Diabulus In Musica - The Wanderer

Enviado por Vesper Lynd el Sáb, 10/10/2020 - 05:10
Diabulus In Musica

1. A Journey's End (Intro) - 02:15
2. Ex Nihilo - 05:30
3. Sceneries Of A Hope - 03:51
4. Blazing a Trail (Ft. Mark Jansen) - 04:03
5. Call from a Rising Memory (Intro) - 01:18
6. Hidden Reality - 04:43
7. Shadow of the Throne - 04:43
8. Allegory of Faith, Innocence and Future - 05:20
9. Sentenced to Life (Ft. John Kelly) - 04:59
10. Oihuka bihotzetik (Ft. Maite Itoiz) - 04:52
11. No Time for Repentance (Lamentatio) - 08:29
12. The Wanderer - 04:38

“The Wanderer” es el segundo disco de la banda española Diabulus In Musica, grupo que descubrí hace poco y me parece uno de los mejores que surgieron en esta segunda camada de bandas del nuevo milenio. Sus mayores influencias son Epica y After Forever, debido a la agresividad de las guitarras y al uso de los guturales, además de contar con una vocalista fantástica y talentosa, Zuberoa Aznárez.

Esta banda, a pesar de ser alumnos aventajados de los maestros del género no son una copia mediocre; al contrario, tienen su propia personalidad y sus discos son de una calidad extraordinaria. Todavía no vinieron a Sudamérica, que yo sepa; les pido por favor a los metaleros españoles que les guste este género musical que le den una oportunidad a sus compatriotas de Pamplona, Navarra, que los apoyen y si pueden vayan a verlos en vivo (cuando pase el Covid-19 y se reanuden los recitales) porque son una banda increíble.

Fueron descubiertos por Ad Sluijter, ex guitarrista de Epica, quien les ofreció producir su álbum debut, “Secrets” (que ya está reseñado en El Portal) que lanzaron a la venta bajo el sello Metal Blade Records. Este trabajo,“The Wanderer” lo grabaron con Napalm Records, sello con el que continúan hasta la actualidad. Este año lanzaron “Euphonic Entropy”, en total tienen cinco álbumes de estudio.

El disco comienza con “A Journey’s End” un instrumental en el que destacan la flauta y la orquesta, tiene un aire dramático y cinematográfico; me recuerda al “Hunab Ku’” del “Consign to Oblivion” de Epica. “Ex -Nihilo” es la segunda canción, con unas guitarras y batería aceleradas acompañadas de la orquesta y los coros. Luego la vocalista utiliza los dos registros para cantar, el operístico y la voz de cabeza. Se luce muchísimo y es uno de los motivos por los que vale la pena escuchar a esta banda. Es un tema espectacular: épico, sinfónico y grandilocuente, como debe sonar una banda de este tipo.

“Sceneries of a Hope” es un tema más accesible que el anterior, con un estribillo con gancho que me recuerda a los singles de Nightwish y Epica. La cantante es la protagonista absoluta de la canción, tiene un registro muy versátil, a pesar de su entrenamiento clásico, lo que hace que no aburra al oyente en ningún momento. Me recuerda al estilo de cantar de Liv Kristine, Sharon den Adel y Simone Simons más que al de Tarja Turunen, Manuela Kraller o Elina Siirala.

Por su parte, “Blazing a trail” tiene unos riffs de guitarras muy pegadizos y el encargado de realizar los guturales es nada más y nada menos que el talentoso Mark Jansen de Epica. Es un tema pesado y bien metalero, con guitarras aceleradas y la batería con doble bombo a todo lo que da.

El único tema en que la vocalista femenina no aparece es “Shadow of the Throne” arranca con las guitarras poderosas y rápidas, la batería a toda velocidad y el canto gutural del teclista, junto al coro. En cambio,“Alegory of Faith” empieza con la guitarra acústica y la voz lírica de Zuberoa, quien hace una interpretación bellísima. Es de mis canciones preferidas de este álbum, me recuerda a “Chasing the Dragon” de Epica porque parece una balada y después se convierte en algo más pesado y cañero.

Esto es metal sinfónico de primera categoría, estos chicos prometen y mucho, me sorprendieron por la calidad de sus composiciones y el talento que tienen. Otro de los tracks destacados es “Sentence to Life”, que comienza con el piano y flauta al estilo folk y ahora sí, no me engañaron, porque es una balada. La cantante hace un dueto con John Kelly (quien también participó en al álbum “Meredead” de Leaves’ Eyes), es una de las canciones más melódicas y bellas de todo el álbum, con la orquesta y el coro en todo su esplendor.

“Oihuka Bihotzetik” está cantada en su totalidad en euskera, lo cual me encantó. Me recuerdan a Leaves’ Eyes cantando en noruego o a Nightwish en finlandés, todo un acierto por parte de este grupo. Una delicia para los oídos las voces operísticas de la señora Aznárez. Esta es la clase de canción que me hace decir: ¡Qué banda, por favor!! Ojalá existieran más grupos como éste.

Llegando a los tramos finales del disco, continúa “No Time for Repentance” que dura más de ocho minutos, arranca con la sección orquestal, tiene un riff fantástico con unas guitarras veloces y una batería potente. Primero aparecen los guturales y después Zuberoa cantando en su registro más suave para balancear un poco tanta agresividad. Me gusta mucho la versatilidad que tiene esta chica para cantar. Esta canción es de las más pesadas y metaleras del álbum, me recuerda muchísimo a Epica y After Forever, supongo que son las mayores influencias de esta gente.

“The Wanderer” es el tema final, una canción acústica con guitarras criollas, una de las más bonitas y entrañables de este disco, muy diferente a todo lo anterior y me alegra muchísimo que se hayan animado a incluirlo, porque está genial.

Si bien no es un disco innovador, todo lo que aparece aquí ya lo escuchamos antes en grupos como Epica y After Forever, pero las canciones son de muy buena calidad y los dos vocalistas se complementan muy bien. Me atrevo a decir que los guturales del teclista son superiores a los de Mark Jansen (que fue mejorando con los años) y Alexander Krull (Leaves’ Eyes). Zuberoa Aznárez me parece una chica muy talentosa y me gusta mucho su variedad de registros para cantar, no aburre con tanto canto lírico ni con la ausencia total del mismo.

Diabulus In Musica me gustan más que Epica porque no abusan de las voces guturales, son sus dignos aprendices y sucesores. Mi puntuación es de 8/10, 4 cuernos bien merecidos para los españoles, que me sorprendieron con la calidad de su propuesta musical y el talento de sus vocalistas. Recomendado a los fans de After Forever y Epica y a todo simpatizante del metal sinfónico en su variante más pesada y agresiva.

Zuberoa Aznárez - Voz, Flauta, Flauta barroca, Flauta británica, Letras (tracks 1-6, 8-12)
Álex Sanz - Bajo, Guitarras (acústica)
Xabier Jareño - Batería
Adrián M. Vallejo - Guitarras, Voz (limpia)
Gorka Elso - Teclados, Voz (gutural)

Músicos Invitados

Mark Jansen - Voz gutural (track 4)
Maite Itoiz - Voz (track 10)
John Kelly - Voz (track 9)

Sello
Napalm Records