Edgar Allan Poe - Legado de una tragedia II

Enviado por Alexrock el Jue, 24/07/2014 - 19:42
2717

1. La antesala del infierno
2. Círculo II. Los infortunios de la virtud
3. Círculo III y IV. Devoradores de mezquindad
4. Círculo V y VI. La ciudad del mal
5. Más allá del amor... el dolor
6. Babilonia Eterna
7. Círculo VII. Sangriento elixir
8. Círculo VIII y IX. Yo te maldigo
9. El señor de los sueños
10. Las fauces del averno

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas... casi nunca. "Legado de una tragedia II" es tan buena como la primera parte, incluso me atrevería a decir que en algunos pasajes, mejor. Menuda obra de arte la que, otra vez, Joaquín Padilla, con la ayuda de los más granado de la música española se ha sacado de la manga.

Llama la atención, dentro de ese elenco de artistas con el que nos encontramos, la abrumadora calidad de todos y cada uno de ellos, y por ende, la enorme calidad de la escena de nuestro país, en serio... una por una las bandas cuyos miembros participan en esta historia son increíbles, y si tenemos en cuenta que se trata sólo de una representación del heavy y power, sin incluir, por la propia idiosincrasia del disco, elementos thrash, death y demás estilos más extremos, creo puedo afirmar que estamos en un momento dulce de nuestro rollo en España... a nivel de calidad... no, desgraciadamente, de repercusión... no me cansaré de decirlo.

Pero bueno, "...ladran Sancho... señal que cabalgamos...".

La primera parte de "Legado de una tragedia" nos contaba, a través de la narración que un gato negro hacía al enterrador del cementerio de Baltimore (donde está enterrado el literato), la atormentada vida de Edgar Alan Poe y todos los sufrimientos que el mismo padeció en vida.

Ahora, el cantante de Iguana Tango nos deleita con una segunda parte en la que, tal y como el mismo Joaquín Padilla cuenta en la página web de la ópera-rock, www.legadodeunatragedia.com el espíritu de Poe navega por...

" los nueve círculos del Infierno tal y como ya hiciera Dante Alighieri en La Divina Comedia, con el fin de encontrarse con Satanás e intentar romper el pacto que le condena a vagar en el dolor el resto de la eternidad. Al igual que sucede en la Divina Comedia, Poe es guiado en su odisea por el poeta Virgilio, haciendo el mismo recorrido que hiciera Dante a través de nueve círculos que albergan espíritus castigados encerrados en uno u otro según sus pecados (gula, lujuria, avaricia, ira…)...".

En esta segunda parte nos encontramos con una bella portada, obra del ya famoso Felipe Machado, la producción brillante de Pablo Villuendas que adquiere vital importancia porque los duetos, las orquestaciones, coros, armonías... todo absolutamente todo suena maravillosamente bien, y además, compositivamente me da la impresión que todo es incluso más complejo, más trabajado, y eso teniendo en cuenta lo brutal que era la primera parte nos hace pensar en que nos encontramos ante, posiblemente, uno de los mejores trabajos de metal del año.

"La antesala del infierno" nos presenta a un trío excepcional como lo es Tete Novoa, Pacho Brea y Alfred Romero, apoyados en los coros de dos tenores que compaginan sus voces con la de Beatriz Albert. Cambios de ritmo constantes en un tema que va creciendo a medida que transcurren sus más de siete minutos y en los que nos encontramos con solos de Alfonso Ramos, Oliver Martín y el magnífico Paco Ventura. En "Los infortunios de la virtud", muy heavy metal, nos presenta una lucha encarnizada entre Tete Novoa y José Cano hasta que se hace cargo del estribillo el maestro Leo, acompañado por los teclados de Manuel Ramil.

Seguimos con "Devoradores de mezquindad", mas heavy metal melódico con unos fraseos de guitarra espectaculares, donde el dueño del teclado, predominante durante todo el tema, es Manuel Ibáñez y en el que aparece otro de esos cantantes que están llamados a ser eternos, Ronnie Romero, quien comparte estribillo con Manuel Escudero. Estribillo espectacular que te hace canturrear el tema desde la primera escucha.

El single del magnánimo trabajo se denomina "La ciudad del mal", temazo power en el que primero Israel Ramos toma las riendas del micrófono hasta llegar al estribillo, uno más para no dejar de cantar, en el que se unen Nacho Ruiz, Leo, Tete y David Requejado (algún día tocará hablar de sus Perfect Smile, todo sea dicho).

"Más allá del amor... el dolor", un poco más pesada, con orquestaciones mucho más presentes y en el que descubrimos la enorme voz de José Broseta. Destaca toda la línea de bajo de Diego Miranda, majestuoso. Como majestuosos se aparecen unos coros en latín que dan inicio a "Babilonia eterna" en el tema más "bonito" del disco; donde Joaquín Padilla, el gran hacedor del invento, se reserva el placer que debe ser cantar acompañando a la increíble voz de Chus Herranz. Un medio tiempo con mucha garra en el que ambas voces embastan de una forma ejemplar, en un dueto mágico.

