Dirty Shirley - Dirty Shirley

Enviado por Dieguitoacdc el Mar, 11/08/2020 - 21:36
4598

1. Here Comes the King
2. Dirty Blues
3. I Disappear
4. The Dying
5. Last Man Standing
6. Siren Song
7. The Voice of a Soul
8. Cold
9. Escalator to Purgatory
10. Higher
11. Grand Master

Siempre que escucho un álbum actual de Rock que me gusta pienso que nos queda género para décadas, aunque Gene Simmons opine lo contrario (pese a la gran tajada que sigue sacando del mismo). El debut de Dirty Shirley merece ser paladeado por todos los “portalers” porque no es una vuelta a las fórmulas “de siempre”, sino que este nuevo proyecto parece intentar extender sus horizontes sonoros sin olvidar las influencias del pasado (¡faltaría más!). Me gustaría decir que esta reseña hubiera sido imposible de sacar adelante sin nuestro querido compañero ROB JALFORD (vital en el Portal), quien me invitó hace un tiempo a reescuchar esta obra para traerla a la página (¡y las que están por venir!).

Para quienes no conozcan este grupo me bastará con decir que está liderado por el mismísimo GEORGE LYNCH, quien nos dejó grandes momentos tanto en Dokken como en Lynch Mob, y cuenta con la aparición estelar de un vocalista de otro nivel como el joven Dino Jelusick, a quien he estado siguiendo en los últimos años, ya que su registro es una mezcla de Ronnie James Dio, el malogrado Ray Gillen y David Coverdale (tres auténticos ases de nuestro querido Hard-Rock/Heavy Metal. Junto a estos estarán Trevor Roxx (bajo) y Will Hunt (batería).

Me gustaría añadir como anécdotas el hecho de que Dino, para quienes no sepan este curioso dato, fue el vencedor de la versión Junior de Eurovisión del año 2003, donde representó a su país con un bodrio de canción, todo sea dicho, que le valió para hacerse un nombre fuera de las fronteras croatas. Menos mal que luego se nos hizo rockero. Otro dato curioso es que la portada del álbum, como muchos habrán adivinado desde el primer instante, es un guiño al famoso cuadro “Gótico Estadounidense” de Grant Wood.

No quiero detenerme mucho más aquí ya que el contenido musical es lo más importante, así que vamos ya mismo con el debut de “Dirty Shirley”.

Batería y cowbell para abrir un disco siempre son un buen cocktail. “Here Comes The King” se mueve con solidez de la mano de un riff pesado y pegadizo de Lynch sobre el que nuestro querido Dino hace auténticas cabriolas con su voz, rugiendo en cada verso con una fuerza similar a la de Dio, pero contoneándose como David Coverdale. La situación no para de mejorar con el soberbio solo de guitarra de George, el cual viene introducido por una pequeña sección atmosférica y melódica que da mayor pausa a la canción (ojo a Dino en este instante). Tema que nunca falta en mi escucha, al igual que la rocker “Dirty Blues” que es más accesible que la pista anterior, pero que tiene grandes regalos tanto en el apartado vocal (los agudos del croata en algunos instantes son caviar sonoro) como en la juguetona guitarra (Lynch hace licks al más puro estilo sureño.

Me gusta el cambio que supone en el disco “I Disappear”, un corte más alternativo y oscuro que roza más lo Heavy. La base de bajo y batería suenan solemnes, mientras que la guitarra de George queda por momentos en un segundo plano para que Dino muestre su amplitud de registros, pasando de secciones más reposadas a otras cargadas de mala hostia. No obstante, Mr. Lynch pedirá un poco de protagonismo en la sección intermedia del mismo para hacer un imponente solo de guitarra que me recuerda a los de otro gigante de las seis cuerdas como Tony Iommi. Una de las mejores canciones de este LP.

Tras la pegadiza “The Dying”, que me gusta mucho pero en comparación con el resto de cortes me deja un poco frío, la cosa vuelve a ganar enteros con la provocadora “Last Man Standing” de ascendencia claramente americana en esas guitarras y esos estribillos de Hard-Rock. Me parece que tiene un puente-estribillo sensacional en el que, una vez más, vuelvo a sentir por momentos que escucho a David Coverdale en su juventud (se me está antojando escuchar un disquito de Whitesnake después de escribir esta reseña jejeje).

Otro tema que me gusta por su marcada diferencia es “Siren Song” y su mayor cercanía al Metal Melódico, pero con la voz de Dino en ese tono “Coverdaliano” que le da más dulzura. Me encantan los detalles de guitarra que George añade a sus riffs principales más muteados. Canción curiosa de verdad como la posterior “The Voice Of A Soul” en la que Dino deja más claro que nunca que creció escuchando al cantante de “la serpiente blanca” jugando con tonos exigentes que alcanzan su cénit cuando decide enfrentarse a la guitarra de Lynch imitando lo que este crea tras el mástil. Rock lento hecho por y para el mayor brillo de la voz.

¿Quieres otra sorpresa? Pues “Cold”, sin tampoco ser una canción extremadamente brillante, me gusta por sus riffs más funkys por momentos y un tono chulesco que nunca está de más. Algo más me dice la extremadamente sureña “Escalator To Purgatory” que me recuerda a unos grandes de este subgénero como son los Black Stone Cherry. Estructura bien elaborada, con algunos cambios que impiden caer en la repetición absurda y ese agradable sabor a Jack Daniels destilado por este grupo.

Lynch hace auténticas diabluras en la oscura “Higher”, imponiendo la belleza de su guitarra arpegiada, por no hablar de las posteriores secuencias de riffs o el monumental solo, y haciendo de esta una de las mejores piezas de todo el disco. Dino termina de desmadrarse y canta con agresividad y potencia, pero también con ciertas dosis de teatralidad en algún verso.

El álbum llega a su final de una manera curiosa gracias a “Grand Master” y sus psicodélicas guitarras distorsionadas. La suma de Lynch y la percusión parecen evocar la espiritualidad de una canción por la que siento especial atracción como es “Black Mountain Side” de Led Zeppelin. Dino también está genial al micrófono, siendo su voz además algo distorsionada y doblada para que encaje mejor con el concepto del tema.

El debut de este nuevo proyecto no debería considerarse como algo “anecdótico” ya que en un momento en que muchos, a la hora de hablar de Hard-Rock actual, terminan cayendo en el vicio de la expresión “ya está todo inventado”, este cuarteto encabezado por Lynch y un joven Dino, este último merece todo el reconocimiento del mundo porque presiento que nos va a traer muchas alegrías, tratan de renovar a su manera el género sin olvidarse de las raíces (¡faltaría más!).

¡Cuatro cuernos altos!

Here Comes The King

The Voice Of A Soul

I Dissapear

Dino Jelusic: Voz
George Lynch: Guitarra
Trevor Roxx: Bajo
Will Hunt: Batería

Sello
Frontiers Music