras veces buenos y en casos muy especiales, apoteósicos.

EDGE OF SANITY ¿De dónde viene ese nombre? Fue una idea de los guitarristas Andreas y Sami, amantes del terror de Fulci y Romero. A Swanö le gustaban los nombres más cortos, sus bandas anteriores: GHOST, UNICORN, ICARUS…eran de una sola palabra, pero como en sus primeros días eran más una banda de thrash que de Death Metal no le importó, ya que, según él, las bandas de thrash tenían nombres menos malvados.

La banda empezó con un sonido más thrash, pero cuando se fijaron en la escena de Death Metal sueco quisieron competir con ENTOMBED/NIHILIST. Algo muy osado por su parte, pero no hay nada como la juventud para querer comerse al mundo.

Se formaron en un pequeño pueblo llamado Finspång, el número de habitantes no pasaba de 20.000. Había bastantes “metalheads” y la gran mayoría coincidía en que el “Altars of Madness” de MORBID ANGEL, era demasiado brutal. Así que, EDGE OF SANITY, como buenos muchachos de la época querían ser los más rudos del barrio. Con bandas como PESTILENCE, SLAYER y KREATOR en el arsenal de influencias se lanzaron a ello, con un sonido thrasher y afilado que luego sería cambiado a la tendencia sueca de pedales HM-2 y la afinación en B. Dejaron atrás las influencias thashers y así nació “Nothing But Death Remains”.

De primeras parece un álbum bruto como el solo sin más, sin embargo, a pesar de que la intención de la banda era sonar lo más brutal que se pueda, aquí ya se pueden notar cosas atípicas. Swanö se aseguró de usar teclados (nada nuevo, pero no era especialmente común) y lo más interesante: tempos a 5/8 y 7/8, en general hicieron cosas que ellos no habían oído en ningún otro disco de Death Metal. “Maze Of Existence” es un ejemplo de lo que estoy hablando, va desde ritmos muy rápidos hasta partes que directamente son doom. Y sí…aquí hay muchos riffs doomer y partes densas, un plus para el disco, le da un sonido aplastante muy brutal. No todo es velocidad, el que domina la lentitud, domina la pesadez.

Esto es lo que hacía EDGE OF SANITY, antes de deleitarnos con música sofisticada y progresiva, era una banda muy brutota, en todos los sentidos. “Nothing But Death Remains” fue el comienzo de una inolvidable travesía. Este debut es la prueba de que no se nace siendo un crack, aunque no lo creamos muchos de los genios que admiramos comienzan como simples mortales, aprendiendo, como cualquier otra persona.

Los comienzos de Swanö como ingeniero de sonido, fueron torpes, el debut presenta bajones y subidones en la mezcla horribles. En “Human Aberration” se nota un montón. A mucha gente le molesta, a otra no, pero es un hecho de que, independientemente de que te agrade, es un fallo que atenta contra la calidad de la música, no se trata de una producción lo-fi hecha apropósito, sino de errores de novato. El mismo Swanö dijo que estaría encantado de regrabar el disco. Yo le apoyo, pues tiene grandes momentos y la estructura de las canciones son interesantes, compositivamente es sobresaliente. La producción no es algo positivo, más bien resta. Pero no me malinterpreten, “Nothing But Death Remains” es un grandioso álbum, lamentablemente no nació en las mejores condiciones ni en el mejor momento y eso le sentó terrible. Con contrincantes como “Where No Life Dwells”, “Left Hand Path”, “Into the Grave”, “Like An Ever Flowing Stream” o “Dark Recollections”, “Nothing But Death Remains” la tiene dura, muuuy dura.

Aun así, este debut es un ejemplar de Death Metal sueco destacable, no es un imprescindible, pero si un disco muy bestia con el que se pasa un buen rato. “Maze Of Existence”, “Tales…”, "Nothing But Death Remains" o “Impulsive Necroplasma” son temazos, todo amante del Old School sueco debería tenerlos en sus archivos.

Tal vez si hubiese sido cosecha de 1990 y con una producción mejor, “Nothing But Death Remains” hubiese sido recordado como un epítome del género, pero la realidad es otra. No es más que otro disco que sumó a la tendencia sueca.

Se lleva un 7.7, buen comienzo, pero lo mejor vendría justo después. La banda crecería a pasos agigantados hasta llegar a su cénit: “Crimson”.

Comienzos, comienzos…una de cal y una de arena.

Dan Swanö: Vocals
Benny Larsson: Batería
Andreas Axelsson: Guitarras
Sami Nerberg: Guitarras
Anders Lindberg: Bajo

Sello
Black Mark Production