Dream Theater - Distant Memories: Live In London

Enviado por Dieguitoacdc el Dom, 07/03/2021 - 22:32
112

CD1:

Untethered Angel
A Nightmare to Remember
Fall Into the Light
Barstool Warrior
In the Presence of Enemies – Part 1
Pale Blue Dot

CD2:

Scenes Live Intro
Scene One: Regression
Scene Two: I. Overture 1928
Scene Two: II. Strange Déjà Vu
Scene Three: I. Through My Words
Scene Three: II. Fatal Tragedy
Scene Four: Beyond This Life
Scene Five: Through Her Eyes

CD3:

Scene Six: Home
Scene Seven: I. The Dance of Eternity
Scene Seven: II. One Last Time
Scene Eight: The Spirit Carries On
Scene Nine: Finally Free
At Wit’s End
Paralyzed (Bonus Track)

No sé si es por el hambre que tengo o simplemente porque la cabeza últimamente me juega malas pasadas, pero Dream Theater, cuando hablamos de sus álbumes en vivo, es lo más parecido a un certamen de tartas de chocolate: los sabores entre estas se parecen, pero cambian algunas propiedades (tres chocolates, algunas llevan licor, otras nata, otras galleta,…) pero siempre sabes que te van a encantar pruebes la que pruebes. Pues eso mismo sucede con cada álbum en vivo de nuestros progresivos amigos ya que, a fin de cuentas, todos tienen en común la grandiosidad técnica en su ejecución, pero con algún que otro detalle cambiante y que marca una pequeña diferencia entre cada material (los repertorios, la calidad de la filmación, el estado de forma de voz de LaBrie,…).

Tras esta absurda, aunque deliciosa, metáfora toca hablar detenidamente de “Distant Memories”, su nuevo álbum en directo extraído de los dos shows que Dream Theater ofreció en el Eventim Apolo de Londres los días 21 y 22 de febrero del año pasado en el marco de la gira promocional de su más reciente álbum de estudio “Distance Over Time”. El material en vivo previo a este fue “Breaking The Fourth Wall”, en el cual se documentó con sobrada calidad lo que fue la gira posterior al álbum homónimo del grupo (en medio vendrían “The Astonishing” y una gira tributo a “Images And Words”).

Contextualizando un poco más este material aquí reseñado hay que decir que, aunque obviamente son muchas las referencias a su “Distance Over Time” (al fin y al cabo tocaba llevarlo al directo), el conjunto aprovechó este tour para interpretar de principio a fin, con motivo de su vigésimo aniversario, una de sus obras magnas, “Metropolis 2: Scenes from a Memory”. Por lo tanto, cada show de esta gira estuvo conformado, por decirlo de alguna manera, por dos actos bien diferenciados: el primero sería la presentación de algunas de las canciones de su nuevo LP y, en cuanto al segundo, la interpretación íntegra del “Metropolis”.

Uno de los primeros aspectos que salen a la luz cuando escuchas este show por primera vez es la excelente producción, dirección y riqueza audiovisual que se han marcado Pierre y François Lamoreux, cuidando cada pequeño matiz sonoro que se desprende de los instrumentos de estos dotadísimos músicos, así como de cada plano de cámara.

Tras una breve intro empieza lo bueno de la mano de “Untethered Angel”, un corte tan ideal para abrir la gira como su último disco. Como ya decía antes, lo primero que notaremos será el enorme trabajo que hay tras la producción del disco. Labrie, aunque sin sonar como en tiempos de antaño (recuerdo leer numerosas críticas a su estado vocal cuando pasaron por Madrid poco antes, precisamente, de este concierto) está cumplidor, llegando a los agudos que esta canción demanda. El segundo plato nos lleva por momentos a su “Black Clouds & Silver Linings” (2009) de la mano de una más que lograda ejecución del “A Nightmare To Remember” (si te haces con el DVD no tiene desperdicio alguno ver la puesta en escena lumínica tan grande que trajeron con esta canción). Poco antes de alcanzar el cuarto minuto sí notaremos algunos retoques en la voz de James, con una distorsión más exagerada, fórmula que se repetirá en otros momentos del show, mientras que el resto de miembros no han necesitado ningún retoque ya que siguen en plena forma. La marcha continúa con una de mis preferidas del último trabajo “Fall Into The Light” (grandioso solo de Petrucci), la cual variaba en los repertorios con “Paralyzed”, otro convincente cañonazo que ha sido incluido como bonus track del trabajo. Ambas suenan realmente bien, pudiendo pensar por momentos que la segunda gana más al ser tocada en concierto.

Otra canción que en vivo me ha parecido más convincente que en estudio es “Barstool Warrior”, una canción que desde su versión de estudio me evocaba por momentos al “Images And Words” (Rudess es un maestro de los teclados), pero de un modo más contemporáneo. Petrucci suena muy nítido en cada pequeño detalle tras su guitarra, mientras que Labrie parece más cómodo en esta tesitura. Antes de cerrar el primer acto, con la mayoría de temas extraídos de su más reciente esfuerzo discográfico, de la mano de “Pale Blue Dot”, otro tema lleno de momentos instrumentales de primera clase, volaremos un momento a 2007 para escuchar “In The Presence Of Enemies Part. 1” del “Systematic Chaos”, el cual, además de sonar tremendo en todas sus facetas, recibe una acogida muy cálida por parte de sus seguidores.