"Sangriento elixir" es un tema que podría, perfectamente, formar parte de cualquier disco de Dark Moor, no en balde es Enrik García quien ha creado las orquestaciones, tan sinuosas y llenas de matices como es marca de la casa para que sean esta vez, Beatriz Albert e Ignacio Prieto quienes luzcan sus esplendorosas gargantas. Metal melódico sobresaliente en el que el estribillo con las dos voces al unísono es algo realmente especial.

El heavy metal más crudo del disco nos llega de la mano de "Yo te maldigo", donde ya desde el comienzo con unos teclados "eclesiásticos" ponen al oyente en situación, esperando la caña, que no tarda en llegar de la mano del omnipresente Leo, acompañado ahora por Manuel Rodríguez, doblando las voces de forma sublime, joder, pero es que además los coros de tenores y sopranos acompañando las voces y tonos más rasgados de Jiménez, con los seguidos solos de Pablo García te empujan contra la pared a base de riffs cortantes. Bestial. Viva el heavy metal, coño!.

Más extravagante se presenta "El señor de los sueños", atmósferas orquestadas al mejor estilo de Stravaganzza o incluso 037 en el tratamiento de las guitarras, que sorpresivamente son de Juanjo Melero. Leo canta en esta ocasión con Zeta.

Cierra esta segunda parte de "El legado de una tragedia", "Las fauces del averno", un poco de caña a manos del propio Zeta tras unos coros, de nuevo en latín, y un Pau Monteagudo que sorprende por lo alejado de los registros que practica en su banda madre y cambio de ritmo para aumentar la velocidad del asunto, con Tanke Ruiz y finalizando a toda ostia y coros metaleros como pocos.

En definitiva, la consagración de un músico como Joaquín Padilla, alejado durante muchos años, al menos a nivel mediático, del mundo del metal, pero que se ha mostrado como un excelso compositor, como un músico capaz de crear obras de arte como las que nos ha regalado, pues si bien la primera parte del legado era absolutamente maravillosa, esta segunda parte es incluso mejor.

Por otro lado, y reflexionando un poco, creo que deberíamos aprovechar la ocasión que nos brinda tan tamaña obra para indagar en la carrera de tanto buen músico, pues a buen seguro que más de uno se llevaría una gratísima sorpresa; descubriendo grupos, músicas, sentimientos... todos ellos dignos de elogio continuo y sobretodo de ser escuchados y disfrutados, joder!.

¿Disco del año?. Seguramente.

Todos los que intervienen:

Voces:

EDGAR ALLAN POE: Leo Jiménez
VIRGILIO : Tete Novoa (Saratoga)
SANDMAN (MORFEO): Zeta (Mago de Oz)
CARONTE: Pacho Brea (Ankhara)
MARQUÉS DE SADE: José Cano (Centinela)
DANTE: José Broseta (Opera Magna)
MINOS: Alfred Romero (Darkmoor)
CERBERO: Ronnie Romero (Lords of Black)
LUCIFER: Manuel Rodríguez (Sphinx)
ABADDON: Pau Monteagudo (Uzzhuaïa)
FLIGIAS – Israel Ramos (Alquimia)
BARÓN FERENC NÁDASDY: Ignacio Prieto (Eden Lost, Atlas…)
PLUTO: Manuel Escudero (Sacramento)
ELIZABETH BATHORY – Beatriz Albert (Ebony Ark)
MATTHEW: Tanke (Fiebre)
MENSAJERO DEL CIELO: David Querejado (Perfect Smile)
SEMÍRAMIS – Chus Herranz (We Will Rock You)
REY NINO – Joaquín Padilla

Guitarristas;

Paco Ventura (Medina Azahara)
Pablo García (Warcry)
Antonio Pino (Leo Jiménez)
Jero Ramiro (Santelmo)
Enrik García (Darkmoor)
Joxemi (Ska-P)
Javier Nula (Opera Magna)
Juanjo Melero (Sangre Azul)
Manolo Arias (Atlas)
Luis Cruz (Topo)
Alfonso Ramos (Panzer)
Abel Franco (Tony Sölo)
Oliver Martín (Whistlino)

Teclistas:

Javi Díez (Mago de Oz)
Manuel Ramil (Sauze, Warcry)
Manuel Ibáñez (Medina Azahara)
Andy C. (Saratoga)

Bajistas:

Patricio Babasasa (Stravaganzza)
José Hurtado (Coilbox)
Diego Miranda (El Gran Bonobo)
Ricardo Esteban (Whiskey Viejo)

Baterías:

Carlos Expósito (Leo Jiménez)
Andy C. (Saratoga)
Carlos Mirat (Obús)

Violin:

Judith Mateo

Máximo hacedor: Joaquín Padilla

Sello
Autoeditado