Dokken - Barcelona, Sala Razzmatazz 2, 31 de octubre 2015

Enviado por jonerstoner el Mar, 03/11/2015 - 00:59
341

1.Empire
2.Into the Fire
3.Dream Warriors
4.Sunless Days
5.Breaking the Chains
6.The Hunter
7.Kiss of Death
8.Alone Again
9.Too High to Fly (guitar solo)
10.Maddest Hatter
11.It's Not Love
12.In My Dreams
13.Tooth and Nail
14.This Fire
15.When Heaven Comes Down
16.Paris Is Burning

31 de Octubre de 2015. Ya hace 10 días que Marty Mcfly anda perdido por su futuro, nuestro presente, y nosotros perdidos en una noche de Halloween importada de los USA que se entremezcla con nuestras tradiciones propias. En la sala Razzmatazz 2 de Barcelona, el público de hard-heavy de los 80 tenemos la oportunidad de ir a disfrutar de algunas de las mejores canciones escritas en este estilo. Los Dokken han llegado a la ciudad!

De la banda original, la que nos causo grandes erecciones en los 80, nos queda el contundente y simpático Mick Brown en la batería y el líder de legendario apellido, Donald Dokken, que con sus 62 añazos no está para muchos trotes el hombre. En la guitarra el solvente John Levin y en el bajo, para este periplo europeo, Chris McCarvill, conocido por ser los últimos años, el bajista de los House of Lords.

Ya os he avanzado que Don Dokken no está para muchos trotes. Así que vamos a ser directos y avanzarlo ya para no tener que ser muy recurrente durante la crónica del concierto. Don Dokken no canta bien. De hecho a veces no canta una mierda. Debe ser jodido ser Don Dokken y que cualquiera de la banda tenga más voz que tu. De hecho que prácticamente cualquiera del público la tenga. Don Dokken nos destrozó prácticamente todos y cada uno de los clasicazos que sonaron. Lo que pasa, es que tuvo la suerte de encontrarse con un público (la mayoría) con buen humor y educado que no se lo tuvo demasiado en cuenta y le ayudó a cantar durante el concierto. La verdad es que al tipo se le veía agradecido dedicándonos gestos de gratitud y cariño. Qué menos!

Después de tomarnos unas cervezas en el mítico bar de enfrente de la sala, con mis hard rockin' brothers and sister, nos disponemos a entrar en la mítica sala barcelonesa. Agradecer a Rock'n'Rock mi pase para el Portal. La sala presenta una pobre entrada mientras los teloneros Vanadine queman sus últimos cartuchos en el escenario. Poco a poco la cosa se iría animando un poquito.

El primero en subirse al escenario es el gran Mick Brown, un tipo simpático y enérgico que después de sonar la intro Without Warning del mítico Tooth and Nail tuvo que improvisar unas divertidas bromas ya que el equipo de Levin falló. Mal presagio para los que nos venía encima. Tras unos largos minutos por fin el concierto arrancó con el tema de su último Broken Bones, Empire. Aunque el tema era desconocido para la mayoría de los nostálgicos presentes fue un buen arranque. Into the Fire fue el primer clásico de la noche y el primero de todos que Don nos destrozó. Con todo, el público estaba de buen humor y disfrutando. Dream Warriors fue la siguiente, un tema perfecto para la noche de Halloween ya que en su día fue el tema central de la banda sonora de Pesadilla en Elm Street 3. Sunless Day de su Long Way Home nos recordó aquellos riffs gruesos y machacones que nos regaló John Norum en su etapa Dokken. Para Breaking the Chains, Don se colgó la guitarra como en los viejos tiempos. Recordaron sus días de ídolos de la MTV en The Hunter seguida de la grandiosa Kiss of Death que Don se encargó de arruinar. Suerte que cualquier fan del público llegaba mejor a las notas y así recordabas la auténtica melodía vocal de la canción. Alone Again fue de los pocos clásicos que Don defendió con un poco de dignidad. Too High to Fly nos recordó a aquellos Dokken de los 90 que se reunieron a regañadientes para regalarnos su disco más alternativo hasta el momento. Aquí Levin nos enseñó su brutal técnica y dominio de licks y tapping por doquier, aunque el empacho de notas al que nos sometió fue un tanto excesivo. Maddest Hater (otro título muy Halloween) nos recordó que aquel Erase the Slate del 99 es más que rescatable y It's Not Love nos llevó de nuevo a los mejores tiempos de la banda. En este tema McCarvill fraseó el bajo de los Free en All Right Now y toda la banda nos dedicó un fragmento del legendario tema. Suerte que Paul Rodgers no habrá escuchado a Don. Mi favorita In my Dreams empezó muy bien con los coros de la banda a tono y ese riff fantástico, ya Don se encargaría de fastidiarnos el tema de nuevo. Do you want something faster in your face? Nos gritaría Brown para dedicarnos un Tooth and Nail puro heavy metal americano de los 80 que todos los presentes cantamos con energía excepto el que tenía el micro principal. La banda se retiró, pero el público quería más, que estamos de fiesta! y más nos dieron. This Fire, When Heaven Comes Down y la mítica Paris is Burning dieron por finalizado el concierto.

Era la última fecha del tour europeo de Dokken pero sabemos que eso no era el motivo de la castigada voz de Don. No era un secreto que hace años que no llega a los tonos y que la ingesta de alcohol sigue siendo considerable antes y durante el concierto. No recuerdo ver a una estrella del Rock tan decadente sobre un escenario. Coverdale no canta muy bien ya en directo, pero sigue siendo una rock star que se come el escenario, Ozzy destroza la mayoría de sus canciones, pero su carisma y magnetismo sigue intacto, Paul Stanley da pena cantando, pero su estrella sigue brillando. Don no. Don se apaga en salas de mediano aforo mientras el público que se acerca a sus conciertos se resigna y recuerda tiempos mejores escuchando grandes clásicos de la historia del Heavy Metal. Nuestros oídos sangraban, pero nuestro corazón palpitaba emocionado y la sonrisa aparecía con cada riff, con cada estribillo.

Dos cuernos por el directo de Dokken y un tercero concedido por el público y la gratitud a la banda por componer esas grandes canciones.

Don Dokken: Voz y guitarras
John Levin: Guitarras y coros
Chris McCarvill: Bajo y coros
Mick Brown: Batería y coros