Dirty Looks - Turn of the Screw

Enviado por Rob Jalford el Vie, 12/01/2018 - 18:32
258

1.Turn of the screw (who's screwing you)
3:53
2.Nobody rides for free 3:07
3.C'mon Frenchie 3:00
4.Take What Ya Get 4:20
5.Hot Flash Jelly Roll 3:12
6.Always a Loser 4:35
7.L.A. Anna 4:00
8.Slammin' to the Big Beat 3:30
9.Love Screams 3:28
10.Go Away 4:15
11.Have Some Balls 3:15

Disco completo

A finales de los ochenta la cantidad de bandas donde se podía elegir en materia hard y sleazy era impresionante, la creatividad y la calidad de las canciones que se escribían hicieron esa década realmente especial. Desde Ratt a Dokken, pasando por L.A Guns,Great White, Poison, Bon Jovi, Mötley, Skid Row, Bonfire, Whitesnake, Cinderella, Yesterday and Today,Guns ‘n Roses, Brirtny Fox, etc..etc.. había una oferta maravillosa y era todo un lujo poder escoger entre estos grupazos, la verdad.

La ecuación se resolvía fácilmente, cantantes competentes con guitarristas de primer nivel, sacando hits como churros y descargando unos directos plenos de energía y ganas de comerse el mundo. No se podía fallar.

Los carteles de festivales en L.A eran de verdadero infarto y la peña que vivió el momento de máximo apogeo del estilo, puede sentirse afortunada. Yo hubiera dado algo por poder estar allí en ese momento.

Otros grupos fueron menos conocidos, grupos como Wildside, Dangerous Toys, Roxx Gang, Sleeze Beez o estos Dirty Looks que os traigo al portal, no por ello eran malos, pero los otros lograron mas fama o supieron venderse mejor, como siempre digo, muchas veces no se sabe bien la clave del éxito y estando en parejas condiciones, unos pegan el pelotazo y otros se quedan con el puesto de segundones. Unos nacen con estrella y otros estrellados, reza el dicho.

Dirty Looks maman mucho de AC/DC al igual que los Kix y mas recientemente Jackyl, Airbourne o los ’77 catalanes, pero también mezclan esa influencia con cosas mas glam, ofreciendo un cocktail recomendable. El atractivo de una voz muy Bon Scott como la del danés Henrik Ostegaard unido a las guitarras de Paul Lidel es innegable.

Este “Turn of the Screw” de 1989 fue el quinto disco del combo de San Francisco, tras un destacable “Cool from the wire” de un año antes (producido por Max Norman y ya con Atlantic Records) y seguían en buena racha compositiva, cuajando temas festeros y pegadizos, con ese punto entre caña y melodía exacto y con los que pasar un rato bien divertido.

Entre las once pistas que ofrecen destacan mucho el tema título con el tufo a los hermanos Young evidente en el riff y los coros, la alegre Nobody rides for free que tampoco puede negar aires acedecianos en las seis cuerdas, si me permitís la expresión y la rápida y levanta muertos C’mon Frenchie que en sus tres minutos clavados nos pega un subidón de los que marcan época y es imposible escuchar a bajo volumen.

También es adictiva Take what ya get con su solidez en la base rítmica y ese crescendo hasta el vacilón estribillo, el rock and roll chulesco de Hot Flash Jelly Roll invita a pegar unos brincos con los colegas con una jarra de birra fresca en cada mano, bañando a los que nos rodean con esta rica bebida y por supuesto acompañados por mujeres esculturales en bikini. Destaca el punteo en esta con un tapping para rematar la faena.

Always a loser no desentonaría nada en el catálogo de los ya mentados AC/DC y es que se les ve el plumero de lejos a los americanos en cuanto a banda favorita, tampoco me podéis negar que Aerosmith es otra de sus motivaciones, darle a L.A Anna y me lo discutís, ¿alguien dijo “Permanent Vacation” o “Pump”? esa guitarra mama de Joe Perry claramente.

El ambiente es rockero de inicio a fin salvo en la potente balada Go Away donde dan descanso al personal para buscar algo de remanso y paz, sin ser la típica mojabragas, tiene fuerza e intensidad. Tal vez se desgasta un poco la fórmula en Slammin’ to the big beat que no ofrece nada nuevo y repite esquemas, pero por suerte aprietan en la siguiente, la rápida Love Screams que no da tregua y se sitúa entre las mas impactantes del lote.

El cierre como no podía ser de otro modo es con un pelotazo Have some balls sigue mostrando un grupo compacto y con un voceras poderoso que exprime bien su voz aguardentosa, arropado por sus colegas. Hay electricidad, hay actitud y el disco se pasa rápidamente, esos cuarenta minutos han sido fáciles de digerir.

La portada es simpática, con esa estampa de tranquilidad, de familia acomodada en su salón de casa, que no imagina la que se le viene por el techo, con ese taladro gigante. Salvo el perro, todos están en su mundo y se van a llevar una sorpresa algo sangrienta.

Este “Turn of the Screw” merece la pena, si, puede que en ocasiones se eche en falta mas personalidad, pero no se pueden negar los cuatro cuernos, justitos eso si a los Dirty Looks, sobre 7 Jalfords.

Se divierte uno con ellos y eso hay que premiarlo, queridos portalians. Sirva esta reseña como homenaje a Henrik, tristemente desaparecido en Enero de 2011 a la temprana edad de 47 años, seguro que rockeando en el metal heaven lo tenemos, q.e.p.d.

Henrik Ostergaard : Voz y Guitarra
Paul Lidel : Guitarra
Jack Pyers : Bajo
Gene Barnett : Batería

Sello
Atlantic Records