Divine Heresy - Bleed the Fifth

Enviado por Hawkmoon el Vie, 13/05/2011 - 18:42
2085

1. Bleed The Fifth
2. Failed Creation
3. This Threat Is Real
4. Impossible Is Nothing
5. Savior Self
6. Rise of the Scorned
7. False Gospel
8. Soul Decoded (Now and Forever)
9. Royal Blood Heresy
10. Closure
11. Purity Defiled

Dino Cazares, el alma de los mejores Fear Factory, y que, en pleno 2007 aún estaba buscando su lugar en el mundo, después de ser expulsado del combo que él mismo hizo brillar más que nadie, encontró, al fin, un terreno de lo más solido para poder edificar, de nuevo, su tremebundo sonido de guitarras. Atrás quedaban los proyectos paralelos y los divertimentos salvajotes con colegas (como Brujeria).

Divine Heresy era el nombre de su apuesta, y como acompañantes, el bueno de Dino, muy sagaz, como siempre, se hizo acompañar de una banda compacta y con ganas de follón, como eran Tommy Vext (voz) y Tim Yeung (ex-Hate Eternal, y futuro Morbid Angel). El invento se lo iba a producir su buen colega, Logan Mader (ex-Machine Head y ex-Soulfly), y a la fiesta, también se iban a unir, para un par de tracks, Nicholas Barker (ex-batería en Testament, Dimmu Borgir y Cradle of Filth), Marc Rizzo (Soulfly y Cavalera Conspiracy) y Tony Campos (bajista en Static-X). Dino no quería estar solo en su nueva afrenta, está claro. La hora de la venganza estaba cercana. Todos aquellos que le dieron la espalda después de abandonar (por la puerta de atrás, y a patadas) el reino de los "cyber-Thrashmetaleros futuristas", Fear Factory, se iban a enterar. El seis (o siete, depende del dia) cuerdas tenía que probar que aún era capaz de escupir llamaradas de campeonato. Divine Heresy, y más en concreto, su debut, "Bleed The Fifht", nació para demostrar que Cazares no solamente era un gran guitarra y un gran compositor. Divine Heresy se plantaban ante nuestro careto para demoler, y hacerse un nombre en una escena cada vez más cambiante. Si ya, una vez, Dino conquistó las cimas del Metal modernete, apabullante y vanguardista, con los Fear Factory, ahora, también, tenía ganas de volver a conquistar la cima. Aunque fuese con otros compañeros de viaje. Todo sea por volver a ser uno de los grandes.

La portada del trabajo, con su calaverota de marras, y en plan "cyber" (como en los tiempos de Factory, vaya) nos mola y nos atrae, dentro de lo tópico de la imagen. A mí, es que es ver una calavera en portada, y darme de lleno, jejeje. Facilón que he salido. Venga, sin rollos...a ver que nos ha cocinado Dino...

"Bleed the Fifth", el tema-título, y primer disparo de advertencia, suena bestial desde el primer momento, con mucha densidad, y fuerza, en las guitarras, una batería de puro alucine, mega-técnica, concisa y con muestras de puro y duro poderío, y un vocalista que navega, a medias, por ondas "PhilAnselmistas", o "GlenBentoneras", según le convenga. Metal modernete, extremillo, que huele a humo, y del que es bien negro. Cruce entre los mundos de Death (más comercialote) y el rollete Nu. No está mal. El cuello se ha movido lo suyo. Otro retoño parido al amparo de "Vulgar Display of Power" (y van, uffff, 50.000, como poco). ¿Originalidad? La justa. ¿Potencia? Desde luego. Hablamos de Dino Cazares, no de Britney Spears, colega.

"Failed Creation" (ataque a lo Trivium, o Shadows Fall, con mucha guitarra y batería a toda mecha, y con coros para la guarderia, para decorar el invento, y poder salir en la tele), "This Threat is Real" (con Yeung demostrando ser uno de los mejores baterías actuales), "Impossible is Nothing" (Annihilator, era "Metal", sumado a unos Deicide en plan Nu), "Savior Self" (Death Metal rítmico, con mucho tonelaje industrial, y bastante reminiscencias a Fear Factory), "Rise of the Scorned" (intensidad colérica de lo más conseguida, unida a mucho viaje lisérgico, y con el trabajo del gran Barker), "False Gospel" (épica, Nu, y sofisticada, y con las mejores guitarras), "Soul Decoded (Now and Forever)" (himno diseñado para el directo, con cierto aire a Sepultura, en plan "Hardcoretas"), Royal Blood Heresy" (con textura a lo Machine Head) y "Closure" (Disturbed, Trivium, y todo el mundillo Nu, metido en el tema) son temas con una naturaleza molona, muy fuertota y diseñada para molar, pero, como contrapunto, no entrega nada nuevo. Almenos, nada que no hayan entregado ya gente como Trivium, Soilwork, Disturbed, o similares.

Todo suena perfecto, pulido y con garra (se nota la mano de Logan). La cosa huele a Death Metal industrialote, a Groove, a Nu, incluso el aura alternativilla pulula por ahí, todo el rato. En fin, que de tantos olores, uno se acaba haciendo un lio, y no sabe, bien, lo que está escuchando. Hay referencias a Machine Head, a Deicide, a Trivium, a Fear Factory (obvio), a Pantera, a Soulfly, a Morbid Angel. Todo está bien empalmado, sin duda, en el puzzle de Dino, pero... no sé, algo falla, y a pesar de intuirse mucho fuelle, que lo tiene, la cosa no es para tirar cohetes, la verdad. Dino es capaz de ondas de mayor calibre. Plagiar lo que hacen los demás, no solamente es un acto que denota cierta falta de osadía, sinó que no aporta mucho, salvo que seas un leal fan de una banda, y claro, contando que Divine Heresy debutan ahora, como que no creo que tengan una parroquia tan fiel como la que tienen Manowar, Morbid Angel o Slayer, que se comen cualquier cosa que editen, suene vanguardista o no.

"Purity Defiled", que cierra el disco, y que es, en realidad, un bonus para Japón, cierra el asunto con más cuerdas hirvientes, la batería a toda mecha, y con la voz echando pedazos de alma, y más espiritu "demoledor-vanguardista-modernete". Buen vacile.

"Bleed the Fifth" juega con muchos elementos musicales, y tiene momentos de lo más logrado, pero la verdad, como producto final, no es todo lo redondo que sí son otros trabajos que venden la misma moto "modernilla y extremilla, made in Mtv".

Dino se hartó de tocar en clubs pequeños (con Brujeria o Asesino) y, viendo lo que se cocía en el exterior, decidió subirse a un barco que no controla del todo bien.

3 cuernos (medios) para el primer viaje de Dino "jugando" a ser un crio de pelo rojo, piercing en el cojón derecho y tatuaje tribal desde el culo hasta el dedo gordo del pie. No se le da mal, ojo.

Menos mal que dos años después ya lo teníamos, de nuevo, en Fear Factory.

Tommy Vext - Voz
Dino Cazares - Guitarra y bajo
Tim Yeung - Batería

Músicos invitados:

Tony Campos - Bajista en "Bleed The Fifht", "Rise of the Scorned" y "Closure"
Nicholas Barker - Batería en "Rise of the Scorned"
Logan Mader - Guitarra en "Rise of the Scorned", "Royal Blood Heresy" y "Closure"
Marc Rizzo - Guitarra en "Rise of the Scorned"

Sello
Century Media