Earth - Earth 2: Special Low Frequency Version

Enviado por MetalPriest el Lun, 11/05/2020 - 12:41
4426

De entre todos los movimientos surgidos en el Metal, el drone metal ha de ser el menos popular, el menos querido y el menos prolífico. La carrera por sonar más pesados, lentos y densos terminó cuando agrupaciones como Sunn O))), Boris o Nadja hicieron su aparición, pero no se puede olvidar a quién se le debe todo. En este mundo tan marginal, degenerado y espeso habrá pocos nombres a los que hacer alusión, porque a fin de cuentas: ¿Para qué prodigarse en explorar distintas bandas y discos si todos terminan sonando tan putamente flemáticos? Pero lo que está claro, lo que no debe dejar espacio para la más mínima duda, es que en materia de Drone Metal no se está mínimamente versado hasta escuchar Earth. Porque Earth es el comienzo de todo el tinglado… y algo bueno debió hacer Dylan Carlson con este proyecto para que decenas de músicos terminasen decidiéndose por seguir sus pasos.

Nos transportamos al amanecer del género. Si bien Extra-Capsular Extraction (1991) había puesto ya todas las cartas sobre la mesa, Earth 2: Special Low Frequency Version terminaría por asentar y establecer los cánones que dictarían férreamente el estilo que daba sus primeros coletazos de vida. Carlson lo llamaba “ambient metal”, pero para el resto del mundo, Earth fueron, son y serán los padres del Drone Metal, y este Earth 2: Special Low Frequency Version su divino decálogo de los diez mandamientos.

Un servidor siempre preferirá el mini-álbum Extra-Capsular Extraction y el Phase 3 por razones de gustos, pero es innegable el hecho de que Earth 2 llegó a crear semejante escuela, que sencillamente tuvo que erigirse como uno de los tótems inamovibles no solo del metal más pesado, sino de la música lenta en general. Los océanos de distorsión que se mecen a lo largo de este “debut” que nos traen los de Olympia y su extensión tan elevada (superior a los 70 minutos) hablan por sí solos: La propuesta de Earth no se trata de musicalidad, ni riffs o melodías. Ni siquiera de letras pegadizas o voces potentes. Lo que los primeros Earth querían explorar es el mismísimo core de la distorsión; la “música” que se puede crear únicamente con bajo, guitarra y un acople de mil pares de demonios… la sensación que provoca cuando toda esa incontable masa de pesadez impacta contra tus oídos y tu cerebro.

Dylan y cía tenían las cosas claras, y lejos de acomplejarse o echarse atrás en tan temerario proyecto, quisieron seguir adelante y darle existencia… un cuerpo. El tiempo les dio la razón, y aunque el drone siga siendo una corriente musical residual y abiertamente despreciada por el 99% de la humanidad (siendo generosos), lo cierto es que sigue teniendo algo. Sigue aportando algo que pocos estilos musicales pueden. Hablamos de sensaciones, insisto. De cosas abstractas que difícilmente podré explicar, pero que me veo forzado a (por lo menos) asegurar su existencia e interés: Ese valor añadido que todos sabemos que ofrece el arte… ese feedback que provoca algo en nuestro interior y nos hace sentir. De eso mismo hablo, y eso mismo es lo que seguramente buscaban Earth cuando todo este viaje comenzó en 1989, y lo que precisamente encontraron cuando al fin grabaron el Special Low Frequency.

Hablar de canciones es un tanto absurdo, porque en estas tres piezas se condensa una inmensidad decibélica inabarcable. Pero sí que comentaré un par de cosas: la primera es que si al terminar Seven Angels no has sentido nada, mejor cambiar a otra cosa. Porque eso significa que o bien no es tu momento o que simplemente Earth (y el drone en general) no son para ti. Porque todavía en Seven Angels se intuye cierta melodía; melodía que veo heredera de Ouroboros is Broken (del Extra-Capsular Extraction). Pero es que luego con Teeth of Lions Rule the Divine, la exposición a la agobiante calma se intensifica, y aun así eso no es NADA comparado con lo que llega a convocar Like Gold and Faceted con su media hora de tormenta sonora. Es en este punto, cuando realmente estás conectado con Earth, cuando te das cuenta de que todo está bajo control; de que cada nota extendida hasta el absurdo tiene su origen lógico. Like Gold and Faceted cierra el círculo, y únicamente te deja a ti con el silencio. A ti solo con tus sensaciones… sensaciones que, por otra parte, no creo que tengan palabra que las defina en verdad.

Como venía diciendo, Earth 2: Special Low Frequency Version no pretende gustar a muchos y ser un fenómeno de ventas… es sencillamente un experimento sonoro. Uno exitoso me atrevería añadir. La demostración de que la simplicidad llevada al abismo más extremo termina dando la vuelta y acaba revelándose como algo complejo y desafiante. Earth 2 pone a prueba no sólo los cánones que había establecidos por aquel entonces en el metal, sino al oyente mismo, obligándolo a buscar qué esconde este leviatán en el fondo de sus “especialmente bajas frecuencias”. Clásico.

9.5.

Dylan Carlson: guitarras.
Dave Harwell: bajo.
Joe Burns: percusión en track 3.

Sello
Sub Pop Records