DragonForce - Sonic Firestorm

Enviado por MetalPriest el Vie, 07/02/2014 - 17:55
1031

1. My Spirit Will Go On
2. Fury Of The Storm
3. Fields Of Despair
4. Dawn Over A New World
5. Above The Winter Moonlight
6. Soldiers Of The Wasteland
7. Prepare For War
8. Once In A Lifetime

El término extremo es un concepto que en la música queda un poco en el aire ¿qué significa? cuando una banda es extrema ya hay que dar por supuesto que van a haber gorrinos berreando al micrófono? o... ¿significa que instrumentalmente la entrega suena brutal? Tal vez, la cosa signifique sencillamente que las susodichas composiciones están saturadas y la escucha de hace dura y pesada.

¿A qué viene todo esto sobre la música extrema en una reseña de DragonForce? Pues porque una vez en la wikipedia (hace cosa de uno o dos años) leí que los británicos estos hacían una suerte de Extreme Power Metal. Joder, lo que hace el tiempo libre... pero sin embargo, opino que tampoco es nada descabellado porque... honestamente: me es más fácil meterme entre pecho y espalda un disco de God Dethroned (por ejemplo) que uno de estos DragonForce. No es que sean malos músicos... simplemente es eso; que su música se hace muy recargada, veloz e intrincada. Al final, algo de razón tendría el iluminado que los calificó como una agrupación de power metal extremo.

Dejando este concepto a un lado, pues supongo que este razonamiento os hizo comprender a donde quiero llegar, ya voy directo al quid de la cuestión: el sonido de DragonForce. Efectivamente todo este rollo viene a cuento de explicar el estilo que ejecutan estos músicos, porque no existe agrupación que se asemeje a ellos. Todo dios sabe quienes son Rhapsody Of Fire y como suenan, ¿no? pues lo que DragonForce se traen entre manos es algo similar, un power centrado en la técnica pero... todavía más, dejando totalmente de lado orquestaciones, coros operísticos y movidas de esa índole, solo los seis músicos que conforman la agrupación dando lo mejor que tienen. Escucharse una canción (ya no digo disco) de estos mendas equivale a escucharse todo el happy power habido y por haber en la historia del metal, tal es la saturación musical y el sonido de estos tíos. Repito una vez más: no digo que sea malo pero... joder, carga.

En cuanto a este Sonic Firestorm... bueno, aquí es donde los jóvenes DragonForce comienzan a desmandarse cosa mala, porque antes su propuesta no era tan radical e intrincada pero a partir de aquí... digamos que es cuando los ingleses descubrieron cual es su sitio en este reino metálico. Dije ingleses pero sabed que aquí cada uno es de su tierra: Herman Li es chino (concretamente de Hong Kong), ZP Theart es de Suráfrica y Vadim Pruzhanov es ucraniano, el resto... sí, son ingleses aunque tampoco vecinos precisamente. En realidad poco importa eso porque lo que aquí lo que impera es la música y por tanto lo que os interesa saber es ¿son buenos músicos? Claro que lo son, son unas jodidas máquinas, unos cyborgs creados con el único propósito de ser los más técnicos y complejos del feudo power. Se que suena un tanto exagerado pero... venga, echadle huevos y escuchaos enterito este Sonic Firestorm, seguro que acabáis vomitando arco iris por las esquinas.

Sintiéndolo mucho no voy a entrar al detalle en todas las canciones, pues creo que solo un jodido enfermo se adentraría en el detallismo de un disco de estas dimensiones (y que por encima anda cerca de durar una hora). Como mucho, os comentaré la primera mitad del disco para no saturaros y sonar redundante y de paso recalcaré las virtudes y defectos de estos DragonForce.

El comienzo de esta tormenta de colorines y unicornios con olor a fresa viene de mano de My Spirit Will Go On, que abre con unos arpegios misteriosos que no tardan en devenir en unos riffs crudos que se intensifican con el martilleo de Dave. Al final el tema nace y comienza la locura, cambios de ritmo, agudos a cascoporro, minutos de solos de guitarra a velocidades vertiginosas y... al llegar a Fury Of The Storm más de lo mismo, distintas melodías, distintos punteos, distintos tempos pero siempre respetando unas constantes: técnica y velocidad. Personalmente esta es mi favorita del álbum pues sale en el Guitar Hero y bueno... un tema que es la mitad de su metraje guitarreos infernales... es una locura en ese maldito juego. Aquí podemos comenzar a notar una de las pegas de la banda, lo pomposos que pueden llegar a ser los estribillos de la banda, al igual que las letras, atentos:

Into the fires of forever we will flare through the heavens
With the power of the universe we stand strong together
Through the forcing of power, it will soon reach the hour
For victory we ride, Fury of the Storm!