Toca cambiar el CD o DVD para escuchar, o disfrutar, de una reinterpretación en vivo de su obra conceptual más querida. Se trata de “Metropolis 2: Scenes from a Memory”, uno de los discos insigne del Metal Progresivo que, a estas alturas de la película, pocas presentaciones requerirá. Es escuchar la cuenta atrás de “Regression” o los primeros compases de “Overture 1928” y sentirme en el maldito paraíso. Rápidamente, y ante el clamor de los fans, reaparece en escena Labrie para cumplir de lo lindo con “Strange Déjà Vu”, una de esas canciones del grupo que siempre me pone los pelos de punta. También siento que James está cumplidor tras el micrófono en “Fatal Tragedy”, ese diamante en bruto que ha envejecido realmente bien.

Aunque en lo vocal pueda sonar algo más sufrido (una vez más se notan retoques de estudio), una de las piezas que más me ha gustado escuchar de este material es “Beyond This Life”, que si ya de por si era mi pieza predilecta del disco en su versión original, esta interpretación en vivo se sale. Como he dicho, James sufre en algunos momentos, especialmente cuando le toca tirar de agudos exigentes, pero entre el resto de compañeros (todos sembradísismos) y los arreglos que se hayan podido realizar en su voz posteriormente el resultado termina siendo fabuloso. No falta el momento casi solista de Jordan con sus teclados portátiles, así como el apoteósico final que tiene este corte. Hay que disfrutarlo señores, porque les ha salido algo redondo.

“Through Her Eyes” trae algo más de belleza y pausa a la velada con un bello homenaje a numerosos rockeros caídos como David Bowie, Frank Zappa, Randy Rhoads, Cliff Burton o Freddie Mercury mientras, sentado en el centro del escenario, James canta con mucha veteranía una canción que siempre me saca alguna lagrimilla. Si cabe aquí un poco de crítica extraño la presencia de Mangini tras la batería, delegando esta labor a una caja de ritmos. No habrá mucho tiempo para respirar ya que, en pocos segundos, el grupo nos golpeará de lleno con la extensa “Home”, una canción que esperaba escuchar en directo con especial ansia y que no me ha decepcionado por sus enormes dosis de virtuosismo tras cada instrumento. Aunque si vamos a hablar de virtuosismo, seguramente su momento más álgido se produzca con la instrumental y salvaje “The Dance Of Eternity”, corte donde los cuatro maestros de sus respectivos instrumentos gozan, casi al completo, de momentos solistas y de locura extrema, teniendo aquí que destacar el papelón de Mangini (no era fácil interpretar a la batería una canción de Portnoy tan compleja y este, siguiendo sus propios principios, es capaz de hacerlo), así como la enfermiza línea de bajo de Myung o los teclados endiablados de Jordan (creo que no hace falta detenerse en ese genio llamado Petrucci).

“One Last Time” cuenta con un caluroso acompañamiento vocal del público londinense, mientras que en “The Spirit Carries On” optan por crear un mar de luces gracias a las linternas de sus teléfonos móviles (¿dónde quedaron los mecheros?) al mismo tiempo que Labrie nos emociona, ahora sí, con una sentida interpretación de este baladón inmortal. El “revival” de “Metropolis” llega a su fin con otra apuesta de alto calibre instrumental como “Finally Free” que termina por levantar al público de sus butacas (honor para Mangini una vez más tras los tambores). No obstante, la función terminará con un guiño a los DT modernos de la mano de “At Wit’s End”, otro tema de “Distance Over Time” que me convenció y que pienso que alegrará escuchar a los seguidores.

Me parece que este “Distance Memores” es un material realmente valioso y de enorme clase, aunque pueda salir perdiendo si cualquier purista o fan de los DT más clásicos lo compara con “Live Scenes From New York”, material de la gira promocional del propio Metropolis en el que, aunque interpretaron las mismas canciones, hay que tener en cuenta que la formación contaba por aquellos tiempos con Portnoy tras los parches y lo que su estilo suponía para el resultado final del grupo. A mí, particularmente, me parecen ambos shows monumentales, con todos los elementos clásicos que han caracterizado a este grupo y que tan grandes los han hecho (únicos en lo suyo, la verdad).

Y tras hablaros de este documento me retiro a comerme una tarta de chocolate, que me dio mucha hambre al escribir esa introducción, mientras lo reescucho una vez más.

Untethered Angel

Beyond This Life

The Dance Of Eternity

Mike Mangini - Batería
James LaBrie - Voz
John Petrucci - Guitarras y coros
John Myung - Bajo
Jordan Rudess - Teclados

Sello
InsideOut Music