Con esto ya os hacéis una idea del sonido de estos jodidos DragonForce, el disco no decae después, pues Fields Of Despair nos trae una melodía intrépida a la vez que aventurera. Los solos llegan después, turnándose entre Herman Li, Sam Totman y Vadim Pruzhanov, guitarras y teclados, un remolino de notas que vienen y van, precedidas y sucedidas por coros azucarados (aunque genialmente cantados) por ZP. Todos los miembros de la banda se lucen, todos lo hacen bien, pero el problema es que no paran de lucirse, aún en Dawn Over A New World hay que dar las gracias por el hecho de que los tíos nos traen una power ballad y la cosa se relaja bastante (acústicas, piano, tempos lentos...) y el solo de guitarra es más solemne y sentido de lo que suelen llegar a ser los de esta banda.

Above The Winter Moonlight recupera esas melodías power-animadas y se lanza a toda castaña a por todas, y una vez más volvemos a perdernos entre los alocados pasajes de DragonForce, no veo necesidad de seguir repitiéndome con la segunda mitad del disco, no es que no valga la pena... es que es todo del mismo estilo. Como dije en el párrafo de arriba: técnica y velocidad, melodías chulas, estribillos happy power a morir y complejidad por un jodido tubo.

Sinceramente, me gustan estos DragonForce, tanto que incluso tengo el Inhuman Rampage en CD original, pero reconozco que los tíos pueden ser indigestos a saco, hasta límites insospechados pero coño... son únicos, y tan enrevesados que ya solo por escuchar esos duelos de solos (en todas y cada una de sus canciones) vale la pena dedicarles un buen rato de vez en cuando. Es muy freak ser fan de estos personajes pero ¡qué coño! si los tíos se curran su música hasta esos niveles... desde luego se merecen un mínimo de respeto, al igual que sus hermanos mayores los Rhapsody.

Parece mentira que estos DragonForce vengan de las cenizas de una banda de black metal llamada Demoniac, realmente impresiona. ¿Cómo se puede pasar del lado oscuro del metal a ser los jodidos caballeros de la orden del unicornio mágico? No lo se, pero a los cabrones les fue bien el cambio, su afán por crear música más y más compleja les ha ayudado a llegar lejos, bien por ellos.

Mi calificación final es de cuatro cuernos y un 7,5 para DragonForce y su poderoso Sonic Firestorm. Una evolución más que acertada, podrían habérselas arreglado para sonar menos ñoños pero aún así es abrumadora la energía y virtuosismo que destilan en todo momento. Por el nivel de dificultad estos ingleses ya se merecerían un diez sobre diez innegociable pero... como su propuesta llega a ser indigesta y algo infantil... la nota baja, a parte que los riffs base de las canciones no suelen ser muy allá, las melodías sí pero lo que son los riffs... mucho "taca-taca" clásico si ustedes me entienden.

Para acabar les recomiendo de este disco los temas que ya he enlazado (obvio),que son a gusto personal los más interesantes... y de propina este directo del tema Fury Of The Storm para que podáis ser testigos de que lo que hacen DragonForce en estudio es casi perfectamente ejecutado sobre los escenarios, unos cracks. Y lo que más me fascina es que los cabrones hasta están saltando y brincando, motivando al público y divirtiéndose como enanos. Menudo dominio...

Recomendado para fanáticos del power, para amantes del virtuosismo y sobre todo para los más valientes. Esto sí que es extremo y no lo que hacen Mayhem jejeje...

Herman Li: guitarra.
Dave Mackintosh: batería.
Adrian Lambert: bajo.
ZP Theart: voz.
Vadim Pruzhanov: teclados, guitarra acústica.
Sam Totman: guitarra.

Sello
Noise Records